Los 4 síntomas más comunes del COVID prolongado, según la Clínica Mayo

En muchos casos, la infección causada por el virus SARS-CoV-2, afecta de tal manera al sistema inmunitario que el paciente puede presentar problemas de salud importantes meses después de haber cursado la enfermedad

Los 4 síntomas más comunes del COVID prolongado, según la Clínica Mayo
Cualquier persona que haya enfermado de COVID-19, aún sin síntomas graves, puede padecer COVID prolongado.
Foto: Unsplash

Un buen porcentaje de sobrevivientes de la enfermedad de COVID-19 presentan lo que se ha llamado “síndrome post-COVID” o “COVID prolongado”, es decir, secuelas importantes después de la infección. El virus afecta de manera tan puntual al sistema inmunitario que algunas personas puedes tener síntomas durante meses, y estos son los más comunes, según un nuevo estudio de la Clínica Mayo.

A fin de identificar las consecuencias a largo plazo de haber padecido COVID-19 y ayudar a los sobrevivientes a lidiar con ellas, la Clínica Mayo estableció un programa de rehabilitación llamado COVID-19 Activity Rehabilitation Program (CARP). Los primeros 100 pacientes inscritos al programa, de 45 años de edad en promedio, fueron monitoreados con fines de investigación.

Los especialistas de la Clínica Mayo identificaron cuatro síntomas comunes en este grupo de participantes que se infectaron de COVID-19, que recibieron tratamiento entre junio y diciembre de 2020 y que, en su mayoría, no requirieron hospitalización. Dichos síntomas son:

  1. Fatiga, en el 80% de los casos.
  2. Problemas respiratorios, en un 59%.
  3. Problemas neurológicos, también en 59%.
  4. Dificultades para realizar actividades básicas de la vida diaria, en un 34% de los pacientes.

Pocos regresan a su vida normal

En cuanto a los problemas neurológicos, los investigadores encontraron que estas afecciones suelen derivar en deterioro cognitivo, trastornos del sueño y síntomas de salud mental. Otra investigación publicada en JAMA Network reveló que más del 80% de enfermos hospitalizados por COVID-19 presentan daño cerebral, pero el estudio de Clínica Mayo encontró este tipo de problemas en pacientes que no requirieron atención hospitalaria.

Un 45 por ciento de los pacientes que reportaron problemas neurológicos también informaron tener problemas con su pensamiento, lo que se conoce como “niebla mental”, una condición que afecta todos los aspectos de la vida, según los investigadores.

La investigación también explica que cualquier persona que se haya infectado de COVID-19 puede presentar síntomas prolongados, no sólo quienes cursaron la enfermedad grave. De hecho, el estudio de la Clínica Mayo encontró que el 75% de los pacientes con síntomas prolongados no tuvieron que ser hospitalizados por COVID.

Además, sólo uno de cada tres pacientes había regresado a su trabajo sin restricciones en el momento en que se realizó el estudio, pues la mayoría ha requerido terapia ocupacional, fisioterapia o rehabilitación cerebral.

Estos resultados apoyan la opinión de la comunidad médica y científica que señala la importancia de que la población se vacune por completo contra COVID tan pronto como sea posible, especialmente cuando las vacunas contra COVID-19 han sido aprobadas para personas a partir de los 12 años de edad.