Pareja que tenía 58 años de casada murió uno al lado del otro en derrumbe en Miami

Antonio y Gladys Lozano se conocieron a los 12 años; se casaron en Miami Beach en los años 60, donde vivieron el resto de sus vidas; sus cuerpos fueron encontrados juntos, en la misma cama, bajo los escombros de las Champlain Towers

Gladys y Antonio Lozano vivían en el noveno piso de las Champlain Towers.
Gladys y Antonio Lozano vivían en el noveno piso de las Champlain Towers.
Foto: Facebook / Cortesía

Antonio y Gladys Lozano pasaron, literalmente, su vida juntos. La pareja cumplió 58 años de casada y murió uno al lado del otro en el derrumbre de las Champlain Towers.

“Me dijeron que estaban juntos en la cama. Ese es el final de la historia romántica”, dijo su hijo Sergio a CBS Miami.

Los rescatistas encontraron los cuerpos en la cama que compartían en el noveno piso de la torre sur que se derrumbó.

El próximo mes, la pareja habría celebrado su 59 aniversario de bodas, en cambio, los dos hijos, siete nietos y dos bisnietos asistirán a su funeral.

Sergio contó que la historia de sus padres comenzó cuando tenían 12 años, vivían en Cuba. Continuó después de que Lozano se mudó a los Estados Unidos y se casaron en Miami Beach a principios de la década de 1960.

“Mi papá le decía a mi mamá: ‘Si mueres, ni siquiera sé cómo freír un huevo, voy a morir’. Mi mamá decía (que) si mi papá muriera, ‘no sé cómo pagar las cuentas’. Siempre le decía a mi mamá: ‘No te preocupes, lo haré por ti'”, contó el hijo a la televisora.

Sergio había cenado con sus padres unas horas antes del colapso, incluso que escuchó a su madre abrazar a su esposo y darle el beso de las buenas noches.

Cuando Sergio se enteró de que el edificio de sus padres se había derrumbado no podía creerlo. Él estaba en Champlain East.

Dijo que abrió la puerta de su apartamento y se asomó para descubrir que el edificio había “desaparecido”. Su esposa no le creía.

“¡El apartamento de mis padres no está allí!”, recuerda Sergio que le dijo a su esposa.

Aunque murieron juntos, Sergio cree que no era justo que fallecieran así. “No es justo, ser aplastados, destruidos, no es justo”, dijo.

Hasta el momento se han recuperado 16 cuerpos. Los rescatistas buscan casi a 150 personas desaparecidas y hay esperanzas de que alguna salga con vida, pero el mal clima acecha y eso podría complicar las labores.