Fortalece la microbiota intestinal: 5 alimentos naturales más ricos en probióticos

Hoy más que nunca sabemos que gozar de una buena salud intestinal es clave para el bienestar físico, emocional y mental. El buen equilibrio del microbioma se relaciona directamente con el estilo de vida y la alimentación, descubre cuáles son los alimentos naturales que brillan por su contenido en probióticos

El consumo de alimentos ricos en probióticos beneficia el funcionamiento digestivo y condiciones como diarrea, inflamación, intolerancia a la lactosa y síndrome de intestino irritable.
El consumo de alimentos ricos en probióticos beneficia el funcionamiento digestivo y condiciones como diarrea, inflamación, intolerancia a la lactosa y síndrome de intestino irritable.
Foto: Shutterstock

En los últimos meses una de las más fervientes recomendaciones de salud radica en fortalecer la salud intestinal y la manera de lograrlo es a través de una microbiota o flora intestinal sana. Es innegable la increíble complejidad del intestino y su importancia para la salud en general es un tema de creciente investigación en la comunidad médica. Entre los hallazgos más relevantes de las últimas dos décadas diversos estudios han demostrado vínculos entre la salud intestinal y el sistema inmunológico, el estado de ánimo, la salud mental, las enfermedades autoinmunes, los trastornos endocrinos, las enfermedades de la piel y el cáncer. Hoy más que nunca es contundente el papel que juega la salud intestinal en el bienestar físico, mental y emocional. Y su buen equilibrio se relaciona completamente con el estilo de vida y la calidad de la dieta.

Hace muchos años, el sistema digestivo se consideraba un sistema corporal relativamente simple compuesto por un tubo largo por el que simplemente pasaba la comida, se absorbía y luego se excretaba. La realidad es que es un proceso mucho más complejo que rige numerosas funciones vitales. Ahora bien, el término “microbioma intestinal” se refiere específicamente a los microorganismos que viven en los intestinos. Se cree que una persona tiene alrededor de 300 a 500 especies diferentes de bacterias en el tracto digestivo. Si bien algunos microorganismos son dañinos para nuestra salud, muchos son increíblemente beneficiosos e incluso necesarios para un cuerpo sano. De tal modo que tener una amplia variedad de bacterias buenas en el intestino, es clave para mejorar la función del sistema inmunológico, síntomas de la depresión, ayuda a combatir la obesidad y proporciona una larga lista de bondades. La mejor manera de lograrlo es mediante el consumo de alimentos ricos en probióticos, con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar aquellos que simplemente no pueden faltar en tu dieta diaria ¿Lo mejor? Son de lo más saludables.

1. Yogurt

El yogurt es una de las mejore y más populares fuentes de probióticos, la razón principal es porque está hecho de leche que ha sido fermentada por bacterias amigables, principalmente bacterias del ácido láctico y bifidobacterias. Lo cierto es que se trata de uno de los alimentos más saludables del planeta, se asocia con inmensos beneficios para la salud general: es un buen aliado para bajar de peso, promueve una mejor salud ósea y es beneficioso para las personas que padecen de presión arterial alta. Es saciante, ligero, versátil y accesible, la colación perfecta. Además se reconoce por sus beneficios para mejorar la salud digestiva: reduce la diarrea causada por antibióticos, es un poderoso alimento para aliviar los síntomas del síndrome de intestino irritable y una buena alternativa para las personas con intolerancia a la lactosa. Esto se debe a que las bacterias convierten parte de la lactosa en ácido láctico, razón por la cual el yogur tiene un sabor agrio. La única regla para obtener la totalidad de sus beneficios, es apostar por elegir yogurt con cultivos activos o vivos y sin azúcar. 

Yogurt natural
Yogurt. /Foto: Shutterstock

2. Kéfir

El kéfir es una bebida láctea probiótica fermentada, se elabora añadiendo granos de kéfir a la leche de vaca o de cabra. Cabe mencionar que los granos de kéfir no son un cereal, sino cultivos de bacterias del ácido láctico y levadura que se parecen un poco a la coliflor. Llama la atención saber que la palabra kéfir proviene de la palabra turca keyif, que significa “sentirse bien” después de comer. Y es por ello que se ha relacionado como una larga lista de beneficios para la salud: mejora la salud de los huesos, acelera el metabolismo, ayuda con algunos problemas digestivos comunes y protege al organismo contra infecciones. Cabe mencionar que aunque el yogurt es el alimento probiótico más conocido en la dieta occidental, el kéfir es en realidad una mejor fuente. Aporta varias cepas importantes de bacterias benéficas y levaduras, lo que lo convierte en un probiótico muy poderoso.

Kéfir./Foto: Shutterstock

3. Kimchi

Existen muchos productos ferementados que son una especie de tradición local dependiendo la región. Tal es el caso del kimchi, una guarnición coreana fermentada y picante, que suele elaborarse con repollo como ingrediente principal y en algunos lugares suelen usarse otras verduras. Se caracteriza por su sabor intenso que se condimenta con una mezcla de condimentos: hojuelas de ají rojo, ajo, jengibre, cebollín y sal. El kimchi contiene la bacteria del ácido láctico Lactobacillus kimchii, así como otras bacterias del ácido láctico que pueden beneficiar la salud digestiva. Además como se elabora con repollo, es rico en algunas vitaminas como la K, B2 y hierro.

Kimchi. /Foto: Shutterstock. com

4. Miso

La sopa miso es un clásico en la gastronomía japonesa, es un condimento que se elabora tradicionalmente fermentando soja con sal y un tipo de hongo llamado koji. El miso también se puede preparar mezclando soja con otros ingredientes, como cebada, arroz y centeno. El resultado es una pasa que se utiliza con mayor frecuencia en la sopa de miso, un desayuno popular en Japón. Existen diversas variantes como el miso blanco, rojo, amarillo y marrón, se caracteriza por un sabor salado, además es una buena fuente de proteínas y fibra. También es rico en diversas vitaminas, minerales y compuestos vegetales, como vitamina K, manganeso y cobre. El miso se ha relacionado con algunos beneficios para la salud. De hecho se cuenta con estudios en los que se avalan sus propiedades para disminuir el riesgo de cáncer de mama  y beneficios cardiovasculares. Brilla por sus propiedades antiinflamatorias y su alto contenido en probióticos que benefician la salud intestinal.

Sopa miso.
Sopa miso. /Foto: Pixabay

5.  Kombucha

La kombucha es una de las bebidas más de moda en la actualidad, sin embargo es mucho más que eso: es un magnífico aliado de la salud. Se trata de una bebida fermentada de té negro o verde, dicha fermentación se da gracias a una amigable colonia de bacterias y levaduras. Se consume en muchas partes del mundo, especialmente en Asia que existen todo tipo de variantes. Se sabe que la kombucha al ser fermentada con bacterias y levadura, aporta tenga beneficios para la salud relacionados con sus propiedades probióticas. Además es un magnífico hidratante natural.

té de kombucha
Kombucha. /Foto: Shutterstock

Te puede interesar: