El exmarido de Whitney Houston culpa a su hijo adoptivo Nick Gordon de la muerte de la cantante y de su hija

Bobby Brown ha insistido en que Nick Gordon estuvo involucrado de alguna manera en la sobredosis que sufrió Whitney y Bobbi Kristina

Whitney y Bobby estuvieron casados durante 14 años.
Whitney y Bobby estuvieron casados durante 14 años.
Foto: Frazer Harrison / Getty Images

Aunque Whitney Houston y su exmarido Bobby Brown solo tuvieron una hija en común, la fallecida Bobbi Kristina Brown, cuando la pareja aún estaba casada acogió en su hogar a un niño de 12 años llamado Nick Gordon que acabó convirtiéndose en el compañero sentimental de la malograda joven, con quien pasó la mayor parte de su adolescencia.

Tristemente, la complicada vida familiar de la cantante es famosa por el trágico destino que corrieron madre e hija: Whitney murió en la bañera de su habitación de hotel en febrero de 2012 tras consumir cocaína, y tres años más tarde Bobby Kristina fue hallada inconsciente en el baño de la casa que compartía con Nick en circunstancias similares y falleció a los 22 años tras pasar varios meses en coma.

El hijo adoptivo de la diva de la música acabó siendo declarado responsable civil de la muerte de su novia por suministrarle los estupefacientes que le costaron la vida, y ahora Bobby Brown ha insistido en que Nick también estuvo involucrado de alguna manera en la sobredosis que sufrió Whitney.

“Él era el único que estaba presente en las dos situaciones, con mi exmujer y con mi hija, y las dos murieron de la misma manera”, le ha confesado a Jada Pinkett Smith en el programa ‘Red Table Talk’, donde no le ha temblado el pulso a la hora de acusar a Nick de asesinato afirmando que él también le proporcionó drogas a Whitney.

“Esta es mi opinión sobre la persona que creo que era ese joven. Estando cerca de mi hija y de mi exmujer, creo que era más bien un proveedor de… ya sabes, ‘cosas’ para las fiestas”, ha añadido.

La intención de Bobby siempre había sido confrontar a Nick sobre su teoría de que hubo “juego sucio” tanto en el fallecimiento de su exesposa como de su hija y que Bobbi Kristina había sido víctima además de malos tratos. Sin embargo, nunca tuvo la oportunidad de hacerlo porque su hijo adoptivo falleció el año pasado tras consumir heroína. Otro de los mayores arrepentimientos de Bobby es no haber pasado más tiempo con su hija tras la muerte de Whitney, en especial porque Bobbi Kristina y él habían planeado reunirse dos días después de que encontraran su cuerpo flotando en la bañera.

“Si pudiera recuperar esos dos días, ella todavía estaría aquí, porque habría descubierto lo que estaba pasando y habría hecho algo al respecto”, ha lamentado ahora.