Con apenas 11 años de edad, esta niña es la madre más joven de Reino Unido

Una pequeña que quedó embarazada a los 10 años de edad se convirtió en la madre más joven de Inglaterra al dar a luz a principios de junio, luego de poco más de 30 semanas de gestación

La familia de la menor no sabía que la niña estaba embarazada.
La familia de la menor no sabía que la niña estaba embarazada.
Foto: Yanalya / Freepik

Hasta el momento Tressa Middleton, quien dio a luz a los 12 años de edad en 2006, era la madre más joven de Reino Unido; pero ahora ha sido desbancada por una niña que apenas tiene 11 años de edad.

La pequeña, cuya identidad no ha sido revelada, quedó embarazada a los 10 años de edad, bajo circunstancias todavía desconocidas, y tuvo a su bebé a principios de este mes de junio, luego de poco más de 30 semanas de gestación.

Según el medio británico The Sun, la familia ni siquiera imaginaba lo que le ocurría a su hija, por lo que los servicios sociales están investigando las particularidades del caso. Una fuente cercana a la familia le dijo a la publicación: “Ha sido un gran impacto. Ahora está rodeada de ayuda experta. Lo principal es que ella y el bebé están bien”.

Por su parte, la doctora Carol Cooper le dijo al diario que “es la madre más joven de la que he oído hablar” y explicó que justo a los 11 años en promedio una niña comienza la pubertad, pero como los niños ahora pesan más que antes, “la pubertad está ocurriendo más temprano en estos días”.

Según la experta, alrededor de 2,500 nacimientos en Reino Unido ocurren con la ignorancia o el ocultamiento de la propia madre, a pesar de que estamos en pleno siglo XXI. También indicó que los riesgos de un embarazo de este tipo incluyen preeclampsia, un parto prematuro, infecciones y un bebé de bajo peso.

Riesgos del embarazo adolescente

La Clínica Mayo señala algunas consecuencias del embarazo adolescente, empezando por las reacciones psicológicas de la embarazada, como ira, culpa, negación, ansiedad, miedo, conmoción y depresión. Físicamente, las madres adolescentes tiene mayor riesgo de sufrir hipertensión (preeclampsia), parto prematuro, anemia, bebés con bajo peso al nacer y depresión posparto.

Por ello, algunas de sus recomendaciones para llevar a buen término el embarazo son:

  • Buscar atención médica prenatal para supervisar la salud de la madre y el bebé. Es probable que requiera médicos especializados.
  • Hacerse análisis de infecciones de transmisión sexual.
  • Seguir una dieta saludable.
  • Mantenerse físicamente activa, previa aprobación del médico.
  • Evitar sustancias como el alcohol, el tabaco y cualquier droga ilegal. Los medicamentos sólo deben consumirse por prescripción médica.
  • Tomar clases de parto para preparar a la madre para la lactancia y los cambios en su vida que supondrá la llegada del bebé.

En el caso de un embarazo adolescente el apoyo de la familia es fundamental para garantizar la salud de la madre y del bebé que está por llegar.