¿Por qué las autoridades de Utah hacen “volar” peces un par de veces al año?

No se trata de algún fenómeno de la naturaleza sino de una práctica que se lleva a cabo desde hace muchos años para repoblar lagos que no son tan asequibles pero que sí suelen ser visitados durante la temporada de pesca

Dicha práctica se realizada desde la década de los 50.
Dicha práctica se realizada desde la década de los 50.
Foto: Utah Division of Wildlife Resources / Cortesía

Gran sensación ha causado un video compartido por la División de Recursos de Vida Silvestre del estado de Utah, en donde se pueden ver a cientos de peces “volar” por los aires, una práctica que aunque no lo creas o no lo sepas, suele darse un par de veces todos los años.

Pero no creas que se trata de algún fenómeno de la naturaleza o algo que tiene que ver con lo paranormal. Resulta ser que en determinados meses, es necesario reabastecer lagos y arroyos de pequeñas truchas y por ende, se lleva a cabo este procedimiento.

Los aviones que llevan en su interior a los peces vuelan a una altura de un poco más de 100 pies y desde ahí, van arrojando a las truchas a los distintos cuerpos de agua, un proceso que los expertos indican que es totalmente indoloro y que no representa ningún peligro para los animales en la búsqueda de su supervivencia.

Según un dato proporcionado por la división a CNN, el 95% de los peces sobreviven cuando llegan al agua. Esto se debe en gran parte a que permanecen poco tiempo encerrados en el avión y por ende, no llegan tan estresados a los lagos o arroyos.

El video ha llamado la atención pues muestra en cámara lenta cómo los peces van cayendo desde el cielo y posteriormente, las imágenes se aceleran para ejemplificar lo rápido que se lleva a cabo la maniobra, por lo que las truchas parecen vapor o humo cuando están en el aire.

Aunque pareciera algo inusual, esta práctica se lleva a cabo desde la década de los 50. Algo asombroso es que se llegan a lanzar cerca de 35,000 truchas a unos 40 o 60 lagos en tan solo unas horas, una maniobra que es mucho más rápida y eficiente que si se bombearan los peces mediante una red de tubería, lo cual sí se hace para repoblar lagos que son más accesibles de llegar vía terrestre.

La realimentación de truchas suele iniciar en el mes de julio, con ejemplares arcoíris, de arroyo y tigre, las cuales provienen de criaderos, y posteriormente se lanzan truchas degolladas. Los peces miden entre 2 y 3 pulgadas de largo, lo que, según la división, les ayuda a “revolotear lentamente” en el agua.

Dicha maniobra se hace para que durante la temporada de pesca recreativa haya suficientes ejemplares en los sitios en donde se lleva a cabo, ya que generalmente, los peces que son lanzados desde las alturas generalmente son estériles, por lo que es imposible que por si mismos se reproduzcan.

Te interesa:

Se vuelven “monstruos”: Por qué nunca hay que arrojar un pez dorados en lagos y ríos

El pez que se “alcoholiza” para sobrevivir en el invierno