Florista que participó en asalto al Capitolio se fue de vacaciones a México tras ser acusada en Texas

Decenas de personas han sido detenidas por las autoridades por participar en esos hechos violentos

Manifestantes se enfrentan violentamente a las fuerzas de seguridad del Capitolio federal durante el asalto del pasado 6 de octubre.
Manifestantes se enfrentan violentamente a las fuerzas de seguridad del Capitolio federal durante el asalto del pasado 6 de octubre.
Foto: Brent Stirton / Getty Images

Jenny Cudd, dueña de una floristería de Texas acusada de participar en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, pidió al juez un permiso para viajar a México a un “retiro” junto a sus empleados y parejas, según un documento judicial.

El magistrado le concedió la autorización para ello, de acuerdo con el diario USA Today.

Jenny Cudd, dueña de una floristería de Texas que está siendo investigada acusada de participar en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, pidió al juez un permiso para viajar a México a un “retiro” junto a sus empleados y parejas, según un documento judicial.

El magistrado le concedió la autorización para ello, de acuerdo con el diario USA Today.

La mujer, que según un documento presentado ante la corte de distrito de la capital vive en Midland, Texas, dejó constancia en las redes sociales de su participación en el asalto a la sede del Congreso mientras celebraba una sesión conjunta para validar la victoria de Joe Biden.

Cinco personas murieron en relación con esos hechos, entre ellas un policía. Decenas de personas han sido detenidas por las autoridades por participar en esos hechos violentos.

[Quiénes son los radicales que asaltaron el Capitolio y qué se sabe de los que fueron arrestados]

Cudd entró en el Capitolio con una bandera del expresidente Donald Trump llevada como si fuera una capa, reportó la cadena NBC News. La florista mostró en Facebook cómo era ser parte de la multitud que se abrió camino hacia el edificio. “Simplemente empujamos y empujamos, y lo conseguimos”, dijo Cudd, y luego agregó: “Derribamos la puerta de la oficina de Nancy Pelosi [la presidenta de la Cámara de Representantes]”.

En su petición de viajar a México, presentada por medio de sus abogados, la mujer sostiene que la estancia estaba reservada desde antes de que ocurrieran los hechos del Capitolio. El viaje se producirá entre el 18 y el 21 de febrero en la Riviera Maya, ubicada en la península de Yucatán,

Para argumentar su petición, los abogados de la mujer escribieron que se trata de un retiro “relacionado con el trabajo” y destinado a los empleados y sus parejas.

“Cudd acudió a la comparecencia programada ante el tribunal, permanece en contacto constante con su abogado, y ha respetado la condición de libertad condicional a la espera de juicio según lo ordenado”, dijeron.

El juez aprobó la solicitud y ordenó que las restricciones de movimiento que se le han impuesto a Cudd por estar investigada se suspendan durante la estancia en el país vecino.

Estas incluyen no poder viajar a Washington D.C. a no ser que sea para acudir al tribunal o reunirse con sus abogados o con el responsable de vigilar su libertad condicional, según agrega el rotativo.

[¿Denunciaría a sus padres o su pareja si atacaran el Capitolio? Muchos lo hicieron y es desgarrador]

La noticia ha despertado indignación en redes sociales. “A una mujer de Texas se le concede permiso para vacacionar en México después de participar en una insurrección en el Capitolio. A otra la deportaron a México después de ser testigo para el FBI de la masacre en El Paso”, escribió en Twitter Julián Castro, exsecretario de vivienda y desarrollo urbanístico en la Administración Obama y exalcalde de San Antonio, Texas.

“Hay dos sistemas de justicia en Estados Unidos”, agregó.

“Vivimos en una nación donde algunos justifican el asesinato de George Floyd provocado por la rodilla cruel de un agente de policía, pero a Jenny Cudd, que participó en una insurrección en el Capitolio de la nación, se le permite irse de vacaciones”, tuiteó por su lado Bernice King, hija de Martin Luther King Jr y CEO del Martin Luther King Jr. Center for Nonviolent Social Change.

Con información de USA Today y The Washington Post.