Independencia de México: cuáles son los platillos mexicanos más tradicionales para festejarla

La celebración del la Independencia de México es una de las fiestas patrias más emblemáticas para los mexicanos. Su inmensa riqueza culinaria viste la mesa con los más exquisitos platillos locales, colores y aromas, conoce cuáles son los más populares

El 15 de septiembre se celebra la Independencia de México, una de las fechas más emblemáticas para los mexicanos y repleta tradiciones y suculentos platillos.
El 15 de septiembre se celebra la Independencia de México, una de las fechas más emblemáticas para los mexicanos y repleta tradiciones y suculentos platillos.
Foto: Shutterstock

Una de las celebraciones más icónicas y especiales para los mexicanos son las fiestas patrias: el 15 de septiembre se festeja el Grito de Dolores y el 16 de septiembre la Independencia de México. No es ningún secreto decir que la cultura mexicana es reconocida mundialmente por su excepcional gastronomía, llena de colores, sabores, texturas y maravillosos ingredientes locales. A lo largo y ancho de la República Mexicana, existen todo tipo de historias culinarias que han acompañado las mesas de todas las familias mexicanas de generación en generación. Estos platillos reflejan la inmensa riqueza cultural de los mexicanos y se han vuelto una de sus más valiosas herencias.

Lo cierto es que la Independencia de México es una fiesta en la que los antojitos y una suculenta gama de platillos mexicanos son el invitado estrella. Sin lugar a dudas, hoy tenemos el pretexto perfecto para conocer más sobre los más emblemáticos platillos tradicionales de orgullo mexicano.

1. Pozole

Probablemente uno de los platillos más representativos del 15 de septiembre, que de hecho no falta en ninguna mesa es el pozole. Es una de las sopas más tradicionales en México, aunque en realidad es mucho más que un caldo: es una comida de lo más completa. En toda la República mexicana existen diferentes versiones según las costumbres de cada región, puede ser rojo, blanco o verde. Lo que no puede fallar son los granos de maíz pozolero que se obtiene de un tipo de maíz llamado cacahuazintle, uno de los ingredientes locales más valorados, también se acompaña con carne de cerdo o pollo y coloridas guarniciones: lechuga, rábano, cebolla, orégano, chile piquín, limón y tostadas.

Pozole. /Crédito: Tono Balaguer/Canva

2. Chiles en Nogada

Los chiles en nogada son simplemente uno de los platillos más emblemáticos de la gastronomía mexicana, sobre todo de las celebraciones relacionadas con la Independencia de México. Se dice que fueron inventados en el convento de Santa Mónica para la visita de Agustín de Iturbide a Puebla en 1821. Entre sus datos curiosos se sabe que es un plato que simboliza la independencia de México y está compuesto por los colores de la bandera mexicana: rojo, blanco y verde. Se preparan con el famoso chile poblano, una variedad bastante grande y poco picante, lo cierto es que se trata de un plato que es un digno representante de la gastronomía mexicana a nivel internacional por la delicadeza de sus sabores y lo llamativo de su presentación. Se caracteriza por su exquisito relleno elaborado con un guisado de carne de cerdo y/o res, acompañado de frutos como plátano, manzana, pera o durazno, mientras que la salsa que lo cubre está hecha a base de nueces de castilla. Al momento de servirlo, el plato es decorado con perejil y granada para representar los colores de la bandera de México.

Chile en nogada./Foto: Shutterstock

3. Enchiladas

A nivel nacional e internacional, las enchiladas son simplemente el platillo estrella en todo restaurante de comida mexicana por lo tanto es muy normal estar familiarizados con su presentación e ingredientes. Sin embargo su sello auténtico y original solo lo encontraremos a lo largo de todo el territorio mexicano, es un plato que consiste en tortillas suaves de maíz rellenas de res, pollo, pavo o cerdo, y queso. Gran parte de su versatilidad es que se pueden complementar con todo tipo de salsas: roja, verde, de frijoles, mole y pipianes, que hacen que sea un platillo que se adecua a todos los gustos. Se sirven con deliciosas guarniciones como queso, crema, chiles y algunas verduras frescas como jitomate, lechuga en tiras delgadas, cebolla picada o guacamole. Entre los datos más increíbles sobre las enchiladas, podemos decir que en cada región o estado tienen una forma particular de prepararlas.

Chef indígena mexicana en lista de Forbes
Enchiladas./Foto: Shutterstock

4. Chalupas

Las chalupas son una icónica comida callejera poblana, por lo mismo son un digno representante de los antojitos mexicanos y son de los platillos más consumidos en toda la República Mexicana. Su consistencia es similar a las tostadas, se trata de tortillas gruesas fritas cubiertas con carne desmenuzada, salsa, cebolla picada y queso fresco. Son la botana perfecta y es muy fácil encontrarlas en cualquier esquina y puesto de antojitos mexicanos, lo mejor de todo es que son muy accesibles y fáciles de preparar en casa. El aperitivo perfecto para iniciar la celebración del Grito de Dolores, no olvides acompañarlas con un tequila o una cerveza bien fría.

Chalupas con salsa verde y roja. /Foto: Agencia Reforma

5. Tamales

El tamal (del náhuatl tamalli, que significa envuelto) es un nombre genérico dado a varios platos de origen indígena y es uno de los alimentos más emblemáticos de la cultura mexicana. Están en todos lados y en todas las celebraciones importantes. Se elaboran con masa de maíz cocida envuelta en hojas de la mazorca o de la misma planta de maíz, plátano, maguey y otros. Son esponjosos y muy saciantes, además tienen la inmensa versatilidad de ser rellenos de todo tipo de ingredientes locales como son vegetales, carnes, mole y salsas. Lo mejor de todo es que existen deliciosas variantes dulces, son económicos y un básico que simplemente no puede faltar en la mesa. Se acompañan con una bebida muy reconfortante también hecha a base de maíz, el atole.

Tamales. /Foto: Shutterstock

6. Tostadas preparadas

Las tostadas son un antojito mexicano básico, son tortillas de maíz fritas al grado que se vuelven increíblemente crujientes y tienen la gran ventaja de acompañarse con todo tipo de guarniciones. Se preparan con una cama de frijoles refritos, y los más exquisitos guisados típicos como: tinga de pollo, salpicón de res, papas con chorizo, rajas con crema, picadillo, pata y muchos más. Se acompañan con crema agria, queso fresco, aguacate y salsas mexicanas. Son una alternativa muy práctica para mesas grandes, y se adecuan a todos los gustos.

Tostadas
Tostadas. /Foto: Shutterstock

Te puede interesar: