La depresión y tu microbiota intestinal están relacionadas, ¿cómo favorecer tus microorganismos buenos?

Microorganismos producen sustancias que llegan a la sangre y posteriormente al cerebro

La depresión y tu microbiota intestinal están relacionadas, ¿cómo favorecer tus microorganismos buenos?
El estres producido por ruido, perjudica tu sistema inmune, haciendote más vulnerable al contagio por Covid-19.
Foto: David Garrison / Pixabay

Lo que anteriormente conocíamos como la flora intestinal está vinculada con el cerebro. Esta correlación puede estar asociada a la memoria, a las interacciones sociales, así como enfermedades neurodegenerativas o la depresión.

Veremos cómo es la relación entre los “bichos” de tu intestino y tu cerebro, cómo se rompe el equilibrio de tu microbiota intestinal que puede afectar tu estado de ánimo, así como tu salud en general y cómo podemos favorecer una microbiota equilibrada.

El microbioma dentro de tu cuerpo consiste en billones de microorganismos (bacterias, hongos, parásitos y virus). La mayor parte se encuentra en el intestino delgado y grueso, lo que conocemos como microbiota intestinal.

¿Cómo es que los microorganismos en el intestino se conectan con el cerebro?

Los microorganismos producen sustancias que llegan a la sangre y posteriormente al cerebro luego de cruzar la barrera hematoencefálica, según explica en The Conversation el neurobiólogo José Ramón Alonso Peña.

La relación es de ida y vuelta, están implicados los sistemas nervioso, endocrino e inmunitario. La microbiota intestinal puede producir o estimular la producción de neurotransmisores y productos neuroactivos como la serotonina, el GABA y la dopamina.

La micriobiota y la depresión

Los desequilibrios en la microbiota podrían contribuir a la depresión. A su vez la depresión favorece la modificación de especies de tu microbiota lo que puede hacer aún más grave la depresión.

En investigaciones se ha encontrado la reducción de bacterias Coprococcus y Dialister en la microbiota de las personas deprimidas. Mientras que hay un aumento de la bacteria Flavonifractor en los pacientes con depresión mayor y que Butyricoccus estaba asociado al tratamiento con antidepresivos.

¿Qué altera el equilibrio en la microbiota intestinal?

El microbioma consiste en microbios que son útiles y otros potencialmente dañinos, en un cuerpo sano conviven ambos sin problemas. Los buenos mantienen “a raya” a los patógenos (promueven enfermedades).

De acuerdo a la Escuela de Salud Pública de Harvard una alteración en ese equilibrio puede ser provocada por enfermedades infecciosas, ciertas dietas o el uso prolongado de antibióticos u otros medicamentos que destruyen las bacterias.

Cuando se detienen las alteraciones interacciones normales en la microbiota se produce lo que se conoce como disbiosis. Con ello, el cuerpo puede volverse más susceptible a las enfermedades.

En el intestino humano hay bacterias como Prevotella , Ruminococcus , Bacteroides y Firmicutes. En el colon hay Peptostreptococcus, Bifidobacterium , Lactobacillus y Clostridium. Se considera que estos microbios previenen del excesivo de bacterias dañinas.

¿Cómo favorecer la microbiota beneficiosa?

Consumo de prebióticos, se les llama así porque alimentan los microorganismos beneficiosos.

Las cantidades más altas se encuentran en versiones crudas de ajo, cebolla, puerro, espárragos, alcachofas de Jerusalén, hojas de diente de león, plátanos y algas. También las frutas, las verduras, los frijoles y los cereales integrales como el trigo, la avena y la cebada son buenas fuentes de fibras prebióticas.

Consumo de probióticos. El yogur con cultivos activos vivos es la fuente de probióticos más conocida. También se obtienen probióticos con kéfir, verduras en escabeche, tempeh, té de kombucha, kimchi, miso, sidra de manzana crudo y chucrut.

Te puede interesar: