Miles de neoyorquinos con un “pie en la calle” si no decretan nueva extensión de moratoria de rentas

La orden ejecutiva que prohíbe los desalojos se vence el próximo 1 de mayo y organizaciones denuncian lentitud en programas de alivio de alquileres

Pedro Hérnandez, su esposa y sus dos hijos temen ser desalojados.
Pedro Hérnandez, su esposa y sus dos hijos temen ser desalojados.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Si el gobernador Andrew Cuomo no decreta una extensión de la moratoria de desalojos residenciales en Nueva York, una medida que expira el próximo 1 de mayo, el mexicano Pedro Hernández, su esposa y sus dos hijos, como miles de residentes de la clase trabajadora de la Gran Manzana, podrían estar al borde de ser desalojados de su departamento en El Bronx.

Pedro laboraba como ‘sanduchero’ en un ‘deli’ de Manhattan y el año pasado se quedó sin trabajo por los efectos de la pandemia del COVID-19. Ahora solo consigue ingresos ocasionales “para comer”. Pero los llamados de su casero a su puerta y a su teléfono no cesan.

“Nosotros nunca nos habíamos retrasado en la renta antes de la pandemia. Es muy triste… si no extienden la moratoria o no se acuerdan ayudas o arreglos de pago, nosotros formaremos parte de la gente que vive en las calles”, confesó angustiado el inmigrante que dejó su natal Guerrero hace 15 años.

Su esposa María destacó que como las clases de sus niños en la escuela son a distancia, ella tampoco puede salir a ‘chambear’ a tiempo completo.

“Cada vez que llega un fin de mes nos entra una angustia, porque el casero nos empieza a presionar. A veces ha ido hasta la casa. Nosotros entendemos que él necesita su dinero, pero en nuestro caso se trata de que no tenemos a dónde ir. Desde que llegamos a este país no hemos hecho otra cosa que trabajar dignamente. La pandemia nos destruyó por completo”, contó María.

Esta familia de mexicanos se unió este lunes a una demostración en ‘Foley Square‘, en el Bajo Manhattan, en donde compartieron con cientos de neoyorquinos la misma angustia y la misma petición: ¡Extiendan la moratoria! ¡Aprueben el programa de alivio para pagar la renta!

Organizaciones presionan para que no se abra una ventana que lleve a la corte a miles de inquilinos. (Foto: F. Martínez)

Programa de alivio atascado

Líderes de organizaciones como Vivienda Justa para Todos, ‘Make The Road Nueva York’ (MRNY) y Comunidades por un Cambio NY,  señalaron que el Programa Estatal de Reducción de Alquileres está atascado en “pasos burocráticos” y es posible que no se apruebe hasta finales de mayo, dejando un lapso para que miles de personas sean echadas a la calle.

La extensión solicitada por los manifestantes es de 180 días, para garantizar la estabilidad de la vivienda para los inquilinos con dificultades en vecindarios de bajos ingresos en todo Nueva York.

Para el trabajador de mantenimiento boliviano Jesús Morales, de 55 años, la extensión de la medida ejecutiva que prohibiría a los propietarios de inmuebles iniciar procesos de desalojos en cortes o presionar con interrupciones de servicios, no es suficiente.

“Mi esposa y yo desde que nos quedamos desempleados en noviembre, ya tenemos una deuda de 2,200 dólares en renta, con lo poco que hemos recibido hemos dado nuestros abonos. Pero la deuda se seguirá acumulando, hasta que no exista una medida verdadera. El ‘landlord’ de mi edificio no dudaría en echarnos de inmediato, si encuentra un hueco legal, así sea de unas horas ”.

Entre tanto, el colombiano Luis Gil se acercó a la protesta para apoyar a centenares de residentes de su vecindario en Queens que viven con la pesadilla de ser desalojados.

“Yo no tengo problema con la renta, pero apoyo esta solicitud porque veo mucha gente sufriendo. No queremos vivir más el dolor de conocer que una sola familia se quedó sin hogar. Ya Nueva York tiene suficiente”, reaccionó Gil.

Asimismo, Gregori Rompapas, propietario de un par de departamentos en el vecindario de Astoria en Queens, aduce que “esta es una situación en donde todos sufren”.

“Yo puse el trabajo y la inversión de toda mi vida en estos inmuebles. En general los propietarios hemos sido muy humanos en la ciudad. Cualquier apoyo a los inquilinos es un apoyo a los ‘landord’ también. Pero basta ya que nos satanicen. Aquí nosotros no somos los malos“, puntualizó el empresario.

El Diario consultó a la oficina del gobernador Cuomo sobre sus planes en esta materia de ‘vida o muerte’ para miles de familias, pero no había recibido respuesta.

Luis Gil, residente de Queens: “No queremos ver a más familias sufriendo”. (Foto: F. Martínez)

Asambleístas apuran un alivio

El pasado viernes dos legisladores estatales presentaron un proyecto de ley para extender la moratoria hasta el 31 de agosto, con el objetivo de brindar un desahogo a los neoyorquinos que continúan luchando para pagar el alquiler.

“Esto evitará que la gente sea arrojada a las calles. No queremos que más personas se queden sin hogar, especialmente durante una pandemia”, comentaron los patrocinadores de esta propuesta legislativa Jejj Dinowitz y Brian Kavanaugh.

El anteproyecto obligaría a los propietarios a proporcionar un formulario de declaración de dificultades a cualquier inquilino que pretenda desalojar. Si un inquilino llena el formulario declarando que la pandemia ha creado una dificultad financiera, que puede incluir la pérdida de un trabajo, esa persona estará protegida contra el desalojo hasta el 31 de agosto.

La propuesta también detendría temporalmente los procedimientos de ejecución hipotecaria para pequeños propietarios, que presenten trámites ante sus prestamistas o tribunales expresando dificultades.

La introducción de este anteproyecto de ley se produce cuatro meses después de que Cuomo firmara una legislación similar, la cual creó la moratoria actual que se vence el 1 de mayo.

“Es una curita”

Pero, además de la pausa en los desalojos como medida de emergencia, miles tienen las esperanzas en el plan de “pago de renta” que podría obtenerse de recursos de ayuda federal de $2,300 millones de dólares de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense, destinada a aliviar a los inquilinos atrasados en el pago de la renta.

En el plan se prioriza en el texto inicial para quienes vivan en un edificio de 20 unidades o menos, que hayan estado desempleados por más de tres meses desde el momento de la solicitud, o sean víctimas de violencia doméstica. A los propietarios que acepten estos fondos se les prohibirá desalojar a los inquilinos por más de un año.

Cea Weaver, organizadora del grupo de derechos de los inquilinos ‘Housing Justice for All’, calificó esta propuesta como una “curita bastante buena”, pues no queda claro lo que podría suceder si un propietario intenta llevar a un inquilino a los tribunales, en lugar de aceptar la ayuda.

Según los detalles de la propuesta los legisladores, el Estado mantendría los atrasos en reserva si el propietario no coopera, estableciendo una “presunción” contra el propietario si opta por llevar al inquilino a un tribunal de vivienda. Eso podría poner el destino de muchos inquilinos en manos de los jueces, subrayan los activistas.

El dato:

  • 1.2 millones de inquilinos en Nueva York enfrentan retrasos en pago de meses de renta y la posibilidad de desalojo.
  • 1 año de alquiler vencido para los inquilinos que no ganen más del 80% del ingreso medio del área, es decir, un poco menos de $82,000 en la ciudad de Nueva York, y puedan demostrar que experimentaron dificultades financieras por el COVID-19, es la propuesta principal del plan de auxilio de rentas que reposa en la Asamblea Estatal.