Cómo interviene el consumo de probióticos en la rápida pérdida de peso

Integrar como parte fundamental de la rutina diaria el consumo de probióticos, es el secreto para ganar salud y perder de peso más rápido. Se asocian con grandes beneficios para reducir el apetito y el porcentaje de grasa corporal, además son un poderoso antiinflamatorio

Los probióticos brillan por su poder saciante, por lo tanto son ideales para controlar los antojos y la ansiedad por comer.
Los probióticos brillan por su poder saciante, por lo tanto son ideales para controlar los antojos y la ansiedad por comer.
Foto: Shutterstock

La estrecha conexión entre la salud intestinal, el sistema inmunológico y el peso corporal, es innegable. No en vano en los últimos meses la tendencia de salud enfatiza sobre la importancia de gozar de un sistema intestinal sano y fuerte. Con base en ello una de las más recurrentes recomendaciones médicas es integrar en la rutina diaria el consumo de probióticos. Son microorganismos vivos que aportan valiosos beneficios para la salud cuando se comen, lo mejor de todo es que se encuentran disponibles en la amplia gama de alimentos fermentados y en suplementos ¿Lo mejor de todo? Juegan un papel fundamental en la pérdida de peso y se asocian con una peculiar capacidad para perder grasa abdominal. Los estudios han comprobado que las bacterias intestinales pueden afectar la regulación del peso corporal. 

Además es bien sabido que los probióticos se relacionan con grandes beneficios para mejorar la función inmunológica, la salud digestiva y cardíaca. Su consumo hace más fuerte al sistema de defensas del organismo y es un buen aliado en la prevención de enfermedades e infecciones. 

Lo cierto es que los cientos de microorganismos que residen en el sistema digestivo, ejercen importantes funciones. De hecho se estima que la mayoría de estas bacterias son beneficiosas y se relacionan con la producción de varios nutrientes importantes, incluida la vitamina K y ciertas vitaminas del complejo B. También ayudan a descomponer la fibra, que el cuerpo no puede digerir, convirtiéndola en ácidos grasos beneficiosos de cadena corta como el butirato. Sobre su papel en la pérdida de peso se sabe que hay dos principales familias de bacterias buenas en el intestino: los  bacteroidetes y los firmicutes ¿La buena noticia? El peso corporal está relacionado con el equilibrio de estas dos familias particulares familias de bacterias. 

Con base en lo anterior llama de manera peculiar la atención saber que según los estudios realizados, las personas de peso moderado tienen diferentes bacterias intestinales que aquellas con sobrepeso u obesidad. En resumen en la mayoría de los estudios, las personas con obesidad presentaban mayor cantidad de bacterias  firmicutes y menos bacteroidetes, en comparación con las personas de peso moderado. Este tipo de hallazgos ha llevado a los investigadores a concluir que las personas con obesidad tienden a tener bacterias intestinales menos diversas que las personas delgadas ¡Impresionante! Es más, las personas con obesidad que tienen bacterias intestinales menos diversas tienden a ganar más peso. 

¿Cuáles son los beneficios de los probióticos en el peso corporal?

Actualmente la ciencia sigue analizando los métodos por los cuales los probióticos afectan el peso corporal y la grasa abdominal, sin embargo se cuenta con revelaciones interesantes. En primer lugar se ha comprobado que los probióticos influyen positivamente en el apetito y el uso de energía a través de la producción de acetato, propionato y butirato, que son ácidos grasos de cadena corta. Además se ha comprobado que ciertos probióticos pueden inhibir la absorción de grasa en la dieta, lo cual aumenta la cantidad de grasa excretada con las heces. Por lo tanto, el consumo cotidiano de probióticos hace que el cuerpo recolecte menos calorías de los alimentos que consume. De hecho se ha descubierto que ciertas bacterias, como las de la familia Lactobacillus, funcionan de esta manera.

Lo mejor de todo es que los probióticos combaten el sobrepeso y la obesidad de muchas otras formas. Intervienen en la liberación de las hormonas que reducen el apetito: el péptido 1 similar al glucagón (GLP-1) y el péptido YY (PYY). Se sabe que el aumento de los niveles de estas hormonas es de gran ayuda para que el organismo queme más grasas y calorías. También su potencial saciante es de gran ayuda para combatir la ansiedad por comer y son de gran ayuda para controlar los excesos. También causan un aumento de los niveles de proteínas reguladoras de la grasa. En específico pueden aumentar los niveles de la proteína similar a la angiopoyetina 4 y esto puede conducir a una disminución del almacenamiento de grasa. 

Los probióticos son un poderoso antiinflamatorio. Mejoran la salud del revestimiento intestinal y pueden reducir la inflamación sistémica relacionada con la obesidad, también protegen al organismo de diversas enfermedades asociadas con la inflamación crónica.

De manera particular se ha demostrado que los probióticos son un gran aliado para reducir el porcentaje de grasa corporal. De hecho se cuenta con estudios en los que se ha comprobado que ciertas cepas de la familia Lactobacillus, son específicamente benéficas para eliminar la grasa abdominal. Tal es el caso concreto de Lactobacillus fermentum o Lactobacillus amylovorus, que tienen el potencial de reducir la grasa corporal entre un 3 y un 4% en aproximadamente un mes. Su ingesta regular también se asocia con beneficios para disminuir la masa de grasa corporal y circunferencia de cintura. 

Crear el hábito de consumir probióticos como parte de la rutina cotidiana es una costumbre llena de bondades para la salud y el peso corporal. Apuesta por consumirlos a través de los alimentos fermentados más populares: yogurt, kéfir, kombucha, kimchi, chucrut y el miso. También se recomienda complementarlo con el consumo de suplementos, son accesibles y una buena manera de garantizar la ingesta recomendada y así llenarte de sus excepcionales beneficios.

Te puede interesar: