$1 mil millones de dólares suman rentas no pagadas en la pandemia en Nueva York, la mayoría en El Bronx

Comunidades minoritarias y más pobres con alto desempleo o trabajos inestables acumulan más deuda

$1 mil millones de dólares suman rentas no pagadas en la pandemia en Nueva York, la mayoría en El Bronx
Ya es un problema nacional
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

Tras casi un año de atrasos, en NYC se acumulan ya $1,000 millones de dólares en rentas residenciales por pagar desde que comenzó la pandemia.

Los propietarios no pueden desalojar a los inquilinos en Nueva York en este momento debido a una moratoria. Pero muchos de ellos han estado presentando la documentación para hacerlo tan pronto como puedan legalmente, destacó ABC News.

La situación afecta más a las comunidades minoritarias y más pobres con alto desempleo o ingresos inestables.  Desde marzo de 2020, los avisos de desalojo son al menos dos veces más altos en los vecindarios con mayor población negra y latina en comparación con los predominantemente blancos.

Ahora las notificaciones se están presentando a un ritmo al menos cinco veces mayor en los vecindarios más pobres en comparación con los más ricos.

“Es una verdadera dificultad para nuestros clientes, quienes simplemente están teniendo dificultades para llegar a fin de mes”, afirmó Matthew Tropp, abogado de Sociedad de Asistencia Legal (Legal Aid Society), entidad que representa pro bono a cientos de inquilinos que luchan por conservar sus hogares.

Los casos de desalojo pendientes al 28 de diciembre en la ciudad de Nueva York se han suspendido hasta al menos este viernes 26 de febrero, y si un inquilino firma y entrega lo que se llama un formulario de declaración de dificultades debido al COVID-19, no puede ser desalojado hasta al menos el 1 de mayo.

La mayoría de los principales códigos postales para avisos de desalojo se encuentran en El Bronx, incluidos University Heights, Morris Heights, Highridge, Belmont y Morrisania. Son comunidades que ya estaban luchando antes de la pandemia, y algunas organizaciones sin fines de lucro han estado tratando de dirigir sus recursos a las áreas más afectadas.

“Realmente estábamos lidiando con una crisis antes de la pandemia, por lo que aquellos que eran vulnerables hace un año y medio se volvieron aún más”, dijo Lorraine Collins, de Enterprise Community Partners.

Es un problema para las personas de ambos lados de la ecuación, pues cientos de propietarios dicen que tienen dificultades para pagar sus propias facturas y el mantenimiento de los edificios al no recibir los pagos de alquiler. “Es una gran carga para mi familia”, afirmó Angela Task, una casera en Brooklyn.