Premio Pura Belpré cumple 25 años con esfuerzos para incluir una mayor diversidad de escritores hispanos en EE.UU. y Puerto Rico

El premio que recuerda a la primera mujer hispana que publicó un libro infantil sobre folclor puertorriqueño en Estados Unidos, la bibliotecaria y narradora Pura Belpré, busca destacar el trabajo de escritores, cuyas obras reflejen las experiencias de esta comunidad en Estados Unidos

Premio Pura Belpré cumple 25 años con esfuerzos para incluir una mayor diversidad de escritores hispanos en EE.UU. y Puerto Rico
El premio Pura Belpré no solo honra la figura de la primera puertorriqueña bibliotecaria en Nueva York, además incentiva la creación de textos literarios en inglés y en español para niños en EE.UU. y Puerto Rico.
Foto: The Pura Belpré Award / Cortesía

NUEVA YORK – Elba Cabrera aún recuerda cuando en la década de los 30 del siglo pasado, con unos 6 años, sacó su primer libro en la biblioteca pública Aguilar, ubicada en El Barrio. Contaba la historia de Martina, una cucarachita española, y el ratoncito trovador Pérez, el único de muchos pretendientes que logró cautivar el rebelde corazón de la protagonista.

A través de la lectura del cuento infantil, la niña que nació en Puerto Rico, pero fue traída a la Gran Manzana cuando tenía poco más de un año, se trasladó a los escenarios naturales, los aromas, los sabores, las canciones, los juegos y las leyendas de la Isla caribeña en un viaje de palabras e imágenes que trascendió no solo las fronteras geográficas también idiomáticas.

El libro, que aún atesora Cabrera hoy con 87 años, fue el primero que leyó de una biblioteca en NYC bajo la guía de su hermana, la bibliotecaria pública Lilian López, quien además se convirtió posteriormente en la primera administradora boricua de dicho sistema.

La experiencia no solo fue un estreno para Cabrera en el folclorismo puertorriqueño, también para la industria de los libros infantiles escritos en Estados Unidos por hispanos.

“El Ratoncito Pérez y la Cucarachita Martina” es considerado el primer libro para niños publicado en este país de tradición oral o folclore puertorriqueño, específicamente en el 1932.

La versión en español fue publicada en el 1966.

La autora es Pura Belpré, una salinense que emigró a Nueva York en el 1921.

Pura Belpré, una pionera en muchos sentidos

Es por esto que mencionar el nombre de esta puertorriqueña es sinónimo de inicios, pero también de cambios trascendentes.

Belpré no solo fue revolucionaria por haber sentado las bases en cuanto a publicaciones infantiles sobre las tradiciones puertorriqueñas, también por convertirse en la primera bibliotecaria latina y bilingüe en el sistema de bibliotecas públicas de la ciudad (NYPL).

“Para Pura, los niños y la juventud eran bien importantes…Ella siempre veía que la juventud sería el futuro de nosotros”, destacó Cabrera en entrevista con El Diario.

Fue por esa razón, que la mayor parte de su vida, Belpré la empeñó en trasladar la biblioteca a las comunidades y a las escuelas, en muchas ocasiones acompañada de las marionetas que ella misma creaba a modo de artesanía.

Una narradora de cuentos histriónica

Cuando Belpré hablaba, los niños callaban para presenciar la transformación de una mujer que no solo leía los cuentos, sino que los interpretaba.

“Cuando tú la veías, era como otra persona”, describió Cabrera sobre las jornadas de lectura de Belpré que incluían desde velas encendidas hasta la confesión de deseos por parte de los niños.

Sin embargo, aunque la educación de los niños era la prioridad de Belpré, Cabrera -nombrada “Madrina de las Artes” por su activismo en favor de los artistas puertorriqueños y latinos en general- relató que no fue hasta adulta que su vínculo con la narradora se estrechó.

Horas y horas de conversación con Belpré

“Cuando yo la iba a visitar, yo tenía que separar horas, porque a ella le gustaba hablar. Pero era una cosa bien, bien bonita. Hablaba de libros, pero también de lo que estaba pasando en el mundo en ese momento”, describió sobre sus encuentros con la bibliotecaria en el apartamento que habitaba en Edgecombe Avenue, en Manhattan.

Hoy y en parte por la influencia de Belpré, en la trayectoria cultural de Cabrera figura la dirección del Association of Hispanic Arts (AHA), y su colaboración en otras instituciones como el Lehman Center for the Performing Arts, Center for the Media Arts, el Hostos Community College y el Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College.

La complicidad entre Belpré, según relató, y su hermana Lilian era aún mucho mayor ya que partía de los intereses compartidos como bibliotecarias.

“Mi hermana Lilian y ella, era como una hija con Pura. Ellas salían y como tenían en común la biblioteca, siempre estaban juntas”, contó Cabrera, quien además tenía otra hermana Evelina López Antonetty, fundadora de United Bronx Parents Inc. y reconocida activista educativa.

La importancia de “South Bronx Proyect”

Fue precisamente junto a López que Belpré se trasladó a El Bronx para encaminar el South Bronx Proyect en los años 70, una iniciativa para empoderar a las comunidades de ese condado a través de talleres de lectura en inglés y en español.

“Ella se jubiló y entonces mi hermana la trajo para El Bronx, en el South Bronx Project, ya que mi hermana que estaba encargada de nueve bibliotecas en El Bronx. Y entre ella y Pura empezaron a ver los libros en español para los niños y para los adultos, y me acuerdo muy bien que fue como para la calle 130 y pico el proyecto, y, entonces, ella iban a distintas bibliotecas. La Hunts Point Library fue el primer sitio donde trajeron los libros en español para los niños“, narró la entrevistada.

Más allá que bibliotecaria, activista literaria en las comunidades

A juicio de Cabrera, la iniciativa de acercar las bibliotecas a las escuelas mediante su activismo literario y el contacto personal con los niños fue el legado más valioso de Belpré.

“Ella visitó muchas escuelas en El Bronx y en Manhattan. Ella tenía ese don de hablarle a los niños. Para mí fue una de las grandes, de las personas que guiaron a otros en Puerto Rico, pero pudieron estar aquí en Nueva York, y expandir las dos culturas”, indicó Cabrera en referencia a la puertorriqueña y la estadounidense.

Los 25 años de “Pura Belpré Award”

Ese legado será recordado y reconocido una vez más este año con la celebración de los 25 años del premio de lleva su nombre (Pura Belpré Award).

El “Pura Belpré Award”, establecido en el 1996, es auspiciado por la Asociación de Servicios Bibliotecarios para Niños (ALSC), la Asociación de Servicios Bibliotecarios para Adultos Jóvenes (YALSA), división de la Asociación de Bibliotecas de Estados Unidos (ALA), y REFORMA o la Asociación Nacional para Promover Servicios de Información y Bibliotecas para Latinos y Hispanohablantes.

Propulsora de las comunidades de habla hispana a través de la lectura

Su fin es visibilizar las experiencias y las historias de los hispanos en EE.UU., tal y como lo hizo Belpré al escribir y contar los cuentos que faltaban y que representaban una parte de sí misma como puertorriqueña de la diáspora.

“De Pura a mí me llama mucho la atención su compromiso con la comunidad, porque ella no era solamente una bibliotecaria, ella fue escritora, escribió libros infantiles, rescató la tradición oral de su tierra, de su isla, la trajo para acá. Vio que habían familias que no se veían representadas. Lo que hacía Pura Belpré ya existía para lectores en inglés, para las poblaciones que hablaban inglés, pero no para las comunidades de habla hispana. Ella lo que hizo fue abrir una puerta,, hacernos visibles, y decir, nosotros también importamos. Nuestro idioma y nuestra cultura también importan y también somos de aquí, darnos esa pertenencia, ese orgullo de pertenecer”, destacó Jenny Lizárraga, co-directora del comité organizador de la premiación que se realizará de manera virtual este próximo 27 de junio.

La particularidad de la premiación este año es que por primera vez se condecorará bajo una nueva categoría a un autor de novelas orientadas a adolescentes y jóvenes adultos.

“Cada año se premia a un autor que su libro infantil refleja las experiencias de los hispanos en Estados Unidos, se premia también un ilustrador, y de igual forma, que el libro que haya ilustrado refleje las experiencias de los latinos aquí en EE.UU., que reafirme los valores culturales, que se apoye en el lenguaje; y también se está premiando una novela para jóvenes, que es la sección de narrativa”, indicó Lizárraga.

Más jóvenes están escribiendo

Sobre la nueva categoría, la hondureña explicó que viene a llenar un nicho creativo para escritores cuyas obras son leídas, principalmente, por jóvenes.

“Como ha habido un crecimiento de autores que están escribiendo poesía, novelas cortas, que van dirigido a adolescentes y jóvenes adultos, se vio la necesidad de incluir esa categoría, porque si no, no calificaban y se quedaban afuera”, abundó la también librera de la editorial Cinco Books.

Lizárraga reveló que, contrario a lo que algunos puedan imaginar, la pandemia benefició la venta de libros impresos infantiles por internet ya que los padres invirtieron en estos materiales durante el encierro ante la falta de opciones para entretener a sus hijos.

Premio Pura Belpré da a conocer a los autores

En ese sentido, consideró que el premio Pura Belpré continúa el proceso de incentivar la industria y a sus autores en la medida en que los da a conocer.

“Por ejemplo, Yuyi Morales ha ganado varias veces el premio Pura Belpré, entonces, las maestras al ver un libro de Yuyi Morales y que ha sido reconocido, que ha sido premiado, digamos que es como un sello de garantía, porque ya hay varias personas, varios profesionales que han revisado este libro, que lo han visto, y que dan fe que es un libro que aporta algo, ya sea cultural o que tiene algún aporte que ellos pueden aplicar en el salón de clases o en su familia”, expuso.

Esfuerzos para hacer de la premiación una más inclusiva

La hispana reconoció sin embargo que queda camino por recorrer para hacer más inclusiva la premiación, ya que los requisitos, al momento, permiten la participación solo de escritores residentes o ciudadanos de Estados Unidos o Puerto Rico.

“Eso es algo que siento yo que falta reconciliarlo en los lineamientos del premio. Es un tema que tiene que resolverse, que tienen que hacerlo para abrir un poco más el espectro…porque creo que en el momento en que se crearon estas normas, estos requisitos, era otra realidad la que se tenía. Se estaba tratando de dar un protagonismo a los hispanos que estaban acá y hacer ver ante otras comunidades y quitar digamos el estigma de que porque somos hispanos asumían que todos estaban indocumentados…Hoy día la realidad es otra, y yo siento que lo que en aquel momento fue una fortaleza, una garantía, hoy se ha convertido en una debilidad del premio”, reflexionó Lizárraga al tiempo que señaló que a esos fines se le hizo un pedido al comité de selección de ganadores de ALSC y ALA.

“Lo propusimos nosotros al inicio de la gestión de los 25 años del premio Pura Belpré que es un cambio que se tiene que dar, que el tiempo no los está pidiendo, la comunidad nos lo está pidiendo”, puntualizó la voluntaria de REFORMA.

Una oportunidad para incentivar la labor de las bibliotecas públicas

A pesar de lo anterior, Lizárraga consideró que el premio es también un puente para continuar con el legado de Belpré al ampliar las oportunidades para que la comunidad se familiarice con los servicios que ofrecen las librerías públicas tanto para niños como para adultos.

“Creo que sí es importante que nosotros como hispanos -para darnos visibilidad, para sentirnos parte y para representarnos y representar a la comunidad en general, estemos dispuestos a decir nuestra historia, a contar nuestra historia en algún momento y de algún modo. Esto es una invitación para que los autores y autoras publiquen sus libros…Por otro lado, que la comunidad apoye las bibliotecas al usar los servicios gratis que están disponibles para toda la comunidad. La biblioteca pública es un lugar abierto, es un lugar de bienvenida para la gente y hay muchos recursos que podemos utilizar, no solamente libros y películas…”, emplazó la librera.

La ceremonia de premiación este año incluirá un anticipo del documental “Tras la huella de Pura Belpré”, material que se enfoca en la vida de la bibliotecaria en Nueva York así como en los 25 años del galardón.

La representación audiovisual se estrenará oficialmente el 4 de noviembre durante la conferencia virtual de REFORMA.

Para más información sobre el legado de Belpré, Cabrera y sus dos hermanas, puede visitar el archivo en línea en el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College.

Para detalles de la ceremonia de entrega del Pura Belpré Award, puede visitar el sitio web REFORMA o reforma.org