Hombre tenía siete tiburones en la piscina de su casa en Nueva York, listos para la venta ilegal

"No toleraremos que nadie que se aproveche de especies protegidas se llene los bolsillos": sentenció la Fiscal General de NY

Parte de los escualos incautados en la piscina plástica.
Parte de los escualos incautados en la piscina plástica.
Foto: NYSDEC / Cortesía

Joshua Seguine recibió una multa de $5,000 dólares por mantener ilegalmente siete tiburones vivos en una piscina plástica en su sótano, y tratar de venderlos ilegalmente en línea desde su hogar en LaGrange (NY).

Seguine, de 40 años, recibió una liberación condicional en el Tribunal de Justicia de LaGrange, condado de Dutchess, y se le ordenó pagar la multa de declararse culpable de poseer ilegalmente a los tiburones de banco de arena (sandbar) con la intención de venderlos.

“La marea ha cambiado para Joshua Seguine, quien fue condenado y responsabilizado por sus actos ilegales”, dijo la procuradora general del estado, Letitia James, en un comunicado. “Que esto sirva como un mensaje fuerte y claro: no toleraremos que nadie que se aproveche de especies protegidas se llene los bolsillos”.

La situación sospechosa apareció por primera vez en el radar de las autoridades en julio de 2017, cuando Seguine fue arrestado en Georgia por conducir sin licencia, y tenía cinco tiburones nadando en un gran tanque circular en la parte trasera de su camión, dijeron las autoridades.

Supuestamente esa vez admitió ante un investigador del Departamento de Recursos Naturales (DNR) de Georgia que tenía la intención de vender los tiburones y que se dirigía a su casa en Nueva York, donde tenía más especies protegidas en su casa.

La información fue entregada al Departamento de Conservación Ambiental del estado NY (NYSDEC) y los investigadores obtuvieron una orden judicial para revisar la propiedad de Seguine, donde encontraron a los siete tiburones vivos nadando en la piscina levantada sobre el suelo. Ahora, en 2021 se ha declarado culpable.

Los tiburones de banco de arena pueden crecer hasta 8 pies de largo y se encuentran típicamente en el Océano Atlántico, acotó New York Post.

Seguine usó el nombre comercial “Aquatic Apex Life LLC” para traficar tiburones en el portal MonsterFishKeepers.com, dijeron las autoridades.

“Es fundamental que trabajemos para proteger las especies en peligro de extinción que se extraen de sus hábitats naturales y se venden con fines de lucro”, dijo el comisionado del DEC, Basil Seggos. Seguine no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.