Artritis: 4 maneras naturales de disminuir el dolor y la inflamación

La artritis es considerada la principal causa de discapacidad en Estados Unidos, se estima que cerca de 50 millones de personas la padecen. El estilo de vida y la alimentación juegan un papel clave en el buen manejo y disminución de los brotes inflamatorios, estos son cuatro sencillos consejos que aseguran un mejor control

Gozar de un peso saludable, apostar por una dieta basada en plantas e integrar el consumo de especias y suplementos herbales; son enfoques fundamentales en el buen manejo de la artritis.
Gozar de un peso saludable, apostar por una dieta basada en plantas e integrar el consumo de especias y suplementos herbales; son enfoques fundamentales en el buen manejo de la artritis.
Foto: Photo by Chinh Le Duc on Unsplash / Unsplash

La artritis es una de las enfermedades degenerativas más comunes relacionadas con el proceso de envejecimiento, se caracteriza por la hinchazón y sensibilidad de una o más articulaciones. Se refiere a una variedad de condiciones que involucran dolor e inflamación en las articulaciones, se presenta con síntomas como dolor y rigidez. Lo cierto es que se trata de una enfermedad crónica que puede variar en su grado de intensidad, por lo tanto quienes la padecen suelen tener temporadas más activas que otras y que normalmente se consideran “ataques” que se caracterizan por brotes inflamatorios que causan dolores insoportables. Si bien como en toda enfermedad el seguimiento médico es indispensable, se ha confirmado que el estilo de vida y la calidad de la alimentación tienen mucho que ver con la prevención y el buen control de la artritis.

Al ser considerada un padecimiento degenerativo, los síntomas tienden a empeorar con el tiempo. También en los casos de artritis autoinmune, lo síntomas extraarticulares asociados se caracterizan por episodios de extrema inflamación y un curso clínico crónico. Estos dos tipos de artritis incluyen la osteoartritis (OA) y la artritis reumatoide (AR). La OA se produce principalmente cuando el desgaste del cartílago hace que los huesos se froten, lo que provoca fricción, daño e inflamación. Mientras que la AR es una afección sistémica que desencadena síntomas en todo el cuerpo. Es una enfermedad autoinmune y ocurre cuando el sistema inmunológico ataca por error el tejido articular sano. Ambas condiciones pueden ser bastante bien controladas a través de hábitos enfocados en el estilo de vida y la alimentación, con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar 4 de las mejores maneras naturales para controlar la artritis y mejorar sus principales síntomas.

1. Controla el peso corporal

Lo primero que tienes que saber es que el peso corporal puede tener un gran impacto en los síntomas de la artritis. La razón es que el peso adicional, ejerce más presión sobre las articulaciones; especialmente sobre las rodillas, caderas y pies. Las pautas de la Fundación del Colegio Estadounidense de Reumatología y Artritis, recomiendan encarecidamente perder peso en los casos de personas con artritis que padecen sobrepeso y obesidad. Para mayor contexto, reducir la tensión en las articulaciones al perder peso puede ayudar a: mejorar la movilidad, disminuir el dolor y prevenir daños futuros a las articulaciones.

bajar de peso
Bajar de peso. /Foto: Shutterstock

2. Sigue una dieta saludable

La calidad de la alimentación rige absolutamente todos los aspectos de nuestra salud, e influye directamente en el buen funcionamiento de órganos y sistemas. Seguir una dieta rica en frutas frescas, verduras y alimentos integrales que estimulan al sistema inmunológico, es simplemente una medida indispensable. Además, existe cierta evidencia en la que se comprueba que las elecciones dietéticas pueden afectar a las personas con artritis reumatoide y artrosis. De manera específica se ha comprobado que seguir una dieta a base de plantas proporciona antioxidantes, que pueden ayudar a reducir la inflamación al eliminar los radicales libres del cuerpo. Por otro lado, una dieta rica en carnes rojas, alimentos procesados, alcohol, grasas saturadas y azúcar y sal agregadas puede agravar la inflamación, que es una característica de la artritis. Estos alimentos también pueden contribuir a otras afecciones de salud, como obesidad, colesterol alto, presión arterial alta, enfermedades cardíacas y otras complicaciones, por lo que en general no son recomendados para las personas con artritis y otras afecciones crónicas.

Dieta basada en plantas
Dieta basada en plantas. /Foto: Pexels

3. Agrega cúrcuma en tu alimentación diaria

El uso de especias es un excepcional complemento nutricional para mejorar la salud. sin lugar a dudas una de las principales y más aclamadas de los últimos tiempos es la raíz de cúrcuma, que además de ser una grandiosa adición culinaria, actúa como un poderoso medicamento que brilla por su capacidad para reducir la inflamación en el cuerpo. La principal razón se asocia con su contenido en curcumina (el compuesto activo de la cúrcuma) que tiene el poder de bloquear las citocinas y enzimas inflamatorias. De hecho se cuenta con numerosos estudios científicos, que han mostrado su beneficios como uno de los más poderosos tratamientos contra la artritis. Consumirla recurrentemente se traduce en menos hinchazón y dolor en las articulaciones. Lo mejor de todo es que es sencillo y delicioso integrarla en la dieta diaria, apuesta por agregarla en jugos, licuados, sopas, cremas, guisados, infusiones y como leche dorada.

Cúrcuma
Cúrcuma./Foto: Pexels

4. Integra el consumo de suplementos a base de hierbas

Hoy en día el consumo de suplementos naturales a base de hierbas se ha posicionado como una de las tendencias más populares para mejorar la salud y prevenir enfermedades, sin efectos secundarios. La ciencia ha comprobado que existen algunas alternativas que resultan particularmente benéficas en el control de la artritis y la principal razón se basa en sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

– Boswellia

– Uña de gato

– Ginko Biloba

– Ortiga

– Romero

– Eucalipto

– Aloe vera

Los practicantes de la medicina tradicional hindú y oriental alternativa usan Boswellia serrata (también llamada incienso) por sus propiedades antiinflamatorias. Es la planta que se obtiene de un arbusto autóctono de las regiones secas y montañosas de la India, norte de África y Oriente medio. Se cuenta con información científica que avala sus beneficios. Tal es el caso de un estudio publicado en 2011, en el cual se comprobó que el ácido boswélico parece tener efectos antiinflamatorios que podrían ayudar a las personas que padecen artritis, osteoratritis y gota. Por su parte, la uña de gato es una hierba de peculiar nombre y es considerada uno de los más populares aliados para tratar los síntomas de la artritis, los cuales también se asocian con su inmenso potencial antiinflamatorio que reduce la hinchazón y el dolor. Proviene de la corteza y la raíz de una enredadera tropical que crece en América del Sur y Central, regiones en las cuales se ha utilizado como un poderoso analgésico que también estimula al sistema inmunológico y ayuda en la prevención de enfermedades crónicas.

El romero no solo es un magnífico aliado culinario, es una de las hierbas aromáticas más valoradas hoy en día y se asocia con extraordinarias propiedades para el organismo. Además de ello, es considerada un poderoso antiinflamatorio y calmante natural para aliviar los dolores articulares. Por su parte, el romero es un remedio natural de muy fácil acceso que ayuda en una amplia gama de afecciones, de manera particular ha llamado la atención el potencial de los extractos de hojas de eucalipto, que se encuentran en los remedios tópicos para tratar el dolor de la artritis. La principal razón es el contenido en taninos que contienen sus hojas, los cuales pueden ayudar a reducir la inflamación, cambios de temperatura en la piel, enrojecimiento y dolor crónico. Sucede lo mismo con el Aloe Vera, es una de las hierbas más utilizadas en la medicina alternativa, si bien es portadora de una larga lista de bondades: brilla por sus propiedades antiinflamatorias. Es conocida por sus beneficios curativos en afecciones de la piel como son abrasiones y quemaduras, sin embargo gracias a sus propiedades analgésicas cumple una buena función para calmar el dolor articular.

Suplementos herbales. /Foto: Pexels

Te puede interesar: