Cómo avanza en el Congreso un cuarto cheque de estímulo

Más de 80 congresistas respaldan ayuda adicional similar a los $1,400 dólares del Plan de Rescate Estadounidense, algunos incluso apoyan que sean dos rondas más

Cómo avanza en el Congreso un cuarto cheque de estímulo
El presidente Biden no ha expresado apoyo a un cuarto cheque de estímulo.
Foto: Oliver Contreras / Getty Images

A pesar del respaldo de más de 80 congresistas para un cuarto cheque –incluso un quinto– no existe en el Congreso un proyecto formal para impulsar un pago adicional directo a las familias.

Tampoco hay un respaldo por parte de los líderes del Congreso, Nancy Pelosi (California), presidenta de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer (Nueva York), líder de la mayoría en el Senado. Ambos están enfocados en el proyecto económico para infraestructura, empleos y familias del presidente Joe Biden, incluso en la posibilidad de aprobar una reforma migratoria.

La discusión pública sobre un posible pago similar a los $1,400 dólares otorgados por el Plan de Rescate Estadounidense (ARP) se ha mantenido desde marzo, pero la Casa Blanca se ha resistido a apoyar una nueva ayuda.

La portavoz Jen Psaki fue clara en abril, cuando señaló que dependería de una propuesta de los congresistas, pero advirtió que esos cheques de estímulo “no son gratuitos”, en referencia a que tienen un alto costo al erario, además del conflicto legislativo que representan.

Hay una carta emitida el 17 de mayo por miembros del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, pero sin el respaldo del presidente de la misma, Richard Neal (Massachusetts) o de algún otro miembro de alto rango, que pide a Biden apoyar más ayudas.

La misiva impulsada por el representante Jimmy Gomez –y firmada por otros seis— promueve la extensión del bono al seguro de desempleo, que concluye en septiembre, así como un cuarto y quinto cheques de estímulo, bajo el argumento de que ayudará a sacar de la pobreza a 28 millones de personas.

“Los cheques de $1,400 del ARP mantendrán a 11 millones de personas fuera de la pobreza este año, y la expansión del UI (bono desempleo) y otras disposiciones en el proyecto de ley representarán los otros cinco millones”, defiende la misiva. “Un cuarto y quinto cheques podrían mantener a otros 12 millones fuera de la pobreza”.

Agrega que combinado con los efectos del ARP, los pagos directos podrían reducir el número de personas en situación de pobreza en 2021 de 44 millones a 16 millones.

Aunque antes de la aprobación del ARP economistas y analistas financieros respaldaron el envío de un tercer cheque de estímulo, actualmente se enfocan en el reimpulso que tendría a la economía la implementación del plan económico del presidente Biden, quien incluso tuvo que reducir su Plan de Empleos Estadounidense a $1.7 billones de dólares, a fin de integrar a los republicanos a su proyecto.

“Creo que es poco probable en este momento”, dijo a CNBC el analista de Raymond James, de Ed Mills sobre un cuarto cheque de estímulo.

El experto insistió en que la Administración Biden se enfoca en el plan de infraestructura que ayudaría a crear empleos mejor remunerados en más de 100 profesiones.

Otros expertos incluso señalan que las comunidades más vulnerables, como los latinos, podrían ser de las más beneficiadas con la propuesta que pretende la reconstrucción de carreteras, puentes y aeropuertos.

La situación de los congresistas que impulsan un nuevo cheque de estímulo se complica, ya que el IRS continúa distribuyendo los fondos del ARP y en julio se comenzará a enviar mensualmente el Crédito Fiscal por Hijo, que dará a las familias $250 o $300 dólares por menor, dependiendo de las edades.

Adicional a ello, la presión de los empresarios para contratar personal ha empujado al presidente Biden a amagar con cancelar el bono al seguro de desempleo, lo que indica una postura inviable sobre una cuarta ronda de pagos.

Tampoco en la reunión bipartidista con líderes del Congreso del presidente Biden y la vicepresidenta Kamala Harris quedó clara la viabilidad de un cheque de estímulo, dado que los republicanos Mitch McConnell (Kentucky), líder de la minoría del Senado, y Kevin McCarthy (California), líder de la minoría en la Cámara, están más enfocados en evitar un incremento de impuestos corporativos y a quienes más ganan.

El avance de la aplicación de vacunas, la relajación de uso de mascarillas y la reapertura de negocios también complican el escenario para un ayuda adicional directa a los estadounidenses.