FOTO: Un vestido de novia diseñado con mascarillas recicladas

Por más de un año las mascarillas han sido compañeras inseparables en un mundo afectado por la pandemia de coronavirus. Ahora, una empresa organizadora de bodas ha encontrado una manera de darles un segundo uso

FOTO: Un vestido de novia diseñado con mascarillas recicladas
El vestido fue diseñado con 1,500 mascarillas quirúrgicas recicladas.
Foto: Unsplash

¿Un vestido de novia creado con mascarillas recicladas? Parece una idea un tanto inverosímil, pero un diseñador inglés y una compañía dedicada a la organización de bodas han logrado concretar el concepto que no sólo es amigable con el medio ambiente, sino que también luce lindo y sexy.

Las fotos compartidas por Hitched, una compañía dedicada al arreglo profesional de bodas, muestran a la modelo Jemima Hambro luciendo un vestido creado por Tom Silverwood, un reconocido diseñador de vestuario de cine y televisión de Reino Unido.

Pero el vestido no sólo se ve atractivo y cómodo, sino que cuenta con una inspiración ecológica al utilizar 1,500 mascarillas quirúrgicas de un solo uso que no pueden reciclarse normalmente. Además, adelanta el próximo regreso de las fiestas de boda en Reino Unido sin restricciones sanitarias.

Hitched decidió pasear a la modelo con tan original vestido por puntos muy populares de Londres, como la Catedral de San Pablo y el Puente del Milenio. Se calcula que, semanalmente, más de 100 millones de mascarillas quirúrgicas de un solo uso se desechan en Reino Unido y, una vez que las restricciones se levanten por completo en ese país, se calcula que serán descartadas muchas más.

De acuerdo con Hitched, las parejas y la industria de las bodas en Inglaterra viven un momento muy esperanzador, pues el gobierno inglés ha comenzado a retirar lentamente las limitaciones durante las fiestas de matrimonio, e incluso se ha incrementado a 200 el número de invitados permitidos a este tipo de celebración.

Tan sólo en ese país se calcula que la pandemia ha afectado a unas 375,000 parejas casaderas y a unos 400,000 empleados que dependen de la industria de las bodas.

“Con miles de bodas programadas para este verano, las parejas ahora pueden esperar la reapertura de las pistas de baile, recepciones de bebidas y fotografías llenas de caras sonrientes con el levantamiento de las restricciones”, señaló Sarah Allard, editora de Hitched, aunque también recomendó que las parejas, los invitados y los proveedores actúen con criterio durante las fiestas.