La historia sin fin de Donald Trump opaca el gobierno de Joe Biden

Los demócratas quieren cobrarle a Trump su audacia de convocar a una turba de seguidores para que el 6 de enero

Trump incitó a la turba que irrumpió el mes de enero en el Congreso.
Trump incitó a la turba que irrumpió el mes de enero en el Congreso.
Foto: Jon Cherry / Getty Images

Con esta semana de noticias parece que el gobierno de Donald Trump no hubiera terminado con la posesión del presidente Joe Biden el 20 de enero, porque toda la actualidad de la política nacional se concentra en el juicio del Senado en Washington DC.

Aunque Biden y su vicepresidenta Kamala Harris hacen su esfuerzo y trabajan mucho para que se note que ya llegaron a la Casa Blanca, expidiendo órdenes ejecutivas o decretos casi para todo, la información es mayor sobre en el futuro político del ex neoyorquino magnate ahora radicado en su paradisíaco balneario de Mar-a-Lago de Palm Beach, Florida. 

Y no es para menos, todos queremos saber cómo saldrá de su segundo juicio político y si el Congreso destituirá a un mandatario que dejó de ser el presidente, en la misma semana que empezó el proceso con la acusación aprobada el 13 de enero por la Cámara de Representantes.

Los demócratas quieren cobrarle a Trump su audacia de convocar a una turba de seguidores para que el 6 de enero fueran al capitolio porque según su parecer él había ganado las elecciones del 3 de noviembre, no Biden.

Bajo cargos por incitar a la insurrección, el partido de gobierno quiere que el Senado inhabilite a Trump, para ejercer cualquier cargo público en el futuro y así cerrarle el paso a una candidatura presidencial en 2024, tal como lo anunció Trump en su despedida del 20 de enero.

Estos cargos hacen parecer menores las acusaciones del primer juicio político o “impeachment” de Trump en 2019, por supuestamente presionar al gobierno de Ucrania para que investigara a Biden y sacarlo de su camino como candidato presidencial.

Los demócratas necesitan el voto favorable de toda su bancada y al menos 17 senadores republicanos de su lado para sancionar a Trump.

Pero los abogados del expresidente tienen una carta bajo la manga al advertir que de lo que se trata es que los Demócratas no quieren competir con un Trump como candidato en las próximas elecciones y si ganara en este juicio, seguro que allí lo veremos.

Por eso este fin de semana apostaría que hasta la celebración del Dia de San Valentín y el fin de semana festivo estarán centrados en lo que pase sobre la votación que será decisiva para la historia política de los Estados Unidos, mientras esperamos que el Gobierno Biden empiece a dar frutos para sacarnos de los problemas que nos deja la pandemia del coronavirus.

(La autora -que utiliza un pseudónimo- es una periodista radicada en Nueva York)