¿Por qué el mezcal se toma en vasos de veladora?

El mezcal es uno de los símbolos más emblemáticos de tradición mexicana. Beberlo en vasitos de veladora no solo es emblema en la cultura mezcalera, permite apreciar más sus cualidades originales

Los vasitos de veladora se caracterizan por ser cristalinos y de boca amplia, aspectos fundamentales para distinguir las cualidades de un buen mezcal.
Los vasitos de veladora se caracterizan por ser cristalinos y de boca amplia, aspectos fundamentales para distinguir las cualidades de un buen mezcal.
Foto: Foto de energepic.com en Pexels / Pixabay

En los últimos años el mezcal tomó un lugar especial en el campo gastronómico y particularmente el mundo de la mixología, lo cierto es que su popularidad no solo ha sido relevante a nivel nacional y hoy en día es considerado un valioso legado mexicano a nivel mundial.

El mezcal es uno de los productos más emblemáticos de la cultura mexicana, es un producto agrícola y artesanal que con el paso de los años ha llegado a posicionarse como uno de los destilados más populares y consumidos en México. Al igual que el tequila, el mezcal es un destilado del agave una popular planta perteneciente a la antigua familia Agavaceae y que se caracterizan por su extenso crecimiento en toda la República Mexicana. 

Lo cierto es que hace una década el mezcal era un licor poco conocido fuera de algunas zonas típicas de México en las que se produce localmente y que cuentan con denominación de origen como es el caso de Oaxaca, Michoacán, Durango, Guerrero, San Luis Potosí, entre otros.

De tal manera que su consumo no era ni cercanamente comparable al del tequila y por lo tanto no figuraba como un producto de prestigio ni de interés, de hecho gozaba de cierta mala reputación ya que lo consideraban como un alcohol para obreros y campesinos. El mezcal era originalmente un destilado que se le daba a los mineros como parte de sus beneficios laborales, ya que se tenía la creencia que el alcohol les daba más ánimo y fuerza para afrontar las largas e infames jornadas laborales. 

Hoy en día estas historias son cosa del pasado y el mezcal se ha vuelto una de las bebidas más de moda y que por fin ha recibido el reconocimiento que merece, como un extraordinario producto orgánico, artesanal y de gran poder terapéutico. Con base en ello se han creado todo tipo de recetas de mixología para degustarlo; sin embargo los amantes y estudiosos de esta legendaria y especial bebida recomiendan consumirlo solo, acompañado con unas frescas rodajas de naranja y la típica sal de gusano. De tal manera que se puedan disfrutar de lleno sus aromas y sabores, que reflejan mucho sobre su proceso de elaboración.  

Seguramente has visto como parte de la actual tendencia de mixología, que suelen presentarlo en lindas jícaras y caballitos. Sin embargo en los últimos años se ha vuelto de lo más popular consumirlo en vasitos de veladoras ¿Conoces la razón? Te invitamos a seguir leyendo.

En un inicio la práctica de consumir el mezcal en vasos de veladora, se consideró profanación y la razón es que en los pueblos mezcaleros como Pilcaya o Etúcuaro empezaron a aprovechar estos vasitos de vidrio para beber mezcal. De hecho de esta costumbre nació la popular frase “hasta ver la cruz” ya que que al fondo de los vasitos de las veladoras se aprecia una pequeña cruz. Lo cierto es que estos prácticos recipientes no solo eran utilizados para practicar la oración en las iglesias, pues poco a poco se fueron incorporando como un elemento emblemático para servir el mezcal en bares y cantinas. 

Actualmente contamos con mucha información relevante en torno al fascinante mundo del mezcal y sabemos que esta antigua tradición de aprovechar los vasitos de veladoras para servir la cantidad precisa de mezcal, también es una costumbre que favorece la degustación del producto. Una de las principales razones es que al tratarse de un recipiente de boca amplia, permite apreciar mucho más a detalle los aromas y sabores de cada variante de mezcal y también muchos maestros catadores señalan que aligerar el impacto del vapor alcohólico. Además el tono cristalino de los vasitos de veladora, permite apreciar el tono real de la bebida.

Adicionalmente te dejamos una lista de sencillos consejos para disfrutar mucho más la experiencia de catar un mezcal:

  • Es importante servir el mezcal a temperatura ambiente, de tal manera que se permita distinguir todas sus notas. De hecho es normal que en algunos lugares refrigeren o congelen los destilados, lo cual en algunas ocasiones es una mala maña para esconder defectos de producción.
  • Siempre procura degustarlo en un vaso pequeño y de boca amplia, es la manera correcta para apreciar sus cualidades originales. 
  • Primero dale un sorbo pequeño y después para disfrutarlo puedes acompañarlo con alguna rodaja de cítricos de preferencia naranja y un toque de sal de gusano.
Vasito de veladora
Vasito de veladora. /Foto: Pixabay