Seis recomendaciones para no ser víctima de medicamentos fraudulentos

Las estafas con medicamentos están a la orden del día. Productos que se venden como curas milagrosas pueden ser peligrosos. Los estafadores usan las redes sociales para atrapar a los incautos

Incluso los medicamentos promocionados como naturales, representan un riesgo al no poder saber con exactitud cuáles son sus componentes.
Incluso los medicamentos promocionados como naturales, representan un riesgo al no poder saber con exactitud cuáles son sus componentes.
Foto: Shutterstock

En estos tiempos de incertidumbre muchos se aprovechan para estafar a las personas con medicamentos milagrosos. De hecho, este problema no es reciente, tal como apunta la FDA, sin embargo, los estafadores se las ingenian para seguir buscando incautos a quienes engañar.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos ha creado una guía básica para detectar y evitar comprar medicamentos fraudulentos. Esta es la lista:

1. Un medicamento que cura diferentes enfermedades

Las curas milagrosas no existen, ni los medicamentos capaces de aliviar o curar varias enfermedades a la vez. De hecho, muchas empresas que comercializan este tipo de medicamentos son advertidas por la FDA para que dejen de hacerlo.

La intención de muchas empresas es ganar dinero a costa de la necesidad y la vulnerabilidad de las personas. Pero la cuestión es que este tipo de medicamentos pueden convertirse en un riesgo para la salud.

2. Efecto rápido

Hay pocas enfermedades que pueden curarse de forma rápida, aún con un tratamiento adecuado. Por eso, los medicamentos que se venden como “cura instantánea” o “la solución inmediata a los problemas de salud”, en realidad son fraudulentos.

Entre este tipo de productos están los dietéticos, que se venden como suplementos ideales para bajar de peso o perder cierta cantidad de kilos en días, semanas o en un mes.

3. La cura definitiva

Otros productos se venden como la cura definitiva para ciertas enfermedades. Hay que tener especial cuidado con las vacunas, porque hay quienes se aprovechan para estafar a los incautos ofreciendo una vacuna capaz de eliminar el Covid.

Otras curas milagrosas que se promocionan son contra enfermedades como la diabetes, el Alzheimer, el cáncer, la artritis, entre muchas otras.

falsos medicamentos
Ponemos en riesgo nuestra salud, cuando consumimos medicamentos sin permisología. Foto: Shutterstock

4. Cuidado con las teorías conspirativas

En las redes sociales circulan muchas teorías conspirativas, y por eso los estafadores usan expresiones como “lo que el gobierno o las farmacéuticas no quieren que sepas”; este tipo de propaganda lo que intenta es crear más dudas y zozobra sobre medicamentos certificados.

En tiempos de Covid hay que estar muy alertas a la desinformación ya que genera desconfianza y más personas pueden ser víctimas de la enfermedad por no tomar las medidas necesarias y por adquirir productos que de verdad no funcionan.

5. Cuidado con los tratamientos naturales

Es verdad que muchas personas siguen tratamientos naturales a base de hierbas y otros productos medicinales, sin embargo, hay productos que se ofertan como totalmente naturales u orgánicos, y la verdad es que pueden contener componentes activos que pueden hacer mucho daño.

6. No hacer caso a testimonios de vida

Es muy fácil generar confianza cuando se escuchan testimonios sobre la efectividad de tal o cual medicamento, pero estos se pueden inventar. Lo cierto es que, como ya se mencionó, no existen los medicamentos milagrosos.

Un consejo más: ante cualquier problema de salud no debes automedicarte. Si te sientes mal, acude al médico quien te recetará el tratamiento adecuado según los síntomas que tengas.

Evita comprar productos de dieta sin antes consultar con un especialista, y sobre todo, no compres nada que se promocione en las redes sociales o en tiendas virtuales de dudosa reputación.

También te puede interesar:

Estos son algunos de los medicamentos falsos contra el COVID-19 que se promueven en América Latina

Cómo algunas drogas comenzaron siendo medicamentos saludables

¿Qué pasa si tomo un medicamento vencido?