Biden intenta reunir familias separadas durante mandato de Trump

Durante el mandato de Trump alrededor de 2,000 familias fueron separadas, dejando a los menores de edad a cargo de un familiar o persona cercana

Un niño mira cómo un agente de la Patrulla Fronteriza revisa a un inmigrante.
Un niño mira cómo un agente de la Patrulla Fronteriza revisa a un inmigrante.
Foto: John Moore / Getty Images

El gobierno del presidente Joe Biden intenta mediante esfuerzos reunir las familias separadas durante las políticas inmigratorias del expresidente Donald Trump.

Una comisión especial lanzaría este lunes un programa para encontrar a los padres de estas familias. En muchos casos puede estar entre comunidades centroamericanas.

La comisión tiene como objetivo ayudarles a regresar al territorio estadounidense donde podrían recibir al menos tres años de residencia legal y otro tipo de asistencia.

“Sabemos que no podemos sanar totalmente las heridas de estas familias”, declaró Michelle Brané, directora ejecutiva de la Comisión Nacional de Reunificación Familiar.

Sin embargo, aseguró que harán todo lo posible para “al menos poder darles una vida mejor”.

De igual forma, el programa recibirá la ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones para la compleja tarea de devolver a inmigrantes a EE.UU.

Familias separadas se encuentran con sus seres queridos

Hasta el momento se ha logrado reunir aproximadamente 50 familias desde que comenzó la misión a partir de febrero. No obstante, todavía quedan cientos de padres, entre 1,000 y 2,000 que fueron separados de sus hijos a la fuerza y todavía no se tiene ubicación alguna.

No se sabe con exactitud cuántas familias fueron separadas. La administración de Trump no guardó los registros de manera correcta, según aseveró Brané.

El mandato de Trump separó a miles de familias inmigrantes entre 2017 y 2018 como parte de un esfuerzo de procesar penalmente a quienes pasaban sin autorización la frontera sur.

Por su parte, los menores de edad, que por ley no pueden ser detenidos junto con sus padres, se dejaron bajo la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos. De allí pasaron a vivir con un familiar o persona cercana.

Te puede interesar: