Apoyo médico a los afectados por el 9/11

Aunque han transcurrido casi 20 años desde el atentado contra el World Trade Center, muchas personas aún sufren los efectos físicos y emocionales de aquella agresión

Se calcula que el 11 de septiembre había unas 400,000 personas en la zona de desastre.
Se calcula que el 11 de septiembre había unas 400,000 personas en la zona de desastre.
Foto: HUBERT MICHAEL BOESL / EFE

Aunque han transcurrido casi 20 años desde el atentado contra el World Trade Center, muchas personas aún sufren los efectos físicos y emocionales de aquella agresión. Algunos comenzaron a tener problemas inmediatamente después del 11 de septiembre de 2001, pero para muchos los efectos aparecieron tiempo después. Casi dos décadas más tarde, otros recién empiezan ahora a sentir síntomas.

Afortunadamente, las y los afectados que califiquen pueden recibir ayuda del Programa de Salud del World Trade Center, con el que colabora nuestra Hispanic Federation. Ese Programa ofrece una variedad de servicios de monitoreo y tratamiento médico a los sobrevivientes elegibles.

Hasta diciembre pasado, el programa había recibido unas 80,000 consultas y había reconocido como sobrevivientes a más de 28,000 personas que de esa manera fueron elegibles para el programa. Se calcula que el 11 de septiembre había unas 400,000 personas en la zona de desastre, que abarca todo Manhattan al sur de la Calle Houston y las partes de Brooklyn que se encuentran en un radio de una milla y media del antiguo World Center.

El primer requisito para obtener ayuda del Programa WTC es haber estado en esa zona durante o después del 11 de septiembre

“Además del personal de rescate, emergencia y limpieza”, explica Bethsy Morales-Reid, Directora Superior de Iniciativas de Salud de la Hispanic Federation, “pueden calificar como sobrevivientes muchas personas más. Si alguien trabajaba en una tienda que cerró durante uno o dos meses tras el ataque y luego regresó a su trabajo, esa persona es considerada sobreviviente. Lo mismo ocurre con los estudiantes que asistieron a clases en los meses siguientes al ataque y con las personas que vivieron en esa área después del atentado”.

“Las condiciones que cubre este Programa de Salud son muchas, y todos los meses se agregan más y más efectos clínicos y emocionales del atentado”, comenta Marggellin Estévez, nuestra Coordinadora de Programas de Salud. ”Los sobrevivientes elegibles pueden no reconocer que algunos tipos de cáncer, tos crónica, dificultad para dormir o acidez estomacal frecuente podrían ser afecciones relacionada con el WTC”.
Una vez aprobada la solicitud, los participantes reciben sin cargo atención medica de alta calidad por parte de integrantes de la red de proveedores del Programa de Salud del WTC.

“La Hispanic Federation”, añade Bethsy Morales-Reid, “ayuda con la solicitud de los beneficios del programa. Pero nosotros no podemos localizar a los afectados, de manera que los interesados tienen que ponerse en contacto con nosotros”.

Las personas pueden demostrar que estuvieron en la Zona de Desastre a partir del 11 de septiembre de 2001 presentando, entre otros, prueba de residencia; comprobante de asistencia a una escuela o guardería; recibo de sueldo, u otros documentos de empleo.

Para más información y ayuda, llamen a nuestra línea gratuita y bilingüe, al (844) 432-9832.

Y para saber más sobre la Hispanic Federation, consulten en www.hispanicfederation.org o búsquennos en Facebook y Twitter.

¡Celebremos juntos el 31er aniversario de la Hispanic Federation, y hasta la columna próxima!

-Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation