A qué temperatura hay que beber agua para que aumente el metabolismo

Más allá de mantenernos hidratados, ser conscientes de la temperatura del agua es el secreto mejor guardado para acelerar el metabolismo para quemar grasa y bajar de peso

Beber de dos a tres litros de agua, es clave para un buen proceso digestivo y una correcta eliminación de desechos.
Beber de dos a tres litros de agua, es clave para un buen proceso digestivo y una correcta eliminación de desechos.
Foto: Pexels

Beber abundante agua a lo largo del día, es una de las más importantes medidas alimenticias para mantenernos saludables y bajar de peso. Con base en ello han salido a la luz numerosas referencias médicas sobre la cantidad óptima recomendada, sin embargo existen otros factores importantes ¿Sabías que la temperatura adecuada ayuda a perder esos kilos de más aún más rápido? 

Así lo sugiere un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, en el cual se analizaron los efectos del agua potable en 14 adultos sanos. El estudio consistió en darle a cada participante 16 onzas de agua a temperatura ambiente para beber, los hallazgos fueron sorprendentes: a los 40 minutos de beber el agua, los participantes experimentaron un aumento del 30% en su metabolismo. Mucho más del incremento asociado con la ingesta de agua fría. Los investigadores concluyeron que beber 2 litros de agua a temperatura ambiente al día puede aumentar el gasto de energía del organismo, acelerar el metabolismo y pérdida de peso. Y por si fuera poco también beneficia significativamente la digestión y salud intestinal. De hecho muchos programas de desintoxicación casera, promueven el consumo de agua a temperatura ambiente con un poco de pimienta de cayena por sus virtudes para acelerar el metabolismo. 

El estudio también comprobó que el agua a temperatura ambiente por sí sola, es más que suficiente para impulsar el metabolismo y promover la depuración, sobre todo de toxinas. Complementario a ello se cuenta con otra referencia interesante, una investigación publicada en la revista Gastrointestinal Nursing y se basó en comprobar los efectos del consumo de agua a temperatura ambiente para combatir el estreñimiento. El estudio analizó los efectos secundarios de beber de 6 a 7 onzas de agua a temperatura moderada en pacientes que se habían sometido a una cirugía de vesícula biliar. Los resultados comprobaron que aquellos que bebieron agua pudieron ir al baño mucho más fácilmente en comparación con aquellos que no bebieron agua en absoluto. Una prueba más de la estrecha relación entre una óptima ingesta de agua y la buena salud digestiva. 

Estas referencias hacen más significativos los beneficios que llevamos escuchando hace muchos años sobre la ingesta de agua natural, su relación con la salud y pérdida de peso. Sabemos que el agua es esencial para mantener al cuerpo hidratado, y también para mantener sanos a todos los órganos y sistemas. Inclusive se relaciona con la salud mental y el estado de ánimo.

Beber agua interviene en todo nuestro bienestar y vitalidad. Alivia la fatiga, evita el dolor de cabeza y las migrañas. Regula la temperatura del cuerpo, fortalece al sistema inmunológico y nos ayuda a combatir enfermedades. Reduce el riesgo de padecer problemas cardíacos, resuelve el mal aliento y ayuda a mantener la belleza de la piel.

Con tales propiedades en los últimos años muchas personas se han interesado por aumentar su ingesta habitual de agua y sin lugar a dudas todos en algún momento se han preguntado ¿Cuánta agua debemos beber al día? Según información liberada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad diaria de agua recomendada es de 2 a 2,5 litros al día para las mujeres adultas y entre los 2,5-3 litros para los hombres adultos. Considerando condiciones normales de salud y nivel de actividad física. Adicionalmente el Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja repartir la ingesta de agua a lo largo de la jornada, mediante pequeños sorbos.

Algunas recomendaciones adicionales de médicos y nutricionistas, para potenciar sus beneficios: iniciar el día bebiendo un vaso grande de agua en ayunas, para recuperar el agua perdida durante las horas de sueño y otro antes de dormir. Son grandes recomendaciones para asegurar el mantenimiento de un equilibrio hídrico adecuado en el organismo. A lo largo del día se aconseja repartir la ingesta de los otros 6-8 vasos de agua, un buen método es consumir de 300-350 ml (alrededor de un vaso y medio de agua) cada dos horas. También puedes llenar una botella de un litro para la mañana y rellenarla para la jornada de la tarde.

Si te preocupa medir la temperatura, una buena recomendación es mediante el uso de un termómetro de lectura instantánea. Contempla que el agua a temperatura ambiente se registrará a unos 68 grados Fahrenheit. También puedes poner a prueba tu criterio y simplemente encontrar ese punto óptimo entre el agua que no está demasiado caliente o fría. Claramente, más allá de mantenernos hidratados y sanos, el hábito de beber agua a temperatura ambiente es una costumbre muy sostenible para acelerar el metabolismo, quemar grasas y bajar de peso más rápidamente.

Te puede interesar: