6 efectos en tu cuerpo cuando dejas de comer comida rápida

Abandonar la comida rápida puede tener múltiples efectos en tu cuerpo; en un inicio puedes presentar hasta síntomas de abstinencia, posteriormente, tu cuerpo puede experimentar cambios positivos

6 efectos en tu cuerpo cuando dejas de comer comida rápida
La comida rápida es rica en ingredientes que te provocan adicción
Foto: Caleb Oquendo / Pexels

Reducir tu consumo de comida rápida puede parecer difícil en un inicio. Pero al reemplazar estos alimentos por una alimentación equilibrada y saludable puedes mejorar tu salud, controlar tu peso e incluso estado de ánimo.

Cuáles pueden ser los efectos en tu cuerpo al dejar de comer comida rápida

1. Puedes experimentar irritabilidad y antojos

La pizza, las papas fritas y muchos otros alimentos de comida rápida pueden parecerte irresistibles y dejar de comerlos puede hacerte experimentar síntomas de abstinencia.

Los alimentos con dos o más ingredientes clave relacionados con la palatabilidad, específicamente, azúcar, sal, grasas o carbohidratos pueden activar los neurocircuitos de recompensa cerebral de manera similar a las drogas como la cocaína u opioides. También pueden evitar los mecanismos en nuestro cuerpo que nos hacen sentir llenos y nos dicen que dejemos de comer, según explican investigadoras del Centro Cofrin Logan.

2.Reduces el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes

La comida rápida es rica en carbohidratos de fácil digestión, sodio, grasas saturadas y azúcar añadido. El consumo frecuente y no moderado de los ingredientes que destacan en la comida rápida afecta tu salud. Aumenta el riesgo de tener los niveles de colesterol más altos, más grasa abdominal, niveles más altos de inflamación, hipertensión, una regulación deficiente del azúcar en sangre, un mayor riesgo de diabetes, cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

Al dejar de comer comida rápida e incluir en tu dieta alimentos con grasas buenas y fibra, reducirás tu colesterol, la inflamación y tendrás un mejor control de azúcar en sangre.

3. Puedes reducir tu riesgo de muerte prematura

Dejar de consumir comida rápida también te ayuda a reducir el consumo de alimentos altamente procesados, como refrescos, pollo frito, papas fritas y carne procesada.

Una dieta altamente procesada se ha relacionado con un mayor riesgo general de muerte. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Navarra señala que hay un 18% por ciento mayor riesgo de mortalidad por todas las causas con solo una porción de alimentos ultraprocesados al día y el 62% para quienes consumen cuatro porciones por día. Entre las enfermedades asociadas a los alimentos ultraprocesados destaca el riesgo de cáncer en general.

4. Puedes bajar de peso

La comida rápida es alta en calorías e ingredientes que a la vez que aumentan el riesgo de enfermedades, también favorecen al aumento de peso. Comer con frecuencia grandes cantidades de carbohidratos no saludables como las papas fritas, los refrescos y el pan, puede provocar picos de azúcar en la sangre y luego te ocasiona más hambre y antojos.

Con el tiempo estos alimentos también promueven el aumento de peso. Comer y beber mucha azúcar agregada es una causa probable de la epidemia de obesidad en los Estados Unidos y otros países, señala la Asociación Estadounidense del Corazón.

Un estudio publicado en la revista Preventive Medicine and Hygiene encontró un vínculo significativo entre el consumo de comida rápida y la obesidad abdominal. Por lo que dejar de comer estos alimentos y llevar una dieta saludable puede hacerte perder peso.

5. Puede mejorar tu piel

Mayo Clinic comparte que los estudios indican que el consumo de ciertos alimentos, incluidos los alimentos ricos en carbohidratos, como el pan, los bagels y las patatas fritas, puede empeorar el acné.

6. Mejora tu salud intestinal

Al abandonar la comida rápida puedes favorecer tu microbiota intestinal. Una dieta rica en azúcar refinada y grasas no saludables, con bajo consumo de frutas y verduras es enemiga de las bacterias buenas que protegen tu organismo y favorece el crecimiento de las malas.

Un equilibrio en la microbiota no solo favorece tu salud intestinal, también el sistema inmunitario y tu estado de ánimo.

Reducir tu consumo de comida rápida te puede hacer estar más saludable y perder libras.

Te puede interesar: