Encuesta revela “miedo” en pasajeros del Metro y buses de Nueva York; alcalde y MTA se culpan mutuamente

Temor al crimen, los acosos y al coronavirus siguen afectando el regreso de muchos al transporte público de NYC

Desidia, insalubridad y violencia viajan de la mano.
Desidia, insalubridad y violencia viajan de la mano.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Los usuarios habituales del Metro y autobuses de la ciudad de Nueva York se sienten menos a salvo del crimen y el acoso que hace seis meses, cuando la pandemia y el confinamiento aún estaban en su clímax, según los datos de la última encuesta de la deficitaria Agencia Metropolitana de Transporte (MTA).

El sondeo revelado esta semana consultó en marzo a 25,205 usuarios “activos” del transporte público en NYC, y mostró que sólo 26% de ellos estaban “satisfechos” con “la seguridad frente al crimen y el acoso en los trenes”, cifra que refleja una caída del 15.1% desde septiembre.

El crimen y el acoso se registraron como el principal temor de los pasajeros consultados: 72% se mostraron “muy preocupados” por la seguridad durante su viaje. Las preocupaciones relacionadas con COVID se clasificaron mucho más bajas. Los viajeros que aún no han usado servicios de la MTA durante la pandemia clasificaron el “uso de máscara” como su principal obstáculo para regresar al transporte público, según el sondeo.

Aparte, la mayoría (57%) de los pasajeros encuestados que aún no han viajado atribuyeron su ausencia del Metro y los buses a las preocupaciones sobre el coronavirus. Pero a ellos también les preocupa el crimen y el acoso: 36% dijo que no había usado el transporte público debido a temores sobre el crimen, mientras que 70% citó ese problema como “extremadamente importante” en su decisión de regresar.

“Estas no son sólo personas que están usando el sistema (de transporte), son personas que están considerando regresar. Nuestros pasajeros han enviado un mensaje claro aquí: si haces que el sistema sea más seguro, volverán”, comentó la presidenta interina de tránsito, Sarah Feinberg, al New York Post.

“Creo que hay dos cosas que están frenando a la gente: la seguridad del crimen y el acoso, y la seguridad de COVID”, resumió Feinberg, quien reiteró el lunes sus llamados de larga data al Departamento de Policía de Nueva York para que amplíe su presencia en el sistema.

Los funcionarios de tránsito dicen que la delincuencia en general ha disminuido en el Metro, y el número de pasajeros sigue reducido en 70% por la pandemia, pero han subido las agresiones a civiles y policías, y hasta los homicidios, tal como en el resto de la ciudad.

La violencia y “crisis de salud mental” que vive NYC están causando estragos en el sistema de transporte, denunció Feinberg, en una carta enviada en enero al alcalde Bill de Blasio. En febrero, la ciudad agregó 644 policías al Metro, pero la nueva encuesta encontró que menos de la mitad de los pasajeros (45%) había notado a los oficiales adicionales.

De Blasio, alcalde de NYC y jefe máximo de NYPD, no reaccionó de manera positiva al nuevo sondeo de MTA, afirmando que su divulgación ahuyentará más a los usuarios. 

“MTA debería decirle a la gente que es correcto regresar, no desanimarlos. Porque los neoyorquinos habituales saben que el Metro es seguro”, criticó De Blasio, citado por New York Post. “Insto a la MTA a trabajar con nosotros, (…) a promover sus propios subterráneos”.

Adicionalmente, otras razones que explicarían el menor número de usuarios en el transporte público de NYC es el éxodo poblacional y la tendencia que aún se mantiene en muchas empresas de trabajar desde la casa, incluyendo los funcionarios municipales, que apenas comenzarán a volver a las oficinas el 3 de mayo.