Limpiadoras domésticas claman a la Legislatura Estatal $20 millones para dar seguro de salud a inmigrantes

Durante una demostración este jueves presentaron un informe que muestra que estas trabajadoras enfrentan una “profunda inseguridad económica y riesgos para la salud”

La trabajadora doméstica Verónica Leal toma la palabra durante la manifestación en la  ‘Church of the Ascension’.
La trabajadora doméstica Verónica Leal toma la palabra durante la manifestación en la ‘Church of the Ascension’.
Foto: Cortesía

“Somos trabajadores y pagamos impuestos como ustedes, señor gobernador Cuomo, líder del Senado Stewart-Cousins y el de la Asamblea Heastie, pero a diferencia de ustedes no tenemos cómo darles de comer a nuestros hijos que nos piden comida y no tenemos cobertura de seguro médico para protegerlos”, dijo con lágrimas en los ojos la inmigrante dominicana Lilian Marrero, quien se gana la vida limpiando hogares, pero debido a la crisis económica creada por el coronavirus, ha perdido todos sus ingresos.

Decenas de limpiadoras domésticas como Marrero se unieron este jueves en Manhattan para realizar una protesta y demandar a la Legislatura Estatal que en el presupuesto de Nueva York que debe aprobarse antes del 1 de abril, se incluyan $20 millones de dólares para dar seguro médico a los trabajadores inmigrantes.

En los presupuestos preliminares del Senado y la Asamblea estatal se incluyó esa suma para crear un plan temporal para dar cobertura médica a los inmigrantes excluidos de los seguros del Estado debido a su estatus migratorio, aunque hubieran contraído COVID-19. Pero como es solo un plan temporal, en la protesta las limpiadoras, con el apoyo de activistas y organizaciones, recalcaron que es crucial que esos $20 millones se incluyan de manera permanente en el presupuesto final que se acordará a finales de mes.

“Los inmigrantes indocumentados están excluidos de ser elegibles para recibir seguro médico, sin embargo constituyen un tercio de los trabajadores esenciales del estado. Y aunque agradecemos los ingresos que ya se aprobaron en la Legislatura para los planes temporales, esta pelea no ha terminado porque ahora deben aprobar un ley fija de seguro médico en el presupuesto”, dijo María Reinoso, de la organización ‘Make the Road New York’ (MRNY)

Estos trabajadores están etiquetados por nuestro Gobierno como indocumentados y quedaron excluidos de la respuesta contra el COVID-19 y el seguro médico debido a esa etiqueta. Ellos están lidiando con la pandemia por su cuenta sin acceso a cuidados a largo plazo, se les niega el acceso a los hospitales o se les da alta muy pronto porque no pueden seguir atendiendo problemas continuos como fatiga o dificultad para respirar”, dijo Theresa Thanjan de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC).

La activista hizo un llamado directo a los líderes del Gobierno en Albany: “A Cuomo, a Stewart-Cousins y a Heastie, les decimos que dejen de ser parte del problema y brinden cobertura médica y el alivio que tanto necesitan estos trabajadores esenciales que son héroes”.

La manifestación se realizó en la ‘Church of the Ascension’, el mismo lugar donde otro grupo de trabajadores excluidos inició el martes pasado la huelga de hambre denominada ‘Ayuno por los Olvidados’, y que se realiza para presionar a los asambleístas y senadores en Albany a incluir en el presupuesto estatal al menos $3,500 millones de dólares en alivios económicos.

Este es el tercer día que no estamos comiendo, pero hago el sacrificio porque como trabajadoras doméstica tuve que venir a exigir que se nos ayude, porque cuando comenzó la pandemia fuimos los primeros en escuchar que ‘ya no hay trabajo para ustedes’. Al principio se dijo, ‘todos van hacer el trabajo por Zoom’, pero mi pregunta es: ¿cómo una trabajadora doméstica puede hacer la limpieza por Zoom?”, dijo Verónica Leal, quien lleva más de 20 años haciendo esa labor, y quien recordó que no tienen un salario fijo, un seguro médico y otros beneficios normales y dignidad de otros trabajadores.

La dominicana Marrero también participa en la huelga de hambre, y aseguró que aunque está cansada y no se siente bien, “seguiré con esta protesta hasta el final, hasta que mi cuerpo no pueda más,  incluso a pesar que tengo una condición de salud”.

Presentan un informe

Durante la demostración, los participantes presentaron el informe titulado ‘El Precio del Trabajo de Limpieza Doméstica’, que muestra que las limpiadoras enfrentan una “profunda inseguridad económica y riesgos para la salud”, luego que muchas fueran excluidas de la cobertura de salud y los alivios económicos durante la pandemia, incluso cuando sus comunidades estaban siendo impactadas de manera desproporcionada por el COVID-19 y enfrentando devastadoras pérdidas de empleos.

El informe, basado en una encuesta realizada a 400 limpiadoras domésticas latinas inmigrantes en la ciudad de Nueva York y Westchester, muestra que casi el 50% de las encuestadas no tenían acceso a un seguro médico, incluso antes de que comenzara la pandemia.

“Es inaceptable que una de cada tres muertes por COVID ha sido por falta de seguro médico, y no es una sorpresa que la comunidad inmigrante, latinos y negros han sido los más afectados. Y muchas limpiadoras domésticas contrajeron el COVID porque tuvieron que salir a trabajar a buscar cualquier fuente de ingresos”, dijo Ana González, activista de MRNY

Además, el reporte demuestra que estos trabajadores ya tienen un mayor riesgo de experimentar problemas respiratorios a causa de los productos de limpieza que usan para hacer su trabajo, que se sabe están relacionados con peores efectos en la salud cuando se contagian con COVID-19.

“Más del 58% de las limpiadoras utilizan productos de limpieza que contienen compuestos de amonio cuaternario (quaternary-ammonium compounds – QAC), una sustancia química que se ha relacionado con problemas respiratorios crónicos”, indica el reporte.

La encuesta indicó además, que las limpiadoras domésticas también estaban sujetas a salarios por debajo del mínimo y al robo de salarios. Los datos de este informe se recopilaron entre junio de 2019 y febrero del 2020 como parte de un proyecto de investigación comunitario más amplio. “Es probable que la pandemia solo haya empeorado estas tendencias”, asegura el reporte.

“Casi 6 de cada 10 limpiadoras domésticas encuestadas ganaban menos de $1,000 por mes y casi la mitad sufrió un robo de salario o se les pagó por debajo del salario mínimo”

Más del 90% sin trabajo

Por el temor a contagios con el coronavirus, muchos empleadores decidieron cancelar los trabajos de limpieza en sus hogares y así evitar tener a personas que no formaran parte de su círculo familiar. Esto provocó que una gran mayoría de las limpiadoras de casas se quedaran sin empleo.

Una encuesta realizada en el 2020 por la organización MRNY, mostró que el 90% de las limpiadoras domésticas habían perdido sus trabajos, y a la vez habían quedado excluidas del alivio económico federal y estatal, como los beneficios de desempleo y los cheques de estímulo, lo que obligó a muchas a continuar trabajando en entornos que exacerban el riesgo de contraer COVID-19.

Y fue esta realidad la que llevó al inicio de la huelga de hambre el martes, y cuyos participantes aseguran que aunque los presupuestos preliminares del Senado y la Asamblea incluyen $2,100 millones en fondos para los trabajadores excluidos, es mucho menos que los $ 3.5 mil millones que exigen, una cifra que garantizaría pagos semanales a la par de los beneficios por desempleo que han recibido otros trabajadores.

Cientos de miles de neoyorquinos, incluidos muchas limpiadoras domésticas, no han recibido ayuda económica durante la pandemia, principalmente trabajadores indocumentados y personas recientemente liberadas del encarcelamiento. Otro sondeo de MRNY realizado en agosto del 2020 mostró que el 98% de los indocumentados desempleados no habían recibido asistencia económica del Gobierno federal o estatal.

Recomendaciones del reporte:

El informe recomienda dos políticas clave en el presupuesto estatal:

  1. crear una opción de seguro médico en todo el estado para los neoyorquinos que están excluidos de la elegibilidad para la cobertura debido a su estado migratorio, comenzando con los más directamente afectados por la pandemia.
  2. crear un Fondo de ayuda de $3.5 mil millones para trabajadores excluidos, incluso para limpiadores domésticos.
  3. Datos de los encuestados para el reporte:

    • 99% de los trabajadores domésticos son mujeres, la mayoría de México y Ecuador.
    • 100% son inmigrantes.
    • 16 años, el promedio que han vivido en este país.
    • 45 años es la edad promedio
    • 30% asegura tener mala o pobre salud.
    • 49% asegura no tener ningún acceso a cobertura de salud.
    • 99% habla español y 14% inglés.
    • 76% trabajan por su cuenta.
    • 22 horas de trabajo promedio a la semana y 3 clientes por semana.
    • $15 el salario mínimo por hora que reciben.
    • 49% reportó robo de salario o paga menor al mínimo.
    • 93% trabaja sin tener un contrato por escrito.
    • 44% son la principal fuente de ingresos en su hogar.