Rebautizan parque en memoria de Luis “Luo” Álvarez, héroe hispano en los atentados 9/11

Fue Marine y detective de la policía de Nueva York (NYPD), se convirtió en un destacado luchador por el Fondo de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre (WTC VCF) y murió de cáncer en 2019

Días antes de morir, junio 2019.
Días antes de morir, junio 2019.
Foto: Zach Gibson / Getty Images

Fue un día agridulce y emotivo para Alaine Álvarez mientras asistía a la inauguración del recientemente renombrado “Detective Luis G. Álvarez Memorial Park” en honor a su fallecido esposo, en Oceanside, Long Island (NY).

“Ahora más que nunca debemos aferrarnos a la esperanza”, dijo Alaine Álvarez el martes en la dedicación del nuevo nombre del pequeño parque en Terrell Avenue, a menos de una milla de donde vivía Luis Álvarez con su familia. “Un lugar donde uno puede venir y reflexionar sobre la vida, para encontrar una sensación de paz, claridad y conexión con la naturaleza”, afirmó la viuda.

Luis “Luo” Álvarez, ex Marine y ex detective de la policía de Nueva York (NYPD) que se convirtió en un destacado luchador por el Fondo de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre (WTC VCF), murió a los 53 años en junio de 2019. Su deceso fue el resultado de una larga batalla contra el cáncer derivada de su heroico trabajo en la Zona Cero después del 11 de septiembre.

Su madre Aida, que lucha todos los días por recuperarse de su pérdida, también está agradecida de que con este parque el legado de su hijo pervivirá. “Cuando estás en un ambiente positivo te sientes bien, así que espero que todos se sientan bien al venir aquí”, dijo la señora Álvarez, citó Fox News.

Esta inauguración del parque se produce cuando la fecha límite para registrarse en el Fondo de Compensación para Víctimas se acerca a fines de julio, después de que se había extendido.

“Es un ímpetu adicional y una preocupación adicional para los socorristas del 11 de septiembre porque escuchamos todo lo que se habla de comorbilidades”, dijo el teniente Mark Torre, oficial al mando del escuadrón de bombas de la policía de Nueva York y quien pasó 60 días trabajando en la Zona Cero tras los atentados de 2001. “Y muchos de nosotros tenemos diferentes dolencias y cosas, que nadie sabe realmente cómo podrían verse significativamente afectadas, negativamente afectadas por la introducción de todo el COVID”.

Si bien este parque está dedicado a Luis Álvarez, su hermano recordó que él siempre estuvo luchando por los demás y hubiera querido que este parque honrara a todas las víctimas del 11 de septiembre y a los socorristas. “Un verdadero testimonio del héroe desinteresado que fue”.

Al momento del ataque terrorista de 2001, Álvarez tenía 34 años de edad. El cáncer se le diagnosticó en 2016. Apenas dos semanas antes de fallecer, estuvo en una audiencia en Washington DC en la que el comediante Jon Stewart regañó al Congreso por no asegurar el dinero para un fondo de compensación a las víctimas establecido después de los ataques del 9/11.

Demacrado, el detective retirado dijo esa vez a los legisladores que estaba preparándose para recibir su 69ª sesión de quimioterapia para el cáncer de colon. Pero su hígado se paralizó y los médicos le dijeron que no había nada más que pudieran hacer.

El colapso del World Trade Center en septiembre de 2001 envió una nube de polvo espeso sobre el Bajo Manhattan y hubo incendios durante semanas. Miles de trabajadores de la construcción, oficiales de policía, bomberos y otros pasaron tiempo trabajando en el hollín, a menudo sin la protección respiratoria adecuada.

En los años posteriores, muchos han visto que su salud ha disminuido, algunos con enfermedades respiratorias o del sistema digestivo que aparecieron casi de inmediato; otros con males que se desarrollaron a medida que envejecían, incluido el cáncer.

Hasta 2019, más de 40 mil personas se habían inscrito en el Fondo de Compensación, que cubre enfermedades potencialmente relacionadas con haber estado en el sitio del World Trade Center, el Pentágono o Shanksville (Pensilvania), después de los ataques. Al momento se habían otorgado más de $5 mil millones de dólares en beneficios del fondo de $7,4 mil millones, con aproximadamente 21 mil reclamos pendientes.

Casi 3 mil personas murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania, en el peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos. Sólo 60% de las víctimas mortales de ese día han sido identificadas. Y muchas más han fallecido o reportado enfermedades en años posteriores, a consecuencia de los hechos.