Enfermedad renal crónica: los mejores alimentos que ayudan a proteger los riñones

Estimular la función renal a través de la alimentación es clave para disminuir la cantidad de desechos en la sangre y ayuda a prevenir daños mayores. Entre las principales recomendaciones se encuentra vigilar el consumo de potasio, sodio y fósforo, además es importante apostar por el consumo de alimentos naturales e integrales

Enfermedad renal crónica: los mejores alimentos que ayudan a proteger los riñones
Apostar por el consumo de alimentos ricos en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales, y libres de sodio es una de las principales medidas nutricionales para proteger a los riñones.
Foto: Ella Olsson / Pexels

Los riñones son órganos pequeños pero poderosos con forma de frijol que realizan muchas funciones importantes. Son responsables de filtrar los productos de desecho, liberar hormonas que regulan la presión arterial, equilibrar los líquidos en el cuerpo, producir orina y muchas otras funciones esenciales. Sin embargo al realizar tareas tan importantes son propensos a resultar dañados, en principio los factores de riesgo más comunes de la enfermedad renal son condiciones como la diabetes y la presión arterial alta. El azúcar en sangre descontrolado y la presión arterial alta causan daño a los vasos sanguíneos de los riñones, lo que reduce su capacidad para funcionar de manera óptima. Aunque también puede asociarse con la obesidad, el tabaquismo, la genética, el género y la edad.

Se cuenta con datos oficiales en los que se estima que se trata de un problema común que afecta aproximadamente al 10% de la población mundial. Lo preocupante es que puede volverse crónica y conducir a la insuficiencia renal; finalmente cuando los riñones no funcionan correctamente, los desechos se acumulan en la sangre, incluidos los productos de desecho de los alimentos. De tal modo que no resulta nada sorprendente decir que las personas con cualquier tipo de enfermedad renal deberán seguir una dieta especial. Es importante tener en cuenta que las restricciones dietéticas podrán variar según el nivel de daño renal y siempre deberán ser establecidas en conjunto con el apoyo de un nutricionista especialista. De hecho, se sabe que las personas en las primeras etapas de la enfermedad renal tienen restricciones diferentes a las que tienen insuficiencia renal, también conocida como enfermedad renal en etapa terminal.

Lo principal es apostar por el consumo de alimentos naturales, integrales, con abundantes nutrientes y evitar a toda costa los ultraprocesados. También una medida indispensable es vigilar de manera muy cautelosa el consumo de sodio que se encuentra en numerosos alimentos, los riñones dañados no pueden filtrar el exceso de sodio y esto hace que aumenten los niveles en sangre; de hecho sucede lo mismo con el fósforo. Complementario a ello, el potasio juega un papel fundamental. Con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar los mejores alimentos, avalados por especialistas que serán el mejor aliado para estimular el funcionamiento renal y evitar complicaciones mayores.

1. Coliflor

La coliflor es una de las verduras más nutritivas que existen y además es una extraordinaria fuente de nutrientes esenciales, entre los que se destacan: vitamina C, vitamina K y vitamina B, y el ácido fólico. Otro dato maravilloso es que se trata de un vegetal lleno de compuestos antiinflamatorios, como los indoles y es una excelente fuente de fibra. Es una alternativa baja en calorías y carbohidratos, versátil e ideal como una sana guarnición baja en potasio.  Una taza (124 gramos) de coliflor cocida contiene:

  • Sodio: 19 mg
  • Potasio: 176 mg
  • Fósforo: 40 mg
Coliflor.
Coliflor. /Foto: Pixaline/Pixabay

2. Arándanos

No solo son una adición deliciosa en la dieta, se destacan por sus beneficios hidratantes, un inmenso poder nutricional y simplemente son una de las mejores fuentes de antioxidantes que podemos consumir. En particular, contienen antioxidantes llamados antocianinas, que resultan uno de los mejores aliados para protegernos contra enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer, deterioro cognitivo y diabetes. También son una adición fantástica a una dieta saludable para los riñones, ya que son bajos en sodio, fósforo y potasio. Una taza (148 gramos) de arándanos frescos contiene:

  • Sodio: 1,5 mg
  • Potasio: 114 mg
  • Fósforo: 18 mg
Bayas
Arándanos. /Foto: Pexels

3. Lubina

En los últimos meses con especial énfasis médicos y expertos en nutrición recomiendan el consumo de pescados grasos en la dieta. Son una magnífica fuente de proteínas de alto valor biológico, contienen poderosos antiinflamatorios y omega-3. De manera particular se aconseja el consumo de lubina, que tiene altas cantidades de omega-3 y que benefician la salud en numerosas formas: disminuyen la inflamación, fortalecen al sistema inmunológico, reducen el riesgo de deterioro cognitivo, depresión y ansiedad. Cabe mencionar que los pescados en general tienen un alto contenido de fósforo, sin embargo la lubina contiene cantidades más bajas que otros mariscos. Por lo tanto es importante consumir porciones pequeñas de una a dos veces por semana embargo, es importante consumir porciones pequeñas para mantener los niveles de fósforo bajo control. Tres onzas (85 gramos) de lubina cocida contienen:

  • Sodio: 74 mg
  • Potasio: 279 mg
  • Fósforo: 211 mg
Lubina.
Lubina. /Foto: Pixabay

4. Uvas rojas

Otra magnífica alternativa de fruta son las uvas rojas, que brindan excepcionales nutrientes y son una colación perfecta. Tienen un alto contenido de vitamina C y contienen antioxidantes llamados flavonoides, que se ha demostrado que reducen la inflamación. Además, las uvas rojas tienen un alto contenido de resveratrol, un tipo de flavonoide que se ha demostrado que beneficia la salud del corazón y protege contra la diabetes y el deterioro cognitivo. Son consideradas uno de los alimentos más benéficos para los riñones, ya que tienen poder depurativo que promueve su adecuada filtración. Solo media taza (75 gramos) contiene:

  • Sodio: 1,5 mg
  • Potasio: 144 mg
  • Fósforo: 15 mg
  • Uvas rojas/Foto: Chieh Chan/Pexels

    5. Claras de huevo

    No existen dudas el huevo es simplemente uno de los alimentos más nutritvos de la naturaleza, son un verdadero aliado nutricional. De manera específica aunque las yemas de huevo son muy nutritivas, contienen altas cantidades de fósforo, lo que hace que las claras de huevo sean una mejor opción para las personas que siguen una dieta enfocada en proteger a los riñones. Además las claras son muy ligeras y versátiles, proporcionan una fuente de proteína de alta calidad y no dañan los riñones. Se sabe que son una excelente opción para las personas que se someten a un tratamiento de diálisis, que tienen mayores necesidades de proteínas pero necesitan limitar estrictamente el fósforo. Dos claras de huevo grandes (66 gramos) contienen: