Repartidor de Uber Eats llora por recibir modesta propina tras viaje de una hora y su video se viraliza

La experiencia de un hombre que lloró ante la desesperación de recibir una propina de $1.19 causó controversia en las redes y se hizo viral: tal vez las aplicaciones de este tipo de servicios deberían considerar en realizar algunos ajustes a favor de sus empleados

Repartidor de Uber Eats llora por recibir modesta propina tras viaje de una hora y su video se viraliza
Foto: BEN STANSALL / Getty Images

La pandemia ha sido severa para muchos y capitalizada económicamente por otros. Algunos consideran que las ayudas del gobierno federal deberían suspenderse y dejar de apoyar a la población estadounidense porque la vida está regresando a la normalidad, pero lo cierto es que hay gente que realmente necesita respaldo financiero.

Muestra de ello es la experiencia que se volvió viral, luego de que un empleado de Uber Eats compartió un video en Tik Tok, en el que llora ante la desesperación de recibir una modesta propina tras un largo viaje para realizar una entrega.

@deliveryguy100

#helpme #ubereatsdriver #traction #positiveforce

♬ original sound – Smithson Michael

Si bien es cierto que los clientes no están obligados a otorgar propinas, tal vez la empresa tiene áreas de oportunidad para mejorar las condiciones de sus colaboradores, porque de lo que ganan deben hacerse cargo de gastos como el mantenimiento de sus unidades de transporte, combustible, seguros, impuestos y lo que pueda surgir, lo repercute en el total de sus ingresos.

En esta ocasión el video fue compartido por Smithson Michael, que en su cuenta @deliveryguy100 dio a conocer su mala experiencia.

El reaprtidor narró que manejó por más de una hora para entregar un pedido por el cual recibió una propina de apenas $1.19 dólares, lo que le llevó a la desesperación y hasta las lágrimas para pedir a los clientes que entregaran propinas justas.

“Acabo de pasar una hora conduciendo por $1.19 dólares de propina. Quiero decir, ¿les haría daño a todos darnos una propina, tirarnos cinco dólares?”, dijo Michael.

El conductor comentó que la aplicación le había arrojado una comisión de apenas $2 dólares por la entrega.

“¿Qué es eso? Eso ni siquiera es suficiente para cubrir el gas… ¿Cómo se supone que voy a sobrevivir así?”, afirmó.

Michael agregó que es una persona sin hogar y que ha tenido que atrasar por cuatro meses el pago del auto que usa para sus entregas.

“Todo se vino abajo para mí y no he podido sostenerme, proveerme y estos son servicios esenciales”, y el repartidor agregó, “solo desearía que la gente supiera cómo era. Ojalá entendieran lo que era conducir para estos servicios”.

Como era de esperarse surgieron comentarios a favor y en contra. Mientras unos comentaron que los clientes no son responsables de la situación y están exentos de pagar propinas, otros consideran que hay que ser más generosos ante la situación por la que están atravesando todavía muchas personas tras la pandemia.

No faltó quien criticó a esta clase de empresas de reparto por aplicación, a quienes se les pide más comprensión y apoyo para sus empleados para evitar que su imagen corporativa se vea más deteriorada. También algunos clientes aprovecharon para externar quejas sobre el mal servicio de algunos repartidores.

También te puede interesar:

El adolescente de 16 años que ganó más de $100,000 dólares vendiendo productos que escasearon durante la pandemia

Bill Gates propone que los países ricos no consuman carne para revertir el cambio climático