5 prácticos consejos para picar la cebolla sin llorar

¿Cansado de llorar cada vez que picas cebolla para cocinar? De manera natural, la ruptura de las células de la cebolla hace que se liberan diversas sustancias químicas que alteran los conductos lacrimales y se produce una reacción natural en los ojos. Por fortuna existen algunas estrategias prácticas y sencillas que serán el mejor aliado ¡Toma nota!

Al cortar una cebolla se liberan diferentes sustancias químicas como son diversas enzimas y aminoácidos sulfóxidos (compuestos azufrados) propios del vegetal. A medida que cortamos la cebolla, el gas se evapora y llega hasta los ojos, que reaccionan con lágrimas.
Al cortar una cebolla se liberan diferentes sustancias químicas como son diversas enzimas y aminoácidos sulfóxidos (compuestos azufrados) propios del vegetal. A medida que cortamos la cebolla, el gas se evapora y llega hasta los ojos, que reaccionan con lágrimas.
Foto: Pexels

Todos hemos experimentado derramar algunas lágrimas al picar cebolla y de cierta manera es por eso que muchas personas le huyen a una de las actividades más básicas en el mundo culinario. Sin embargo no podemos negar que la cebolla es uno de los condimentos más básicos, populares y utilizados en las cocinas de todo el mundo. Evitar usarlas es casi imposible, por supuesto que la pregunta del millón para muchos es ¿Qué ocasiona que lloremos al picar cebolla? La razón es completamente científica y más simple de lo que podríamos pensar, de acuerdo con la información liberada por American Chemical Society: una vez que se corta o pica, la cebolla produce un irritante químico llamado syn-Propanethial-S-oxide. El sulfóxido de tiopropanal es un gas que actúa como un agente lacrimógeno y llama la atención decir que se trata de una sustancia que se libera únicamente al cortar la cebolla (Allium cepa). La liberación de estos químicos se debe a la ruptura de las células de cebolla y la consecuente liberación de enzimas llamadas alinasas, de tal modo que siempre que se corte una cebolla en rodajas o cubitos, las células liberarán estos compuestos en el aire y cuando esto ocurre, la “enzima” trabaja para alterar los aminoácidos en compuestos lacrimógenos.

Lo cierto es que muchas delicias culinarias no serían lo mismo sin las magníficas cebollas, es un hecho que nadie quiere dejar de utilizarlas. Son consideradas uno de los condimentos naturales más poderosos, son uno de los alimentos más antiguos y ciertamente medicinales de los que se tienen registro. Entre capa y capa alojan excepcionales beneficios nutricionales y terapéuticos. Se destacan por su contenido en esencias volátiles sulfurosas que se relacionan con su característico sabor picante y que también son compuestos lacrimógenos. Las cebollas son bajísimas en calorías, ricas en minerales y oligoelementos, entre los que sobresalen el calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, zinc, azufre y bromo. Y contienen vitaminas de gran poder antioxidante como la A, B, C y E. 

Por obvias razones es un hecho que no queremos dejar de disfrutar de la cebolla al cocinar y de cierta manera no es ninguna novedad decir que cada vez son más las personas interesadas en tomar medidas que puedan ser de utilidad para prevenir esta reacción. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar los mejores y más prácticos consejos para disminuir las consecuencias de picar cebolla, por fortuna si los aplicamos no será necesario llorar un río cada vez que picamos una cebolla.

A continuación te presentamos 5 inteligentes estrategias utilizadas por los mejores chefs del mundo, para hacer mucho más llevadera la tarea de picar cebolla. Si bien, es un hecho que la sensibilidad a los efectos de la cebolla suelen variar de persona a persona, cuando se trata de eliminar lágrimas estos métodos resultan infalibles y de gran utilidad en nuestro día a día ¡Toma nota y a picar cebolla! 

1. Afila tu cuchillo y utiliza un poco de vinagre

Uno de los consejos más famosos para disminuir las lágrimas, además de ser un gran tip para cocinar mejor y en cuestiones de seguridad, es utilizar un cuchillo bien afilado. En principio un cuchillo con buen filo hará que sea más fácil cortar la cebolla, pero sobre todo es un paso clave que ayuda a disminuir el daño a las células de la cebolla y con ello se puede reducir la liberación del irritante químico. Como recomendación adicional: una vez que el cuchillo este afilado remójalo en un recipiente con vinagre blanco o de manzana, los compuestos esenciales del vinagre también ayudará a reducir la liberación del sulfóxido de tiopropanal.

2. Ventila el área, si es posible usa un ventilador

Según reconocidos chefs que en sus restaurantes tienen que picar grandes cantidades de cebolla, un magnífico consejo es colocar un ventilador apuntando a la tabla que utilizaremos para picar la cebolla. Es una práctica acción que ayuda a empujar el irritante en la otra dirección, es decir, lejos de los ojos. En algunos casos hacer funcionar el extractor de aire también puede funcionar, pero siempre deberás verificar tu posición, ya que podría ser contraproducente y atraer el químico hacia la cara y ojos. Para mejores resultados coloca el ventilador a tu lado.

3. Usa gafas o googles

Siempre podremos colocarnos unos googles y evitar que estos químicos que libera la cebolla terminen en nuestros ojos. De hecho el uso de gafas es uno de los consejos más recomendados por chefs profesionales, ya que evitan que los compuestos lacrimógenos naturales de la cebolla entren en contacto con los conductos lagrimales. La única recomendación es ajustar bien las gafas, tienen que estar lo suficientemente justas para sellar los vapores de la cebolla. Aquí una buena alternativa por solo $27 en Amazon.

4. Enfría o congela con anticipación las cebollas

Si bien, la cebolla es una hortaliza que no requiere de refrigeración para su correcta conservación y frescura, este paso puede ser una gran medida previa. Para quienes prefieren evitar el uso de gafas, un buen tip es colocar la pieza de cebolla en el refrigerador de 30 a 60 minutos antes de comenzar a cocinar y que sea necesario partirla. De hecho muchas personas apuestan por congelarla y después la colocan en un recipiente con agua, para poder cortarla con mayor facilidad. Básicamente, la sustancia química de la cebolla no se libera tan fácilmente con el frío.

5. Retira la raíz de las cebollas

Un dato bastante interesante y relevante: la potencia de estas sustancias químicas se concentra más en la raíz de la cebolla. Por lo tanto al quitar la raíz (el extremo de la cebolla que se caracteriza por tener pequeños hilos parecidos al cabello), puede ayudar a limitar su exposición al irritante. Lo único que tendrás que hacer es cortar la raíz e inmediatamente después proceder a picarla, coloca el producto final en un recipiente con tapa y aparta los restos de la cebolla inmediatamente.

Te puede interesar: