Vendedores ambulantes en el Hudson Yards denuncian represión de oficiales del NYPD

Aseguran que policías impusieron multas a pesar de una orden de la Adminstración De Blasio de no ejercer acciones contra los vendedores, en lo que califican es un plan de empresas ricas de la zona para sacarlos

Vendedores ambulantes denuncian represión del NYPD en Hudson Yards
Vendedores ambulantes denuncian represión del NYPD en Hudson Yards
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Con pancartas con frases como “más churros menos policías”, vendedores ambulantes se agolparon ayer en una plaza de Hudson Yards, en Manhattan, para denunciar a la Policía de Nueva York por actos de acoso y violar una orden dada hace casi cuatro meses por la Administración De Blasio, que exige que el NYPD no realice labores de cumplimiento de la ley contra trabajadores ambulantes y de comida.

Los manifestantes se levantaron en protestas, luego de que esta semana vendedores que llevan años en la zona, recibieron varios tickets, según ellos, de manera injusta y en un acto que califican, parte de un plan entre las empresas del sector y la policía para sacarlos que Hudson Yards.

Así lo denunció la asambleísta estatal Jessica González Rojas, quien junto a la senadora Jessica Ramos impulsan un proyecto de ley para que se levante el límite de permisos de venta ambulante en Nueva York y todos los vendedores puedan tener el derecho al trabajo respaldado con licencias.

Hace cuatro meses el Alcalde dijo que la Policía no tendría jurisdicción sobre los vendedores ambulantes y ellos siguen imponiendo tickets . Eso es inaceptable. Tenemos que defenderlos y garantizar que todos los vendedores de Nueva York sean tratados con dignidad y aunque no les guste a muchos, vamos a lograr que haya más churros y menos policías“, comentó la legisladora estatal.

La política, de origen inmigrante, también hizo un llamado a la Administración De Blasio para que meta en cintura al NYPD y reprenda a los oficiales que están ignorando sus mandatos.

“El Alcalde debe asegurarse de que sus policías sigan las reglas. Es completamente injusto que sigan yéndose por encima de las decisiones que se han hecho. Poner multas a estos vendedores no ayuda a la ciudad, cuando son de los más vulnerables de Nueva York”, dijo la asambleísta. “Si están cometiendo alguna violación, deben poder arreglarla y manejarla, pero no puede seguir el NYPD asustando a los inmigrantes. La Policía merece ser reprendida por esto, por no respetar las leyes. Están abusando y tenemos pruebas“.

Denuncian “una doble moral”

Mohamed Attia, director del Proyecto de Vendedores Ambulantes del Centro de Justicia Urbana, criticó a la Administración De Blasio, por lo que definió como “una doble moral”, al permitir que vendedores ambulantes sigan siendo acosados por la policía y dijo que si no se pone freno ahora mismo, se corre el riesgo de que la represión policial a los trabajadores vuelva a todos los condados. Asimismo, denunció que los policías están actuando al servicio de intereses de grupos ricos de Hudson Yards que no quieren ver vendedores en sus aceras.

“Nos decepciona que el Gobierno de la Ciudad de Nueva York siga fallando a los vendedores y no cumpla su palabra. Esta semana vimos que la policía de Nueva York todavía los acosa y penaliza para satisfacer el deseo de un desarrollador multimillonario”, dijo el activista. “Es hora de que el gobierno de la ciudad impida que estos acosadores actúen como si fueran dueños de la ciudad. La represión de la policía de Nueva York contra los vendedores es inaceptable y el alcalde debe rendir cuentas por sus palabras”.

Sobre las denuncias de los vendedores de Hudson Yard afectados, los manifestantes mencionaron que comenzaron a ser desplazados con la ampliación de macetas de árboles, un plan que según afirmaron, es para quitarlos del espacio. Detrás del plan también señalan a “Related Companies”, del donante de Trump, Stephen Ross, quien según revelaron, es dueño de una fortuna de 7,200 millones de dólares.

En plena manifestación apareció una inspectora del Departamento de Salud e Higiene Mental, lo que los manifestantes llamaron como el claro ejemplo de que la Ciudad está sirviendo a los intereses de los ricos de Hudson Yards para sacar a los vendedores del área.

Ernestina Sánchez, quien vende verduras en Corona, Queens junto a Heliodora Vivar

Ernestina Sánchez, quien vende verduras en Corona, Queens, también se sumó a la protesta y aseguró que aunque la Policía no volvió a ponerles multas a los vendedores de esa zona, constantemente se paran al lado de los puestos de los trabajadores de manera intimidante.

“Nosotros estamos trabajando tranquilos y lo único que queremos es que no molesten a la gente y que no nos quieran meter miedo”, dijo la mexicana.

La presidenta de Manhattan, Gale Brewer, denunció que sencillamente los ricos de Hudson Yard quieren a los pobres que se ganan la vida vendiendo comida, fuera de sus edificios.

“Las corporaciones están tratando de perseguir a los vendedores porque han decidido que los vendedores ambulantes no encajan con la estética del vecindario. Es especialmente insensible para las empresas inmobiliarias”, dijo la política.

El concejal Brad Lander, candidato al puesto de Contralor municipal y ávido defensor de la comunidad inmigrante, manifestó su molestia por el actuar del NYPD y envió un mensaje a los empresarios adinerados de Hudson Yard y a la Uniformada.

“Esta represión tiene que parar ya. Y si no les gusta ver a vendedores ambulantes en las aceras, tienen que irse a otro lado ustedes, porque los vendedores son parte de Nueva York y las aceras pertenecen a la gente no a las corporaciones“, dijo el legislador.

Related Companies, la firma de Hudson Yards, negó que tengan nada que ver con lo que ocurre con los vendedores ambulantes, pero advirtieron que apoyan el actuar de la policía, porque es necesario que hagan cumplir las leyes.

“Los vendedores deben operar de manera legal y segura y la Ciudad tiene regulaciones claras que hacen cumplir para garantizar que todos sigan la ley. Hudson Yards, High Line y el área circundante experimentan visitas extraordinarias y, como resultado, los espacios públicos abiertos deben ser administrados para la seguridad de los peatones y el acceso al FDNY”, dijo un vocero de esa compañía, a través de un comunicado.

NYPD defiende su proceder

Tras conocer las acusaciones, el NYPD admitió haber emitido cuatro tickets a vendedores de Hudson Yards y estar ayudando a las empresas de la zona, pero defendieron su proceder.

“Los oficiales dieron repetidas advertencias durante el transcurso de una semana a los vendedores que bloqueaban el paso peatonal en Hudson Yards. Esos oficiales están dedicados a ayudar a las empresas locales a salir de la pandemia del COVID-19 en curso y trataron de trabajar con los vendedores para abordar el problema”, dijo la detective Sophia Mason, vocera del NYPD. “Los oficiales pidieron a los vendedores que cambiaran ligeramente sus operaciones y les advirtieron en múltiples ocasiones sobre la necesidad de que todos (peatones, comerciantes, vendedores y otros) compartieran ese espacio congestionado de la ciudad. Después de que las advertencias quedaron sin respuesta, se emitieron cuatro citaciones”.

La Administración De Blasio no se pronunció.

La vendedora ambulante Francisca Eleazar