Hospital en Ohio cancela donación de hígado a paciente con cáncer terminal porque ni paciente ni donante están vacunadas contra la COVID-19

Un comunicado de Cleveland Clinic explica que nuevos protocolos de seguridad para trasplantes de órganos sólidos requieren la vacuna de la COVID-19 para candidatos activos de trasplante o un donante vivo

Un riñón recién removido del cuerpo de un donante en Johns Hopkins Hospital, en Baltimore, Maryland.
Un riñón recién removido del cuerpo de un donante en Johns Hopkins Hospital, en Baltimore, Maryland.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / Getty Images

Una mujer en Ohio es la paciente más reciente a la que se le negó un trasplante de órgano debido a la vacuna contra la COVID-19.

Michelle Vitullo batalla contra un cáncer de hígado en estado 4 desde hace años y ha estado viendo doctores desde el 2019 en Cleveland Clinic.

La hija de la mujer, Angela Green, sería la donante ya que son compatibles. Luego de varias pruebas a madre e hija, y múltiples tratamiento para mantener estable a la paciente, estaban listas para someterse al proceso en septiembre.

Sin embargo, hace menos de dos semanas el proceso fue cancelado.

“A nosotros nos dijeron que nos preparáramos”, relató Green a WKRN. “Luego nos encontramos con la noticia que nos sacaron de la lista  y que no podíamos hacerlo sin la vacuna y eso fue desgarrador”, argumentó la mujer.

La familia se opone a las vacunas contra el coronavirus por razones médicas y religiosas.

“Para nosotros es un gran error. Es en contra de nuestras creencias”, planteó Jim Vitullo, esposo de la enferma.

“Nosotros hemos escuchado sobre reacciones adversas como coágulos y problemas cardiacos”, agregó Angela. “Eso no se supone que pase con una vacuna y no nos sentimos cómodos tomando esos riesgos”, agregó.

En respuesta a la controversia, Cleveland Clinic divulgó la siguiente declaración escrita: “La salud y seguridad de nuestros pacientes es una prioridad mayor. Recientemente, Cleveland Clinic desarrolló protocolos de seguridad para trasplantes de órganos sólidos que requieren la vacuna de la COVID-19 para candidatos activos de trasplante o un donante vivo. La vacunación es particularmente importante en estos pacientes por su seguridad. Para el donante vivo, prevenir la infección de la COVID-19 durante el tiempo de la intervención quirúrgica es crucial. Para el candidato a trasplante, adicional a la operación mayor, los medicamentos ingeridos luego del trasplante debilitan el sistema inmune de la persona. Complicaciones serias por la COVID-19 son más comunes que se desarrollen en esos individuos que tienen sistemas inmunes debilitados, dado que sus cuerpos tienen una habilidad reducida para batallar y recuperarse de las infecciones. Las vacunas autorizadas por la FDA se ha determinado que son seguras y efectivas y son la mejor manera para prevenir enfermedades severas y muerte por la COVID-19“.

Te puede interesar:

Pfizer pide a la FDA que autorice su vacuna contra coronavirus para niños entre 5 y 11 años