3 frutas que debes comer todos los días para un cuerpo más saludable y una cintura más delgada

Estas variantes de fruta son el aliado perfecto para potenciar la pérdida de peso. Son hidratantes, bajas en calorías, ricas en fibra y aceleran el metabolismo

La fruta aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que benefician al sistema digestivo, la salud intestinal y promueven la eliminación de desechos.
La fruta aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que benefician al sistema digestivo, la salud intestinal y promueven la eliminación de desechos.
Foto: Imagen de Pexels en Pixabay / Pixabay

Hoy en día todos queremos estar más saludables. Es por ello que seguir una alimentación de calidad es más importante que nunca y la mejor forma de lograrlo es a través del consumo de alimentos naturales, de temporada y libres de procesados. Son ricos en antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra, aportan todo lo que el organismo necesita para estar fuerte y también pueden ser el mejor aliado para perder peso. Si bien no es novedad decir que las frutas son el aliado más fundamental en este camino, es importante enfatizar que su consumo diario es indispensable en la pérdida de peso. La frutas aseguran el buen funcionamiento del sistema digestivo, promueven la buena salud intestinal, fortalecen al sistema inmunológico, nos hidratan y llenan de energía. Sin embargo, como ocurre con todos los grupos de alimentos, existen algunas opciones de frutas que son mejores que otras para potenciar los objetivos de pérdida de peso.

De manera particular existen ciertas variantes de frutas ideales para consumir diariamente y sin culpa. Son bajas en calorías, poderosas en antioxidantes, ideales para eliminar toxinas, aceleran el metabolismo y se distinguen por su gran poder saciante. En pocas palabras aportan todo lo que se necesita para adelgazar. Estas son las tres frutas que un experto nutricionista recomienda comer todos los días, serán el mejor aliado para bajar de peso de manera saludable y natural.

1. Arándanos azules

En general las bayas pertenecen a la categoría de frutas más saludables de la naturaleza y los arándanos llaman de manera especial la atención. Específicamente son muy apreciados por su alto contenido en antioxidantes, que los vuelve un poderoso antiinflamatorio natural que apoya la función general de todo el organismo. La oxidación y la inflamación son dos factores clave que conducen a las enfermedades crónicas más comunes, incluida la enfermedad de Alzheimer, enfermedades cardíacas, presión arterial alta, osteoporosis, diabetes y de manera particular a la obesidad. Por lo tanto comer arándanos es de gran ayuda para contrarrestar los efectos de los radicales libres y el estrés oxidativo, que causan tantas afecciones crónicas. Lo mejor de todo es que son deliciosos, bajos en calorías y muy fáciles de integrar en la dieta, apuesta por consumir un puñado diario. Es muy fácil integrarlos encima de la avena, acompañarlos con granola y yogurt o bien en un rico pudín de chía. Son el complemento perfecto para el desayuno, un nutritivo refrigerio, el postre saludable perfecto y una gran adición en las ensaladas. 

Arándanos azules
Arándanos azules. /Foto: Pixabay

2. Kiwi

El kiwi es probablemente una de las frutas de las que menos se habla y que en muchas ocasiones pasan bastante desapercibidas, y esto es un grave error ya que son un tesoro nutricional y medicinal sin igual. Para ponerlo en mayor contexto: un kiwi proporciona el 100% de la dosis diaria de vitamina C, 200 mg de potasio y 2 gramos de fibra (una mezcla de soluble e insoluble). Es bien sabido que la vitamina C es fundamental en el buen funcionamiento del sistema inmunológico y es clave en la prevención de enfermedades e infecciones. Se cuenta con estudios científicos que avalan la valiosa aportación de la vitamina C para beneficiar la pérdida de peso, la principal razón es que la vitamina C es un quema grasa natural porque favorece la quema de tejido adiposo. A la vez su alto aporte en potasio es clave para mantener bajo control la presión arterial. Su alto contenido en fibra resulta clave para beneficiar la digestión y promover la eliminación de desechos, les confiere un gran poder saciante que ayuda a perder peso y combatir los antojos por alimentos dulces. También este contenido en fibra reduce el colesterol y regula los niveles de azúcar en sangre. Son ideales para consumir como fruta de mesa, pero también un gran complemento en jugos verdes, licuados y ensaladas.

Kiwi
Kiwi./Foto: Pixabay

3. Fresas

Las fresas son las reinas de todas las frutas, vibrantes, coloridas y llenas de nutrientes. Al igual que los arándanos, las fresas contienen muchos de los mismos antioxidantes que pueden combatir la inflamación en el cuerpo. Es bien sabido que los altos niveles de inflamación se relacionan con el sobrepeso, la obesidad y una larga lista de afecciones crónicas, por lo que las fresas son el aliado perfecto. También son muy hidratantes y bajas en calorías, su poder antioxidante es clave para combatir a los radicales libres de tal modo que protegen al organismo. Además, las fresas contienen abundante vitamina C, que también acelera la quema de grasa y aumenta la inmunidad. En cuanto a sus capacidades antiinflamatorias, se cuenta con un estudio de 2013 encontró que comer al menos tres porciones de media taza de arándanos o fresas cada semana se relacionó con una reducción del 34% en el riesgo de ataque cardíaco entre los participantes del estudio. Lo mejor de todo es que son increíblemente versátiles y disfrutables, en caso de no encontrar fresas naturales de temporada, las versiones congeladas funcionan perfecto. 

Fresas./Foto: Pexels