La cantante Beyoncé confiesa que sufre de un terrible trastorno

La esposa de Jay-Z, Beyoncé, abrió su corazón y reveló que sufre de insomnio y que ha luchado con ese trastorno desde que se hizo madre

Beyoncé Knowles.
Beyoncé Knowles.
Foto: Bryan Bedder for Exponent PR. / Getty Images

La cantante Beyoncé ha hecho una revelación sobre un terrible trastorno que sufre y no ha dudado en reflexionar abiertamente sobre la necesidad de cuidar al máximo su salud mental en su última entrevista a Harper’s Bazaar, en la que ha desgranado algunas de las medidas que toma en su día a día para evitar que la “presión” de su estatus familiar y musical le acabe pasando una factura demasiado elevada. Una de ellas, puede que la más relevante para su exposición pública, sea precisamente la de evitar el uso excesivo de las redes sociales.

Asimismo, la estrella del pop Beyoncé ha revelado que padece de un trastorno que le ha trastocado la vida cada tanto: insomnio. Desde hace ya muchos años, sobre todo desde que debutara en la maternidad hace nueve años con el nacimiento de su primogénita Blue Ivy y empezara a compaginar esta labor con su carrera musical. La artista, que también es madre de los mellizos Rumi y Sir, todavía está aprendiendo a “romper el ciclo de abandono personal y mala salud” derivado de sus numerosas responsabilidades. Confiesa que lidiar con este terrible trastorno como lo describe es una de las cosas más duras que le ha tocado vivir y sobre todo superar.

“Creo que, como tantas otras mujeres, he sufrido demasiado la presión de ser el gran pilar de mi familia y de mi compañía, y hasta hace poco no era consciente del impacto que todo eso ha tenido en mi salud mental y en mi bienestar físico. No siempre me he puesto a mí misma como prioridad”, ha confesado la esposa del rapero Jay-Z, Beyoncé, quien por my rara vez ha abierto su corazón para ventilar algo tan íntimo como este trastorno.

Sus problemas para conciliar el sueño también tienen mucho que ver con el estrés de salir de gira: “Personalmente llevo años sufriendo insomnio, que está muy ligado a que me he pasado media vida saliendo de gira. Esos años en los que no he dejado de bailar en tacones han afectado a mis músculos. El estrés en mi pelo y en mi piel, de tanto spray, tintes y del calor de la plancha ha sido tremendo. Eso de llevar maquillaje mientras no paras de sudar en el escenario también tiene un precio”, ha reconocido.

Todo indica que la majestuosa vida que presumimos que lleva una diva de la altura de Beyoncé es todo elegante y ella misma ha dejado claro que aunque tiene muchas satisfacción es una carrera bastante dura.