Todos los empleados de un Family Dollar renuncian al mismo tiempo por mala paga y jornadas largas de trabajo

Empleados de Family Dollar en una tienda de Nebraska abandonaron su trabajo al mismo tiempo; dejaron un anuncio en la puerta que decía: "Todos renunciamos. Disculpen las molestias"

Una sucursal de Family Dollar abusó de sus trabajadores hasta hartarlos.
Una sucursal de Family Dollar abusó de sus trabajadores hasta hartarlos.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Una tienda Family Dollar de Lincoln, Nebraska reabrió operaciones luego de verse obligada a cerrar temporalmente por quedarse sin personal. Hartos de la administración, de malos pagos y jornadas largas de trabajo, todos decidieron renunciar al mismo tiempo, publicó Fox Business.

La subdirectora del negocio, Breanna Faeller, y la única cajera de la tienda dejaron una nota de despedida en la puerta principal del establecimiento en atención a los clientes: “Todos renunciamos. Disculpen las molestias”.

Faeller comentó que ambas personas eran las únicas que trabajaban en la tienda hasta el domingo, porque el resto, incluido el gerente del establecimiento, ya habían renunciado.

La que se desempeñaba como subdirectora explicó que el problema inició tres o cuatro meses atrás, cuando la tienda perdió a todos sus cajeros y a otro subgerente debido a supuestos problemas con el gerente principal.

“Las condiciones de trabajo eran tan malas porque era un ciclo interminable de tratar de ponerse al día con todo”, comentó. “Teníamos cinco empleados, como máximo, en todo momento. No se puede administrar una tienda completa con cinco empleados“.

De acuerdo con la información, contratar gente nueva en esta tienda de Family Dollar era casi imposible.

“No pudimos mantener a ningún cajero contratado porque solo ganaban $10 la hora y definitivamente no valía la pena pagar por todo lo que teníamos que esperar que hicieran”, explicó Faeller. “Se supone que solo deben trabajar hasta 20 horas a la semana y trabajaban de 35 a 40”.

Según las declaraciones de Faeller, el ambiente laboral era tan pesado que en una ocasión un empleado que había sido contratado recientemente fue al baño y nunca regresó.

Comentó que después de que el gerente renunció la semana pasada, la dejaron trabajando turnos de 11 horas, siete días a la semana. Faeller contó que el aire acondicionado fallaba constantemente y que el baño no había funcionado en la última semana, lo que hacía que los largos turnos fueran todavía más insoportables.

Después de colocar el cartel el domingo, Faeller asegura que se sintió aliviada: “No tuve más estrés al preguntarme si iba a ser la única que trabajara ese día”.

También te puede interesar:

Tras divorcio de los Gates, fortuna de Bill disminuye y la de Melinada aumenta

Luchadora olímpica de EE. UU. que ganó oro comprará con su premio “food truck” para su mamá

Deuda estudiantil: 1 de cada 10 estadounidenses deben todavía dinero desde hace 20 años atrás