Hispano Carranza renunció como Canciller escolar de Nueva York llorando por “luto” COVID, pero su nueva empresa hizo millones en la pandemia

¿No hay conflicto de intereses? Ahora es alto ejecutivo de un proveedor del Departamento de Educación de NYC

Hispano Carranza renunció como Canciller escolar de Nueva York llorando por “luto” COVID, pero su nueva empresa hizo millones en la pandemia
Asumió el cargo en 2018.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La empresa de tecnología educativa de California que contrató al ex canciller escolar Richard Carranza sacó provecho de la pandemia de COVID-19 en Nueva York, obteniendo millones de dólares del Departamento de Educación (DOE) bajo su gestión, según muestran los registros.

IXL Learning, Inc., que nombró a Carranza su jefe de estrategia y desarrollo global, ha recibido $3.3 millones de dólares del DOE sólo en los últimos dos años, destacó New York Post.

El grupo de Silicon Valley ha recaudado $2.1 millones de dólares en fondos de los contribuyentes de la Ciudad de Nueva York este año escolar. Eso casi duplicó los $1.2 millones que ganó el lapso anterior, cuando el DOE expandió la instrucción remota, según los registros compilados por la oficina del Contralor de la ciudad.

Ahora los observadores esperan que las ganancias de IXL crezcan teniendo como vendedor a Carranza, originario de Arizona de padres mexicanos. Él “trae a la mesa una gran cantidad de contactos y personas que le deben favores” en Nueva York, Houston y San Francisco, donde ha dirigido distritos escolares, criticó Alina Adams, una madre de Manhattan y escritora que dirige el portal NYC School Secrets: Parents Helping Parents.

“Algunas de las personas encargadas de decidir si comprar o no productos IXL serán las mismas personas que contrató Carranza” siendo jefe de los planteles públicos de NYC, el distrito escolar más grande del país.

Sin duda, el nuevo trabajo de Carranza como alto ejecutivo de un proveedor del DOE plantea serias preguntas sobre conflictos de intereses. Según las leyes de la ciudad de Nueva York, los empleados municipales no pueden buscar trabajo, ni siquiera enviar un currículum, discutir oportunidades o entrevistas, con una empresa con la que están tratando como parte de sus labores, destaca la Junta de Conflictos de Intereses (COIB).

Carranza anunció su renuncia el 26 de febrero, efectiva el 15 de marzo, diciendo que necesitaba tiempo para llorar a once seres queridos perdidos por COVID-19. La empresa IXL anunció su contratación en un comunicado de prensa fechado el 1 de abril, menos de tres semanas después de su último día como Canciller escolar.

La empresa no respondió a las preguntas sobre cuándo comenzaron a negociar con Carranza. El DOE afirma que él “siguió todas las reglas de recusación y conflicto de búsqueda de empleo mientras se aseguraba su trabajo con IXL”

Otras reglas prohíben que los ex empleados de la ciudad que pasan al sector privado revelen o usen “información confidencial” para beneficio personal. No pueden comunicarse con su antigua agencia de la ciudad en nombre de un nuevo empleador durante un año. Y “nunca” pueden trabajar en un asunto, como un contrato, para un empleador que no sea de la ciudad si trabajaron en ello para la municipalidad de NYC.

La portavoz del DOE, Danielle Filson, dijo: “El excanciller Carranza se ha comprometido a seguir todas las reglas de conflictos y no se relacionará con los funcionarios escolares del DOE ni del NYCDOE en nombre de IXL durante un año”.

La empresa IXL ofrece programas educativos de computación sobre matemáticas, lenguaje, artes, ciencias y estudios sociales para los grados de kínder a 12, y herramientas como Rosetta Stone, para enseñar idiomas extranjeros.

“Soy un neoyorquino, no por nacimiento, sino por elección. Un neoyorquino que ha perdido a 11 familiares y amigos cercanos a causa de COVID. Y un neoyorquino que francamente necesita tomarse un tiempo para llorar”, dijo al anunciar su renuncia. “Ha sido el honor de toda una vida servir como canciller”, agregó Carranza, quien también ha sido cantante de mariachis.