El último golpe de Donald Trump al medio ambiente

El gobierno de Trump fue un retroceso en política ambiental

El último golpe de Donald Trump al medio ambiente
El Arctic National Wildlife Refuge en Alaska.
Foto: Steven Chase/U.S. Fish and Wildlife Service / Getty Images

Donald Trump selló su legado ambiental con otra decisión que afectará a la vida salvaje en Alaska.

El gobierno firmó el martes los contratos para explotación de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Salvaje del Ártico. Es así como Trump cumple sus objetivos de otorgar derechos de explotación en el noreste de Alaska.

El anuncio fue hecho por el Buró de Gestión de Tierras. Se anunciaron contratos de arrendamiento para explotación en nueve terrenos de un área de más de 430,000 acres.

El estado de Alaska explotará siete de los terrenos. Los dos restantes cayeron en manos de dos empresas.

El presidente electo Joe Biden, que se opone a la perforación del suelo, no podrá revertir los contratos ya que expone al gobierno federal a demandas. Sin embargo, grupos ambientales ya han demandado la explotación en Alaska, y se espera por fallos.

Este martes, grupos ambientales también demandaron al gobierno federal por eliminar las protecciones de las aves migratorias.

La presidencia de Trump será recordada por su constante negación del cambio climático, algo que catalogó como una “farsa de China”.