Empleado tenía sexo en el trabajo, mientras le cobraba horas extras al Metro de Nueva York

Además de la estafa salarial, violaba normas de seguridad

Escándalo en Metro-North
Escándalo en Metro-North
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Un trabajador de Metro-North renunció el mes pasado después de que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) lo sorprendió teniendo relaciones sexuales con una mujer en una estación de ferrocarril en Nueva York, mientras cobraba el pago de horas extras, según un nuevo informe.

Los investigadores de la oficina de la inspectora general (OIG) de la MTA, Carolyn Pokorny, observaron al maquinista no identificado -un veterano de 25 años en la empresa-, llevar a una mujer no autorizada a los terrenos de la estación Croton-Harmon (Hudson) tres veces la primavera pasada, según el informe.

El 16 de mayo, empleados de la OIG observaron al hombre y la mujer “besarse y tener contacto íntimo” en un depósito de ferrocarril “detrás de la puerta abierta” del auto de ella, según el documento.

La intimidad en el patio del tren, a sólo 10 a 15 pies de las vías “claramente” etiquetadas como “Prohibida la entrada excepto vehículos autorizados”, ocurrió en medio del turno de horas extra del hombre y duró 77 minutos, según datos de GPS emitidos por la equipos de MTA.

Trece días después, los investigadores de la oficina de Pokorny observaron que el hombre llevaba a la mujer a las mismas instalaciones de Metro-North para “un almuerzo prolongado”, según el informe.

Los investigadores sorprendieron al maquinista tomando descansos para el almuerzo más largos de lo permitido fuera de la propiedad de la MTA en otras cinco ocasiones, incluida una reunión con la misma mujer que duró más de tres horas.

Luego de varias irregularidades, fue acusado de cargos disciplinarios en diciembre y renunció después de una audiencia disciplinaria el 20 de enero, reportó New York Post.

“Metro-North tiene tolerancia cero para el robo de tiempo o la apropiación de recursos para uso personal”, dijo el portavoz de la MTA, Aaron Donovan. “Este empleado fue suspendido sin paga y posteriormente renunció, y estamos revisando formas de mejorar la rendición de cuentas”.

La OIG ha lanzado una persecución férrea contra estafadores de horas extras, en medio del largo déficit acentuado por la caída en el tráfico durante la pandemia.

En diciembre, cinco empleados actuales y anteriores de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) fueron acusados de fraude federal luego de haber acumulado “horas extraordinarias de tiempo extra” que colectivamente les generaron más de $1 millón de dólares, aunque no las trabajaron.