“Si te pierdo, no sé qué voy a hacer”: Esposa de Michael Phelps está devastada por la depresión del nadador

Nicole Phelps confesó que ha tenido altibajos aterradores por la enfermedad de su marido

Michael Phelps tiene varios años luchando contra la depresión, pese a su éxito como atleta.
Michael Phelps tiene varios años luchando contra la depresión, pese a su éxito como atleta.
Foto: GABRIEL BOUYS / AFP / Getty Images

Día con día, Michael Phelps continúa luchando contra su depresión, una enfermedad que lo aqueja desde hace varios años y en la que ha recaído por el confinamiento del coronavirus; ante ello, su esposa rompió el silencio y dijo que teme perderlo, y que ese sentimiento ha crecido a raíz del fallecimiento de Kobe Bryant.

“Después de que Vanessa perdió a Kobe, todo lo que pude hacer fue mirar a Michael y decir, ‘¿Podemos ayudarte? Porque si te pierdo, no sé qué voy a hacer”, expresó Nicole Phelps en entrevista para el diario “Today”.

Cabe recordar que cuando Phelps anunció su retiro, luego de competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, manifestó que tuvo pensamientos suicidas. “Había una parte de mí que no quería estar viva”, dijo en aquellos días. Y este tipo de ideas aún resuenan en la cabeza de Nicole, quien desde el 2012 ha luchado para ayudar a su esposo, pese a que los tratamientos a los que se ha sometido el atleta no han funcionado.

“He tenido algunos altibajos aterradores. Esta enfermedad nunca desaparece. La historia ha sido siempre la misma: ‘Michael Phelps ha tenido depresión, la ha superado tras someterse a tratamiento, ha recogido un abanico de oros olímpicos en Río y ahora todo será perfecto’. Ojalá fuera cierto. Creer eso es caer en la ignorancia”, acotó.

Solía pensar que podía arreglarlo, ser su terapeuta, lo que él necesita. Pero lo que he aprendido es que no puedes responsabilizarte por cómo se siente, no importa cuánto le quieras“, agregó.

Nicole hizo hincapié en que su familia siempre ha estado para apoyar al multicampeón, aunque a veces no esté en sus manos el remedio, siendo que sus hijos son quienes a veces se llevan la peor parte al tratar de convivir con su padre.

Los chicos quieren estar cerca de Michael cuando tiene un día difícil. Quieren intentar hacerlo feliz, especialmente Boomer porque es el mayor. Así que decimos ‘Hey Booms, papá lo está pasando mal y solo necesita tomarse un momento para estar solo’. Queremos que Boomer entienda que no se trata de él, se trata de Michael“, concluyó.