Cuáles son los peores alimentos para maximizar la efectividad de las vacunas

La alimentación sí afecta el funcionamiento del sistema inmunológico; algunos alimentos y bebidas inhiben tus defensas, por lo que evitarlos previo a la vacunación puede resultar conveniente

Cuáles son los peores alimentos para maximizar la efectividad de las vacunas
Foto: Caleb Oquendo / Pexels

Una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario, asegura la Organización Mundial de la Salud. Hay algunos alimentos que quizá quieras evitar para dar una mejor oportunidad a la eficacia de la vacuna.

Si bien los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades no tienen una lista de alimentos que se deban evitar antes de la vacuna COVID-19, investigaciones anteriores señalan que el principal obstáculo para la eficacia de las vacunas es la obesidad.

Un cambio a corto plazo previo a la vacunación puede tener un efecto positivo en el cuerpo. Por lo que eliminar los alimentos el tipo de alimentos que afectan negativamente el sistema inmunológico y dar preferencia a una alimentación saludable puede dar una mejor oportunidad de efectividad a la vacuna.

Peores alimentos a evitar para maximizar la efectividad de las vacunas

1. Alimentos altamente procesados

Foto: Congerdesign/Pixabay

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala que las dietas que son limitadas en variedad y bajas en nutrientes, como las que consisten principalmente en alimentos ultraprocesados y carecen de alimentos mínimamente procesados, pueden afectar negativamente un sistema inmunológico saludable.

Los alimentos altamente procesados o ultraprocesados tienden a ser bajos en fibra y nutrientes, pero con altas cantidades de azúcar y sodio agregados, además de grasas no saludables, aditivos, colores y sabores artificiales.

Ejemplos de alimentos ultraprocesados son: bebidas azucaradas, carnes frías o fiambres, papas fritas, cereales azucarados y productos horneados industriales producidos en masa.

2. Comida rápida

Comida rápida
Foto: Mc Donalds/Pexels

La comida rápida suele estar está altamente procesada y llena de azúcares, grasas y sal adicionales.

Una dieta rica en azúcar refinada, carnes rojas y baja en frutas y verduras puede promover alteraciones en los microorganismos intestinales saludables, lo que resulta en una inflamación crónica del intestino y la inmunidad inhibida asociada.

3. Alcohol

alcohol
Foto: Social Butterfly/Pixabay

La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el consumo de alcohol. Señala que es una sustancia que no solo altera la mente y produce dependencia, sino que también debilita el sistema inmunológico, lo que puede minar la capacidad de tu cuerpo para hacer frente a las enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19.

El alcohol también hace que ciertos medicamentos sean menos efectivos, al tiempo que aumenta la potencia y toxicidad de otros.

3. Bebidas azucaradas

refresco
Foto: PxHere

Comer o beber demasiada azúcar frena las células del sistema inmunológico que atacan a las bacterias. Este efecto dura al menos unas horas después de ingerir un par de bebidas azucaradas, explica la revista médica WebMD.

Las bebidas azucaradas son no cualquier bebida con azúcar agregada u otros edulcorantes. Esto incluye refrescos, tónicos, ponche de frutas, limonadas, bebidas endulzadas en polvo, así como bebidas deportivas y bebidas energéticas.

4. Bebidas energéticas

Bebida energética
Foto: Adriano Gadini/Pixabay

Las bebidas energéticas tienen tanta azúcar como los refrescos. Son una combinación de altas dosis de azúcar, estimulantes, conservantes y sustancias artificiales que podrían tener efectos negativos en tu cuerpo.

La Escuela de Salud Pública de Harvard recomienda una dieta equilibrada con frutas enteras, verduras, proteínas magras, cereales integrales y mucha agua. Señalan que además de la alimentación saludable, estar físicamente activo, controlar el estrés y dormir lo suficiente son acciones fundamentales para mantener nuestro sistema inmunológico fortalecido.

Te puede interesar: