Cáncer: los alimentos para restablecer la microbiota intestinal después de las quimioterapias

Mantener un buen equilibrio en la microbiota intestinal es uno de los principales desafíos de los pacientes con cáncer que recibieron quimioterapia. Por fortuna la existen poderosos alimentos que pueden restablecer la flora intestinal, fortalecer las defensas, llenar de nutrientes al organismo, inclusive benefician la energía y el estado de ánimo

Seguir una dieta basada en alimentos naturales e integrales es de vital importancia. Los expertos recomiendan el consumo de proteínas magras, legumbres, cereales integrales, frutas, verduras, grasas saludables y alimentos ricos en probióticos.
Seguir una dieta basada en alimentos naturales e integrales es de vital importancia. Los expertos recomiendan el consumo de proteínas magras, legumbres, cereales integrales, frutas, verduras, grasas saludables y alimentos ricos en probióticos.
Foto: shutterstock.com

Una buena salud intestinal se relaciona con importantes funciones en el organismo, es parte fundamental de un sistema inmunológico fuerte y esencial en la prevención de enfermedades, inclusive se relaciona con el estado de ánimo. El colon humano es un mar lleno de vida con millones de bacterias de cientos especies diferentes, en muchos casos un desequilibrio se relaciona con infecciones o enfermedades. Médicos y científicos en todo el mundo han estudiado mucho sobre el papel que juegan las bacterias intestinales (también llamadas microbiota, microbioma o flora intestinal) en muchas enfermedades, incluido el cáncer. De tal modo que no es ningún secreto decir que uno de los principales desafíos para las personas con cáncer es mantener un buen equilibrio en la microbiota y se asocia con graves consecuencias: retrasa los beneficios del tratamiento, impide la correcta absorción de nutrientes, provoca efectos secundarios delicados y por supuesto deteriora la recuperación. Por fortuna existen algunos alimentos que serán indispensables para fortalecer la salud intestinal y acelerar la recuperación.

La nutrición juega un papel en aproximadamente el 30% de los casos de cáncer. Además, alrededor de un tercio del cáncer podría prevenirse mediante una dieta nutritiva, manteniendo un peso saludable y ejercicio regular. Después de no fumar, el exceso de peso es la principal causa prevenible de cáncer. Es por ello que seguir un estilo de vida saludable es clave en la recuperación del tratamiento y de gran ayuda para disminuir el riesgo de recurrencia.

Un equilibrio bacteriano normal se da cuando hay muchas más bacterias buenas que dominan a las malas y en una persona sana es más fácil realizar ciertos ajustes en el estilo de vida que promuevan una buena salud intestinal. Sin embargo, se ha comprobado que el cáncer en la mayoría de los casos suele causar estragos en la microbiota humana. Lo que sucede es que la enfermedad sobrecarga al sistema inmunológico y con ello se aumenta el riesgo de presentar un florecimiento de bacterias malas en el intestino. Además existe otro factor muy relevante: la quimioterapia, si bien es el tratamiento más popular para combatir el cáncer y salvar vidas, se cuenta con estudios médicos en los cuales se ha comprobado que suele ser muy agresivo y termina por matar todas las bacterias buenas que intervienen en la digestión. Es por ello que uno de los principales síntomas de la quimioterapia es la diarrea, lo cual genera un cuadro bastante complicado ya que agota aún más las bacterias buenas.

Por si fuera poco muchos de los pacientes con cáncer consumen múltiples antibióticos, que terminan por destruir las pocas bacterias buenas que quedan. Estos pueden provocar diferentes infecciones, incluida la más notoria que es la infección por Clostridium difficile, conocida simplemente como C. diff y que se caracteriza por una inflamación en el colon. A menudo es provocada por alteraciones de la flora intestinal y un sistema inmunológico comprometido, se estima que este tipo de infecciones se presentan en el 10% de los pacientes con cáncer.

¿Cómo reducir los efectos de la quimioterapia a través de la dieta?

Para ayudar a reducir los efectos de la quimioterapia en el microbioma, una de las principales recomendaciones de los médicos y nutricionistas es apostar por el consumo de prebióticos para reforzar la microbiota. Y los probióticos para restaurar las bacterias buenas perdidas o destruidas por el tratamiento. Además son un gran aliado para combatir síntomas como inflamación, gases, diarrea y estreñimiento, se encuentran en una amplia gama de productos fermentados y como suplementos diarios.

De acuerdo con información liberada por la Sociedad Estadounidense del Cáncer y el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer, después del tratamiento por quimioterapia es indispensable consumir una dieta equilibrada y basada en saludables alimentos frescos. También la calidad de la alimentación será de gran ayuda para mantener un peso saludable y una nutrición equilibrada, además de acelerar la recuperación después de este agresivo tratamiento.

Alimentos recomendados:

– Alimentos ricos en proteínas. Se aconseja el consumo de ambas fuentes de proteínas de calidad: vegetales y de origen animal. Las mejores recomendaciones de proteínas vegetales: legumbres en especial los frijoles, lentejas, cacahuates, garbanzos, avena y soja. Así como proteínas animales magras: pollo, pavo, pescado, mariscos y huevos.

– Frutas y verduras. Por supuesto son una de las categorías más importantes en toda dieta saludable, sin embargo de manera específica juegan un papel clave en la rehabilitación de la quimioterapia. Apuesta por una colorida variedad y aprovecha las opciones de temporada, siempre son las más frescas. De manera particular se recomienda el consumo de plátano, manzanas, duraznos, papaya, espinacas, arándanos y bayas, vegetales crucíferos como el brócoli, coliflor, col y kale. Una buena manera de disfrutarlos es a través de jugos y licuados 100% frescos y naturales.

– Lácteos bajos en grasa y alternativas lácteas. Son una buena fuente de calorías y proteínas, además contienen vitaminas y minerales que benefician la salud. Los expertos recomiendan el consumo de leche, queso, yogurt griego, requesón y kéfir, además algunos son increíblemente ricos en probióticos.

– Granos integrales y vegetales con almidón. Este tipo de alimentos son importantes ya que son extremadamente nutritivos, bajos en calorías, versátiles y muy reconfortantes. Existen magníficas alternativas como la avena, quinoa, cebada, arroz integral, palomitas de maíz, maíz, papas, guisantes, calabaza de invierno y productos de grano 100% integral como el pan, pasta, cereales y galletas.

– Grasas saludables. Son un gran aliado para recuperar el apetito que normalmente se ve afectado y aportan calorías repletas de nutrientes, en general aceleran la recuperación. Apuesta por el consumo de aceite de oliva extra virgen, aceite de canola, mantequillas de nueces orgánicas (sin azúcares ni aditivos), aguacate,  frutos secos y semillas. Se caracterizan por su contenido en grasas monoinsaturadas saludables, que pueden ayudar a reducir el colesterol LDL (malo) mientras aumentan el colesterol HDL (bueno). Y elementos como las nueces, semillas, y aguacate brillan por su contenido en fibra, que aumenta el volumen de las heces y alimenta las bacterias amigables en su intestino.

– Caldos naturales. Los cambios en el gusto son normales durante y después de la quimioterapia, y comúnmente se dice que el agua tiene un sabor diferente. En estos casos, los caldos son una excelente alternativa para mantener en óptimo estado la hidratación y también son maravillosos para los casos de poco apetito. Al hervir lentamente los caldos (normalmente suelen contener verduras, hierbas, carne, pollo o pescado), se liberan electrolitos en el líquido. Estas partículas están cargadas de nutrientes como el sodio, potasio, cloruro y calcio, por lo que benefician significativamente la recuperación y son muy amigables con un sistema intestinal deteriorado. Para obtener nutrientes adicionales, especialmente cuando se tiene la boca seca o poco apetito, los expertos en nutrición recomiendan agregar una cucharada de proteína en polvo sin sabor, como colágeno en polvo.

Te puede interesar: