Claves sobre el debate por un cuarto cheque de estímulo

Continúa la discusión pública sobre un ayuda adicional directa a los estadounidenses similar a los $1,400 dólares del Plan de Rescate Estadounidense, pero hay pocos avances al respecto

Claves sobre el debate por un cuarto cheque de estímulo
La Administración Biden deja a congresistas el impulso de un cuarto cheque de estímulo.
Foto: Getty Images

El debate público sobre un posible cuarto cheque de estímulo ha sido una especie de bola de nieve que ha crecido ante el reimpulso de una iniciativa en Change.org y los comentarios de la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, quien dejó a los congresistas la decisión de considerar ayuda extra directa a estadounidenses.

De entrada, el presidente Joe Biden no se ha expresado públicamente ni a favor ni en contra de un estímulo similar a los $1,400 dólares aprobados con el Plan de Rescate Estadounidense (ARP).

Tampoco los líderes demócratas, Nancy Pelosi (California), presidenta de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer (Nueva York), líder de la mayoría del Senado, se han expresado a favor de una propuesta que al menos 75 congresistas demócratas han empujado.

La Administración Biden busca que los congresistas se enfoquen en el Plan de Empleos Estadounidense y el Plan para Familias Estadounidenses.

Lo que dijo la Casa Blanca

En su conferencia de prensa del 4 de mayo, la portavoz Psaki  descartó mencionar que la Administración Biden impulse un cuarto cheque de estímulo y defendió el Plan para Familias Estadounidenses.

“En la nueva propuesta del presidente pide una extensión del Crédito Fiscal por Hijo”, dijo en respuesta a cuestionamientos.

Insistió en el plan de extender a 2025 el crédito fiscal que enviaría $3,600 dólares por menor de 6 años y hasta $3,000 dólares para menores de entre 6 y 17 años.

“Miles de familias continuarán recibiendo los pagos en forma regular”, expuso en referencia a que el IRS implementaría el programa similar al ARP de enviar la ayuda mensual.

Ante la insistencia sobre un paquete de ayuda similar a los $1,400 dólares aprobados en marzo, la funcionaria echó la bolita a los congresistas.

“Vamos a ver lo que proponen los miembros del Congreso”, indicó, para luego rematar: “Esos no son gratuitos”.

Los congresistas

Un grupo de al menos 75 congresistas han pedido al presidente Biden más ayuda directa. Lo hicieron representantes y senadores a través de dos cartas.

“(Deben aprobarse) pagos directos recurrentes y extensiones automáticas del seguro de desempleo vinculadas a las condiciones económicas”, escribieron senadores como el presidente del Comité de Presupuesto, Bernie Sanders (Vermont) y Kirsten Gillibrand (Nueva York).

Al menos 50 representantes enviaron una misiva similar.

“Esta crisis está lejos de terminar y las familias merecen la certeza de que pueden poner comida sobre la mesa y tener un techo sobre sus cabezas”, consideraron. “Las familias no deben estar a merced de los plazos legislativos en constante cambio y las soluciones ad hoc”.

Sin embargo, ninguno de los grupos ha vuelto a impulsar el tema y fuentes del Congreso confirmaron que no hay un proyecto específico.

Millones de firmas

Una petición en Change.org lanzada antes de que se aprobara el ARP pide al Congreso que entregue cheques de estímulo mensuales de $2,000 dólares a los estadounidenses y la semana pasada superó los 2 millones de firmas.

La iniciativa fue publicada por la propietaria de un restaurante en Denver, Stephanie Bonin, quien destaca las dificultades que su negocio y muchos otros han enfrentado como consecuencia de los cierres de comercios.

Al tiempo que logró más firmas, empresarios como Bonin son apoyados con fondos directos del ARP, como lo destacó la Casa Blanca sobre el Fondo de Revitalización de Restaurantes (RFF, en inglés), un programa de $28,600 millones de dólares para restaurantes, bares, food trucks y otros establecimientos.