Una pareja gay de Queens fue despedida por no querer vacunarse: querían quedar embarazadas

Jisserlin Reyes y Sandra Balbin tenían dudas de los efectos de la vacuna en el embarazo y se negaron a inyectarse. La empresa las despidió y ahora se enfrentarán en la Corte

Great Performances / Artists As Waitresses, Inc les informó que su último día de trabajo sería el 28 de mayo.
Great Performances / Artists As Waitresses, Inc les informó que su último día de trabajo sería el 28 de mayo.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Jisserlin Reyes y Sandra Balbin fueron despedidas por negarse a recibir la vacuna contra el COVID-19. La razón que tuvieron fue que estaban preocupadas sobre los efectos del inmunológico en el embarazo.

La pareja que vive en Queens presentó una demanda ante la corte local tras ser despedida de la empresa de banquetes donde trabajaban.

Reyes de 33 años y Balbin de 36 tenían preocupaciones en mayo porque pretendían quedar embarazadas, así que rechazaron la inyección.

“No quería correr ningún riesgo. Estaba a dos semanas de que me inseminaran”, expresó Balbin al Daily News.

“La vacuna es demasiado nueva. Todavía están recopilando datos sobre cómo reacciona la vacuna en las mujeres embarazadas”, explicó.

Great Performances / Artists As Waitresses, Inc les informó que su último día de trabajo sería el 28 de mayo, pues la compañía exige la vacuna contra el COVID-19 a los empleados.

“Estaba asustada cuando la persona de Recursos Humanos me llamó, casi me da un ataque de pánico”, dijo Balbin.

Balbin contaba con que el seguro de la compañía le ayudaría a pagar la fertilización in vitro que necesitaba para quedar embarazada. “Ahora no tengo el dinero para hacer esto”.

La pareja presentó una demanda el lunes alegando despido injustificado y discriminación por motivos de discapacidad o sexo.

Balbin había trabajado durante casi toda la pandemia, mientras que Reyes había comenzado sólo hace unos meses.

Las mujeres trabajaban conformes usando cubrebocas, con distanciamiento social y se hacían la prueba cada dos semanas, como lo indicaba la empresa.

Balbin y Reyes comenzaron preocuparse cuando intentaban quedar embarazadas mediante inseminación artificial y la compañía les ordenó vacunarse.

La pareja buscó una opinión médica. Su ginecólogo envió una carta en abril indicando que “no se ha establecido la seguridad de la vacuna COVID-19 actualmente disponible para embarazadas”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) establecen que es “poco probable que la vacuna COVID represente un riesgo” para las mujeres embarazadas, pero los funcionarios señalan que hay “datos limitados” y todavía se están estudiando los efectos.

Según el CDC al menos 120,000 embarazadas se han vacunado en Estados Unidos contra el COVID-19.

Según la empresa, siempre buscaron un camino cooperativo con los empleados en el tema de la vacunación.

“Es política de Great Performances abstenerse de hacer más comentarios en los medios sobre el litigio actual, excepto para aclarar que Great Performances no ha violado la ley”, dijo la portavoz Shelley Clark.