Cuáles son las 5 populares salsas mexicanas más fáciles de hacer

México tiene salsas con una gran variedad de ingredientes, colores y sabores; mientras unas salsas son tan complejas como el mole hay otras que requieren de muy pocos ingredientes, son rápidas y fáciles de preparar

Cuáles son las 5 populares salsas mexicanas más fáciles de hacer
El pico de gallo es una salsa fresca con tres ingredientes principales que le dan los colores de la bandera mexicana.
Foto: Shutterstock

Las salsas son parte importante dentro de la gastronomía mexicana. La mayoría de sus platillos estan acompañados de una salsa. En México hay más de 100 salsas de diferentes colores, texturas y sabores; las hay crudas, cocidas y mixtas. Algunas son de preparación sencilla y con pocos ingredientes como el guacamole, hasta las más complejas como las salsas para pipián y el mole.

Las salsas más tradicionales como la salsa ranchera están preparadas en el molcajete, en donde los ingredientes sueltan todas sus esencias y aceites, mezclándose entre sí. Muchas de las salsas mexicanas existen desde la época prehispánica donde además de los tomates y los chiles, ya se integraban una gran variedad de ingredientes como cacahuates, cacao y especias.

Elegimos 5 salsas tradicionales mexicanas que tienen un gran sabor y que puedes elaborar fácilmente con pocos ingredientes.

1. Pico de gallo

El pico de gallo es una fresca que también se conoce como “salsa mexicana”, sus ingredientes básicos son el tomate, la cebolla y el chile jalapeño (o chile serrano) y conforman los básicos tres colores de la bandera de México. Es perfecta para botanear pero también para acompañar carnes, aves y pescado.

Existen otras variantes que integran otros ingredientes como la jícama, naranja, mango, xoconostle, piña e intercambian la cebolla blanca por cebolla morada.

Ingredientes: 3 jitomates picados, 1 cebolla mediana picada,  6 chiles serranos picados, 1/2 taza de cilantro picado, jugo de limón y sal al gusto.

Mezcla todos los ingredientes y si lo deseas puedes añadir un poco de aceite de oliva.

2. Salsa macha

Salsa macha
Foto: Shutterstock

La salsa macha prepara con chiles de árbol, es picante y sabrosa. Tiene la ventaja de que puede preservarse durante varias semanas ya que no tiene agua, se conserva en aceite.

Ingredientes: 50 gramos de chiles de árbol secos, 1/3  taza de aceite vegetal o de oliva, un diente de ajo grande y sal. Si lo deseas puedes agregar cacahuates al gusto.

Fríe los chiles ligeramente junto con los cacahuates moviendo rápidamente para evitar que se quemen. Deja que los chiles se enfríen y tritúralos en una licuadora o procesador junto con el ajo y sal al gusto. Guarda la sal en un frasco de vidrio y agrega el aceite sobrante.

3. Guacamole

Guacamole
Foto: Shutterstock

El guacamole es de las salsas más cremosas, deliciosas y fáciles de preparar. Los mexicas solían llamarle ahuacamolli (náhuatl), que significa mole de aguacate.

Ingredientes: un aguacate Hass maduro, 2 cucharadas de cebolla blanca picada, ¼ de cucharadita de sal, ¼ de taza de cilantro picado, un chorrito de jugo de limón y una o dos cucharadas de chile serrano o jalapeño picado.

Tritura la cebolla, el chile, la sal y la mitad del cilantro hasta obtener una pasta en un molcajete u otro mortero. También puedes picar y triturar los ingredientes en una tabla de cortar con un cuchillo grande o un tenedor, para luego transferir a un tazón.

Agrega la pulpa de aguacate al mortero o tazón; mezcla bien y luego agrega el resto del cilantro y tritura ligeramente, sazona al gusto con jugo de limón, más chile y sal si lo deseas.

4. Salsa tamulada de chile habanero

chile habanero
Foto: Shutterstock

La salsa tamulada es una salsa de chile habanero parte de la cocina yucateca. Es muy sencilla en su preparación y perfecta para quienes disfrutan de salsas ácidas y picantes.

Ingredientes: 2 chiles habaneros, 1 cucharadita de sal y ½ taza de jugo de naranja agria o limón.

Asa los chiles habaneros en el comal, corta los chiles en trozos y martaja junto con la sal. Añade el jugo de naranja agria o de limón y mezcla con una cuchara para incorporar los ingredientes. Por cada 4 cucharadas de limón agrega una cucharada de vinagre.

5. Salsa Ranchera

Salsa mexicana
Foto: Rodnae Productions/Pexels

La salsa ranchera o salsa molcajeteada es una de las más populares de la cocina mexicana. Tiene notas ahumadas y picor intermedio. Es perfecta para los huevos rancheros, chilaquiles, enchiladas, tostadas, sopes, picadas, garnachas y otros platillos.

Esta salsa mexicana no tiene similitud con el aderezo rach o ranch sauce popular en los Estados Unidos.

Ingredientes: ½ kg de tomates maduros, 2 chiles serranos verdes, ½ cuarto de cebolla blanca, 2 dientes de ajo medianos y 1/2 cucharadita de sal.

Sus ingredientes se asan en un comal y luego se martajan o licúan. También pueden molerse crudos o previamente cocidos en agua (solo los chiles y el tomate); después se fríe la salsa con un poco de aceite para que se sazone.

Son una gran variedad de salsas mexicanas que puedes preparar con pocos ingredientes y de manera sencilla, entre otras opciones populares se encuentran la salsa verde con tomatillo y la salsa taquera.

Te puede interesar: