La prostituta mejor pagada de EEUU demanda a su estado por cerrar burdeles durante la pandemia

Alice Little asegura que ha perdido mucho dinero desde que Nevada cerró los prostíbulos en marzo pasado

Con ganancias de hasta un millón de dólares al año, Alice Little es considerada la prostituta mejor pagada de EEUU, y ahora ha demandado a su estado por cerrar los burdeles durante la pandemia y dejar a las trabajadoras sexuales “económicamente devastadas”.

Alice, que se presenta a sí misma como psicóloga, asesora de relaciones y experta en sexo, trabajaba en el Moonlite BunnyRanch de Nevada, pero ha permanecido cerrado desde marzo pasado debido a las restricciones estatales adoptadas ante la pandemia de COVID-19.

Según el Daily Star, la trabajadora sexual presentó una queja y una moción para orden judicial preliminar contra el gobierno de Nevada por mantener cerrados los prostíbulos a pesar de abrir otros establecimientos de contacto cercano, como spas, salones de masajes y salones de belleza.

“El hecho de que se haya permitido reabrir salones de masajes, estéticos, salones de belleza, servicios de acompañantes y otros negocios no esenciales me lleva a creer que la decisión del gobernador de mantener cerrados los burdeles es simplemente una discriminación flagrante contra las trabajadoras sexuales legales de Nevada”, escribió Alice en un comunicado de prensa.

La trabajadora sexual abrió un perfil en OnlyFans para mantenerse activa e inició una campaña de fondeo en GoFundMe para sostener los gastos de su demanda contra Nevada. “Como muchos de ustedes saben, las batallas legales no son baratas. Esta demanda ha sido autofinanciada hasta este momento, y ahora pido su ayuda para continuar con este caso hasta lograr una victoria exitosa”, explica.

“El cierre del burdel afecta a mucho más que a mí misma, afecta a toda una red de mujeres trabajadoras y personal que están sufriendo financieramente como resultado directo de la negativa del gobernador Sisolak a reabrir estos respetados negocios para adultos”, añade Alice.

El pasado 19 de noviembre un tribunal ordenó responder a la queja de Alice en un plazo de 30 días a la oficina del fiscal general de Nevada.