Café con limón: todo lo que debes saber sobre este popular remedio para bajar de peso

Hoy en día han salido a la luz todo tipo de remedios naturales para potenciar la pérdida de peso. Uno de los más populares de los últimos tiempos es el café con limón, que une el poderoso contenido en antioxidantes de estos dos ingredientes comunes. Su mezcla acelera el metabolismo, promueve la depuración del organismo y actúa como un potente quemador natural de grasa

Para elaborar el café con limón, la fórmula recomendada es la siguiente: 1 taza (240 ml) de café con el jugo de 1 limón recién exprimido.
Para elaborar el café con limón, la fórmula recomendada es la siguiente: 1 taza (240 ml) de café con el jugo de 1 limón recién exprimido.
Foto: Shutterstock

Cuando se trata de bajar de peso han salido a la luz todo tipo de tendencias, remedios y recomendaciones para facilitar el camino. Recientemente mucho se ha hablado sobre un método fácil y sencillo para acelerar la pérdida de peso: beber café con limón. Los defensores de este práctico remedio casero afirman que es una mezcla que ayuda a eliminar la grasa y que tiene grandes cualidades para acelerar el metabolismo. Debido a sus populares efectos para la salud, cada día son más las personas que se cuestionan más detalles sobre su mecanismo y beneficios.

Lo primero que tenemos que decir sobre el café con limón es que se trata de una bebida muy noble, ya que parte del uso de dos ingredientes muy comunes y que ese encuentran en casi todas las cocinas. Por una parte, el café, una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, se elabora elaborando granos de café tostados y se ha posicionado como una de las bebidas más populares y favoritas de todos los tiempos. De hecho, se cuenta con información actualizada al respecto: alrededor del 75% de los estadounidenses informan que beben café a diario y es buscado principalmente debido a su contenido de cafeína, que estimula el sistema nervioso central y aumenta el estado de alerta y el estado de ánimo.

Por otro lado, los limones son una de las frutas cítricas más populares (pertenecen al género Citrus) y en realidad son un tesoro nutricional que ofrece inmensas bondades terapéuticas. Son la tercer fruta cítrica más producida en el mundo, después de las naranjas y mandarinas. Son una gran fuente de vitamina C y antioxidantes, junto con muchos otros compuestos vegetales beneficiosos, por lo que se han utilizado durante siglos por sus propiedades medicinales. Brillan por sus cualidades para fortalecer al sistema inmunológico, aceleran el metabolismo, alcalinizan y promueven la depuración del organismo, además de ser magníficos quemadores de grasa.

La tendencia sobre el café con limón, sugiere mezclar: 1 taza (240 ml) de café con el jugo de 1 limón. Si bien es cierto, que en un inicio puede tratarse de una combinación inusual, en realidad son dos ingredientes que conviven bien y sobre todo que se asocian con grandes beneficios que superan el sabor extraño. Con base en ello, nos dimos a la tarea de recopilar algunos de los beneficios avalados por la ciencia sobre cada uno de estos poderosos ingredientes.

El café y los limones tienen múltiples beneficios para la salud:

Tanto el café como los limones tienen muchos beneficios para la salud comprobados, que se asocian predominantemente con su alto contenido de antioxidantes. Es bien sabido que los antioxidantes, son moléculas que protegen al cuerpo de los efectos dañinos del exceso de radicales libres y que se asocian con inflamación y un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Los granos de café tostados contienen más de 1,000 compuestos bioactivos, sin embargo la cafeína y el ácido clorogénico (CGA) se destacan como compuestos activos clave con capacidad antioxidante. Con base en ello, se ha demostrado que los dos activan vías que protegen contra el crecimiento del cáncer, vinculando el café con un riesgo reducido de varios tipos de cáncer, incluidos el cáncer de hígado, próstata, endometrio, mama, gastrointestinal y colorrectal. Además, se cuenta con reconocidas referencias científicas que asocian al café con un riesgo reducido de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y hepáticas, así como la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

Respecto a sus cualidades para promover el adelgazamiento, es bien sabido que la cafeína juega un papel fundamental y es responsable del efecto de aumento de energía en la bebida. Por lo tanto es un buen aliado para mejorar el rendimiento en la actividad física y tiene la capacidad de aumentar la cantidad de calorías que se queman. Esto resulta en una pérdida de peso. Además, el café acelera el metabolismo y potencia la quema de grasa corporal.

Sobre los beneficios medicinales del jugo de limón. Lo primero que tenemos que decir es que actúan como poderosos antioxidantes, ya que están repletos de vitamina C y flavonoides. Ambas sustancias, se han relacionado con un menor riesgo de cánceres específicos, a saber, cáncer de esófago, estómago, páncreas y mama. Además, ofrecen protección contra las enfermedades cardíacas, mientras que la vitamina C protege al sistema inmunológico y ayuda a combatir las infecciones. Todo esto sumado a sus propiedades depurativas, diuréticas y quemadoras de grasa.

¿Cómo ayuda en la pérdida de peso?

Esta idea se basa en las conocidas propiedades que durante años se han asociado sobre el limón y el café, como buenos aliados para potenciar la quema de grasa. La realidad es que como tal no es que contengan compuestos “quemadores de grasa”, sin embargo al activar el metabolismo promueven una mayor quema de calorías y este proceso es el que se deriva en la quema de grasa. Complementario a ello, podemos decir que se cuenta con estudios que han demostrado que el café es un buen complemento cotidiano para perder peso. De manera concreta se ha descubierto lo sigueinte: la cafeína puede estimular el tejido adiposo marrón (BAT), un tipo de tejido graso metabólicamente activo que disminuye con la edad y puede metabolizar carbohidratos y grasas. De acuerdo con un estudio de probeta y en humanos, la cafeína de una taza de café estándar de 8 onzas (240 ml) puede aumentar la actividad BAT, lo que provoca un aumento en la tasa metabólica que conduce a la pérdida de peso.

También existen algunos estudios antiguos, realizados en las décadas de 1980 y 1990 en los cuales se ha demostrado que la cafeína puede aumentar la tasa metabólica en las 3 horas posteriores a su ingestión. Y con ello se aumentan las calorías quemadas entre un 8-11%, lo cual se traduce en una quema adicional de 79-150 calorías por día ¡Nada mal! Por el simple hecho de tomar una taza de café.

Por otra parte, sabemos que el jugo de limón es un ingrediente que disminuye el índice glucémico; es decir la velocidad a la que se absorbe el azúcar en la sangre. Por lo tanto a modo general, el uso de jugo de limón tiene la capacidad de ralentizar la rapidez con la que se absorben los carbohidratos de todos los alimentos y es por ello un gran aliado para que los niveles de azúcar no aumenten tan violentamente. La recomendación para obtener estos efectos en el cuerpo, es utilizar alrededor de media cucharada de jugo de limón. Otra de las cualidades asociadas con este método, es que es gran aliado para reducir el apetito y por lo tanto ayuda a controlar la ingesta calórica. Los expertos creen que se asocia con su capacidad de controlar los picos de azúcar, lo cual aporta más saciedad.

Sobre sus efectos secundarios asociados con este método, algunos son bastante evidentes. El primero se podría relacionar con los efectos de la cafeína en el cuerpo, que pueden causar irritabilidad, nerviosismo y trastornos del sueño. También para las personas que presentan condiciones digestivas, puede ser una mezcla muy ácida que potencia algunos síntomas como acidez, reflujo e inflamación. Por lo tanto la recomendación principal es apostar por integrar de manera gradual el consumo de este remedio, una taza al comenzar el día es ideal.

Te puede interesar: