Pensó que se había lastimado la lengua con un mordisco y resultó ser un cáncer muy agresivo

Un dentista le dijo que no había de qué preocuparse, sin saber lo que le esperaba

Pensó que se había lastimado la lengua con un mordisco y resultó ser un cáncer muy agresivo
Siempre tuvo el presentimiento de que algo no estaba bien.
Foto: Shutterstock

Una mujer llamada Jaime Powell ha hecho pública su historia con tal de advertir a otros el peligro que genera el dar por hecho una cosa y que no sea así, sobre todo en cuestiones de salud.

Resulta ser que un día, Jaime despertó y notó una pequeña llaga en su lengua, por lo que pensó que quizá se la mordió mientras dormía. Pero pasaron los días y el bulto no desapareció, sino que al contrario, fue creciendo.

La mujer de 37 años acudió al dentista para hacerle una consulta pero este le dijo que no tenía nada de qué preocuparse, diagnóstico que no la dejó tranquila, ya que tenía el presentimiento de que le pasaba algo más. Así que fue con su doctor general y tras varios exámenes, finalmente le diagnosticaron que aquel bulto era un cáncer de lengua muy agresivo.

Desde entonces, Jamie ha enfrentado una larga batalla, se sometió a una glosectomía, una delicada cirugía para extirpar la parte afectada de la lengua, que luego fue reconstruida con una parte de su pierna.

Por si fuera poco, el cáncer había afectado su sistema nervioso, por lo que necesitó someterse a diversas radiaciones que le han dejado secuelas.

A pesar de lo complicado de la situación, Powell sigue en pie de lucha para vivir por ella y sus pequeños hijos.