Canelo Álvarez se roba la noche especial de Julio César Chávez: fue su “entrenador” en el round final de la leyenda

"El César del Boxeo" se rinde ante Saúl Álvarez en pleno ring de Guadalajara y luego el pelirrojo lo declara el más grande de hoy y siempre

Canelo Álvarez se roba la noche especial de Julio César Chávez: fue su “entrenador” en el round final de la leyenda
"Canelo" Álvarez y "JC" Chávez entregaron un momento emotivo y único en la historia del boxeo.
Foto: Ismael Ramírez / Agencia Reforma

La prominencia de Saúl “Canelo” Álvarez es tan grande hoy en día que incluso en el evento de despedida del legendario Julio César Chávez el pelirrojo se robó la noche.

Antes del asalto final de la pelea entre Chávez y Héctor Camacho Jr. efectuada el sábado en Guadalajara, “Canelo” se subió al ring tras ser llamado por “El César del Boxeo” y se convirtió en su entrenador “honorario” o un “cutman” para el round final del hombre que el mes entrante cumplirá 59 años de edad.

Una discusión había emergido entre Chávez y “Macho” Camacho Jr., quienes se quitaron las caretas protectoras y parecía que iban a cerrar su pleito a 4 rounds sin protección. Pero el buen juicio se impuso y disputaron el round conforme a lo acordado con Álvarez mirando desde la esquina del hombre al que horas antes dijo considerar su ídolo.

Tras el final del combate en el Estadio Jalisco, en el cual no se declaró a un vencedor, Chávez prometió que nunca más volverá a subir se a un ring y entonces con micrófono en mano llamo a “Canelo” para producir un momento único en la historia del boxeo mexicano.

Chávez, abrazando a Álvarez, dijo que “Canelo” es “el mejor peleador mexicano de la actualidad y posiblemente el mejor de la historia”, y agregó: “Las comparaciones nunca son buenas. Canelo se ha ganado todo lo que tiene a base de esfuerzo, dedicación, perseverancia y disciplina. Con todo respeto que te mereces Canelo, eres un peleadorazo cabrón”.

El campeón mundial supermediano le quitó el micrófono a Chávez, quien minutos antes le había dado un beso en la mejilla, y dijo: “Para mí, hoy y siempre serás el más grande, una motivación para mí del cual he aprendido mucho”.

El emotivo encuentro en el ring terminó con “Canelo” diciendo: “Es un honor estar aquí y verte por primera vez en vivo, que Dios te bendiga siempre y gracias por hacer esto por nosotros los boxeadores”.

La pelea de adiós de “JC” fue precedida por derrotas de sus hijos Omar (derrotado por Ramón Álvarez, hermano de “Canelo”) y Julio César, quien se llevó una paliza de parte de Anderson Silva, leyenda del UFC que tiene 46 años de edad.