Deshidratación, hinchazón, constipación: los devastadores efectos del exceso de sal en el cuerpo

No es ninguna novedad decir que seguir una dieta alta en sodio, es uno de los enemigos más letales de la salud cardiovascular. El excesivo consumo de alimentos procesados, enlatados y comidas rápidas, incrementa los niveles de sal en el cuerpo y se relaciona con estreñimiento, hinchazón, aumento de peso y deshidratación

Apostar por una dieta basada en alimentos integrales, bajos en sodio y ricos en potasio, evitar la vida sedentaria y los niveles de estrés, será de gran ayuda para reducir la ingesta de sodio.
Apostar por una dieta basada en alimentos integrales, bajos en sodio y ricos en potasio, evitar la vida sedentaria y los niveles de estrés, será de gran ayuda para reducir la ingesta de sodio.
Foto: Shutterstock

No es ninguna sorpresa hablar sobre las graves consecuencias para la salud que se relacionan con un excesivo consumo de sal en el cuerpo. Según datos liberados por la Asociación Estadounidense del Corazón: los estadounidenses consumen demasiado sodio todos los días, se estima que el consumo promedio es de 3.400 mg por día; en promedio 1.100 mg por encima de la ingesta recomendada. Lo cierto es que comer demasiada sal puede causar una serie de problemas para la salud a corto, mediano y largo plazo, es uno de los hábitos alimenticios que más deterioran la salud y casualmente uno de los más recurrentes en la sociedad moderna. No existen dudas la sal deteriora la calidad de vida, debilita al sistema inmunológico y nos hace más propensos a padecer todo tipo de enfermedades crónicas que ponen en peligro la vida. 

Actualmente es bien sabido que la herramienta más poderosa de salud y clave en la prevención de enfermedades es: la alimentación. No en vano una de las principales recomendaciones médicas es realizar cambios en nuestros hábitos alimenticios y limitar el consumo de sal, que se encuentra de modo excesivo en la amplia gama de productos procesados y comidas rápidas. Descubre cuáles son los cuatro efectos secundarios más típicos de un exceso de sal en el cuerpo.

1. Posible deshidratación

La situación perfecta para deshidratarse es una noche de beber alcohol junto con el consumo de alimentos procesados y salados, como sucede con las papas fritas y la pizza. Sin embargo de modo general una dieta rica en sodio se deriva en una deshidratación gradual que termina por deteriorar la salud, lo que sucede es que el cuerpo comienza a extraer agua de las células y como resultado, se deshidrata. La principales señales de alerta son sentir sed todo el día (a pesar de consumir líquidos), calambres estomacales, boca seca, fatiga o debilidad, irritabilidad, mareos, náuseas, dolor de cabeza, constipación y afecciones cutáneas. Recuerda asegurar la ingesta de dos a tres litros de agua por día, es clave para garantizar un buen funcionamiento del organismo y promover la depuración de sales, grasas, líquidos y toxinas retenidas. 

Mujer bebiendo agua
Deshidratación. /Foto: Shutterstock

2. Mayor riesgo de sufrir estreñimiento

Entre las principales consecuencias de seguir una dieta rica en sodio se encuentran sus devastadores efectos en el proceso de digestión y la salud intestinal. Lo que sucede cuando hay un exceso de sal en el organismo, es que el cuerpo comienza a absorber agua de los intestinos con el objetivo de compensar el exceso de sodio que hay en el torrente sanguíneo. De tal modo que se reducirá significativamente el contenido de agua que se encuentra en las heces y que es fundamental para su correcta evacuación, es por ello que es muy normal que se presente constipación y en casos más extremos estreñimiento crónico. Cabe mencionar que otra posible causa de estas afecciones digestivas es la baja ingesta de fibra, normalmente los alimentos ultraprocesados, las botanas saladas y las comidas chatarra son altas en calorías y contienen muy poca fibra. Apuesta por beber mucha agua para eliminar el excedente de sodio y aumenta el consumo de alimentos integrales ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

estreñimiento
Estreñimiento. /Foto: Shutterstock

3. Te sentirás hinchado

El exceso de sal en el cuerpo se siente física e internamente, de hecho es considerada una de las principales causas de la retención de líquidos o edema y con ello suele relacionarse también con el aumento de peso. Además con el estreñimiento viene la hinchazón o inflamación estomacal, que se presenta como esa molesta sensación de tener que desabrocharte los pantalones y normalmente viene acompañada de algo de dolor y exceso de flatulencias. Finalmente comer demasiados alimentos salados, hace que el cuerpo comience a retener agua. La buena noticia es que existen poderosos alimentos medicinales que son un gran aliado para eliminar de manera natural el peso de agua, apuesta por aquellos productos naturales que brillen por su bajo contenido en sodio: garbanzos, manzanas, naranjas, plátanos, espinacas, zanahorias, brócoli, sandía, lentejas, nueces, pasta, arroz y avena. También es importante vigilar los condimentos con los que se cocina y los métodos de cocción.

Hinchazón./Foto: Shutterstock

4. Mayor riesgo de sufrir complicaciones cardíacas

Sin lugar a dudas el consumo rutinario de alimentos con un alto contenido de sodio, es el enemigo más letal de la salud cardiovascular y genera estragos importantes en el corazón. De manera más específica se sabe que las dietas altas en sodio son una de las principales causas de la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. De tal modo que la especificación dietética más importante para personas con historial de enfermedades cardíacas y para todo aquel que desee prevenirlas, es evitar el consumo de alimentos procesados, enlatados y comidas rápidas. Es importante integrar en la dieta la ingesta de alimentos bajos en sodio y altos en potasio, realizar actividad física, controlar el estrés y el buen descanso. En los últimos meses han salido a la luz numerosos estudios que recomiendan seguir una dieta basada en plantas, como un gran aliado de la salud cardiovascular. 

Salud cardiovascular./Foto: Shutterstock

Te puede interesar: