Jill Biden sale en la portada de ‘Vogue’, algo que Melania Trump nunca logró

La revista retoma su tradición de publicar perfiles y fotografías de la Primera Dama, luego de suspenderla con la esposa del expresidente Trump; la edición que saldrá el 20 de julio

Las fotografías de la Primera Dama para Vogue fueron tomadas en varios puntos de la Casa Blanca.
Las fotografías de la Primera Dama para Vogue fueron tomadas en varios puntos de la Casa Blanca.
Foto: Captura de Twitter / @voguemagazine / Cortesía

La primera dama Jill Biden es la imagen de la portada de la revista Vogue para la edición del 20 de julio, seis meses después de arribar a la Casa Blanca, algo que la exprimera dama Melania Trump nunca pudo lograr.

La esposa del presidente Joe Biden posó para las fotos para esta primavera, donde se le ve en uno de los balcones de la Casa Blanca, viste un azul marino, vestido floral de Oscar de la Renta para la foto de portada.

Las imágenes fueron tomadas por Annie Leibovitz, quien también captó a la Primera Dama trabajando, luciendo ropa de Ralph Lauren –recordemos que es profesora de universidad universitaria–, además de fotografiarla en un vestido verde al lado del presidente Biden.

El texto fue escrito por Jonathan Van Meter, quien crea un perfil combinando el lado profesional y personal de la Primera Dama y cómo su labor como académica ha dejado huellas en varias personas. También recuerda su paso en Washington, D.C., como Segunda Dama y cómo vivió la campaña electoral en 2020, en medio de la división política del país y cómo el presidente Biden logró despresurizar un poco.

“Durante la campaña, sentí mucha ansiedad por parte de las personas; estaban asustadas”, dijo. “Cuando viajo por el país ahora, siento que la gente puede respirar de nuevo. Creo que esa es parte de la razón por la que Joe fue electo. La gente quería que alguien entrara y sanara a esta nación, no sólo de la pandemia… Pero también… es simplemente un presidente más tranquilo. Baja la temperatura”.

La Dra. B, como se refiere el autor en varios momentos, también habla de sus proyectos, como el restablecimiento de Joining Forces, la iniciativa de apoyo a la familia militar que lanzó con Michelle Obama hace 10 años.

Su labor, se indica, apenas empieza, pues en el Ala Este hay mucho movimiento y se espera que organice eventos culturales y tome por completo la responsabilidad de cenas oficiales y la decoración navideña.

Ella cree que cuando fue Segunda Dama tenía una plataforma importante para impulsar proyectos, pero ahora reconoce que su posición es más fuerte.

“Ahora tengo una plataforma más grande y siento todos los días, como… ¿a qué podría renunciar? ¿Que me gustaría renunciar? Para nada”, expresó.

Tradición de vuelta

Con Melania Trump, la revista Vogue rompió su tradición de fotografiar y entrevistar a las primeras damas del país. De hecho, ninguna revista de moda en Estados Unidos colocó a la exprimera dama en su portada.

La única vez que apareció en Vanity Fair fue en México, donde se le vio “degustando” un platillo de joyas como si fueran espaguettis. Esa edición fue duramente criticada en México y otros países, sobre todo porque el expresidente Donald Trump atacó a los inmigrantes mexicanos llamándolos “violadores” y “criminales” y ella no alzó la voz.

En 2019, Anna Wintour fue cuestionada de por qué Melania Trump no aparecía en la portada de la revista, sobre todo por su historia como modelo. La editora nunca se refirió por su nombre a la esposa del expresidente, pero en abril de ese año señaló en CNN que la revista que dirigía se presentaban perfiles de mujeres que creían “en la postura” que asumía editorialmente.

En julio de ese mismo año, en un podcast de The Economist, Wintour volvió a ser cuestionada sobre el mismo tema, pero la editora volvió a evadir mencionar a Melania Trump por su nombre, en cambio destacó que Michelle Obama, quien apareció en cuatro ediciones de la revista cuando fue Primera Dama.

“Bueno, creo que la primera dama Michelle Obama fue realmente increíble en cada decisión que tomó sobre la moda”, respondió Wintour.

La exportavoz de Melania Trump, Stephanie Grisham, calificó de “pequeña” a Wintour y dijo que una portada de revista no definía a la entonces Primera Dama.